“Rose, cabrona, déjame subir a la balsa”

titanic-plank-they-both-fit-on

James Cameron es un director de cine que presume de perfeccionista.  Por eso Neil deGrasse Tyson le dio la del pulpo cuando descubrió que el cielo no era el correcto en su película Titanic.  Fue el único cambio que Cameron hizo cuando sacó al mercado la versión del 10º aniversario.

 

Eso no quita para que los internautas metomentodos como usted y yo hayan diseccionado Titanic película fotograma a fotograma, en busca de fallos.  Uno de los que más le escuecen, por lo visto, se corresponde a la escena en que el barco ya se ha hundido (perdón, casi se me olvida: SPOILER, el barco se hunde).  Rose y Jack se intentan subir a un tablón, y casi lo vuelcan. Como caballero que es, Jack se sacrifica y se queda en el agua.  Por supuesto, se muere bien muerto, lo que queda estupendo a efectos dramáticos.

 

Sin embargo, hay quien dice que ambos cabían en el tablón.  Y como una imagen vale más que mil palabras:

(Fuente: Daily Mail)

¡Te hemos pillado, Cameron! O eso pensábamos, porque recientemente el cineasta ha encontrado una explicación para salir del atolladero:

 

No es cuestión de espacio, es cuestión de flotabilidad. Jack sube a Rose en la balsa, luego él sube (no es tonto, no quiere morir), y entonces la balsa se hunde. Así que está claro que solamente hay flotabilidad para una persona. Toma una decisión y deja que ella sea esa persona... si hubiera subido con ella, ambos estarían medio dentro y medio fuera del agua, y ambos habrían muerto (de hipotermia)

 

Cameron ha llegado a decir que colaborará con los Cazadores de Mitos para que lo comprueben. Pero no hay que llegar a tanto. Basta con hacer algunos números. Hay que dejar claro algo: Jack y Rose no hundieron la balsa. No se ve en la película. Lo que se observa es que ambos intentan subir a la balsa por el mismo lado. Por supuesto, hunden el lado de la balsa en el que se intentaban encaramar. Eso podía haberse evitado si ambos se hubieran sincronizado para subir a la balsa por lados opuestos. Reconozco que es mucho pensar en esas circunstancias, pero es eso o morirse de frío. Pues ni siquiera lo intentaron. Por supuesto, turnarse en la balsa ni siquiera se lo plantearon.

 

Vale, ahora Rose está en la balsa, cuyo borde se encuentra a pocos centímetros del agua. ¿Podría el peso de Jack haberla hundido? Para eso, nada mejor que recordar nuestras clases de Física, eso de “el peso del volumen del fluido desalojado.” Si un Jack de masa m se subiera, una balsa de superficie S se hundiría en una cantidad h tal que el peso del volumen desalojado por la balsa fuese equivalente al peso de él. Es decir:

 

m = R*S*h

 

donde R es la densidad del agua (1030 kg/m^3). La balsa tiene una superficie de entre 1,5 y 2 metros cuadrados, y Leonardo di Caprio debe tener una masa de unos 80 kg. Eso nos da un valor de h de entre 4 y 5 centímetros. ¡Cuatro a cinco centímetros! Eso es el diámetro de dos monedas de euro.

 

No sé ustedes, pero a mí me da la impresión de que hay al menos cuatro centímetros entre el agua y el borde. No está muy claro, porque hay un reborde más alto que el resto de la balsa, pero hay otra zona (a la derecha de Rose) donde se ve claramente que hay más madera sumergida. Incluso si no fuese así, digamos que el tablón solamente sobresaliese dos centímetros. Eso significaría que sostiene la mitad del peso de Jack y todo el de Rose. El tablón se hundiría unos centímetros, pero solamente se mojarían una parte relativamente pequeña de Jack y Rose. Eso sí, tendrían que quedarse muy quietecitos, quizá sentados y abrazándose, para no desequilibrar el tablón. Se les quedaría el culo helado, pero podrían salvarse.

Lo importante es quedarse todo el tiempo posible en el aire. El agua tiene una conductividad térmica veinte veces superior al del aire, y chupa calor del cuerpo humano a mucha mayor velocidad. Con un mar helado apenas por encima del punto de congelación, no tendrían ninguna oportunidad, como comprobó el pobre de Jack. Que, por cierto, no entiendo por qué se hundió, pero esa es otra historia.

 

Dejando aparte la necesidad del guión, parece que Rose hubiese “escogido” el final que mejor le convenía. Sí, ya se ha tirado a Jack. Le ha abierto los ojos, y a partir de aquí le espera una vida de aventuras sin fin. Si sobrevive, claro. Con Jack en el agua tiene más posibilidades de salir viva, y aunque hubieran sobrevivido ambos ¿qué iba a hacer Rose con un muerto de hambre sin oficio ni beneficio? Me recuerda un poco a la película Troya. Elena y su enamorado pueden escaparse por una puerta trasera, poner tierra de por medio y perderse en la inmensidad de Asia. Pero claro, así la pobre Elenita no sería princesa de nada.  Ella quiere a su chico, que es muy guapo y todo eso, pero también desea posición social, riquezas, honor. ¿Abandonar al hombre más poderoso de Grecia para pasarse el resto de su vida criando cabras? Sí, hombre, ¿y qué más? Y luego pasa lo que pasa.

 

Reconozco que James Cameron le echa imaginación. Cuando menos, tiene explicaciones plausibles, no como, ejem, los chapuzas de Prometheus. Por lo que a mí respecta, él y los Cazadores de Mitos pueden decir misa rociera, pero para mí esa tal Rose es una cachoperra. Lo siento, es lo que hay. En el fondo, creo que el pobre Jack se ha librado de una buena.



7 Comentarios

  1. ¡¡Tienes toda la razón!! Si no, mírala, qué poco tardó en casarse con otro y tener más hijos que una araña, mucho de menos no debía de echar al pobre Jack.
    Muchas gracias por tu explicación. Lamento no haber sabido un poco más de física en mi adolescencia; hubiera tenido estos argumentos para poder defender mi opinión, que siempre he sostenido, de que el final de la película es demasiado forzado y que si se hubieran quedado abrazos en la balsa, aunque entrase un poquillo de agua, habrían podido sobrevivir los dos.
    Sinceramente, la “grandes historias de amor” cuya grandeza y romanticismo radica en que uno de los dos muere al final, me parecen una mierda.

  2. Antes de nada felicidades por el blog, es una gozada leerlo.

    En cuanto al artículo en si, me surge una duda, ¿la masa de Rose no tiene que influir también? Porque si ella está en la tabla, ya no podemos hablar de los 1.5-2m^2 libres para Jack. Sumando ambas masas como mínimo se debería hundir unos 8 o 10cm, y eso sí sería un problema :S

    En cualquier caso a mi siempre me ha chirriado más lo de que Jack muerto se hunda que todo lo que se pueda decir de la tabla XD

    Un saludo 🙂

  3. Efectivamente lo que comentais es todo cierto pero la película me parece plausible. Si no podemos hacer la prueba de dejar a los de las fotos una noche en el Atlántico Norte en una tablón y pasarnos por la mañana a ver que ha pasado.

Deja un comentario

Por Arturo Quirantes
Publicado el ⌚ 20 septiembre, 2012
Categoría(s): ✓ Física de Película • Mecánica
Etiqueta(s): ,