¿Cuánto nos cuesta el programa espacial?

Coste programa espacialUno de mis héroes personales es Neil deGrasse Tyson, el gran divulgador científico.  Últimamente he disfrutado subtitulando algunas de sus apariciones públicas.  En una de ellas (esta, concretamente), comentaba cómo mucha gente creía que la NASA absorbía el 10% del presupuesto federal norteamericano.  La cifra correcta es más cercana al 0,5%  Medio centavo por dólar. Si cortases verticalmente un billete de un dólar, un 0,5% no llegaría ni a la tinta.

Hace poco me puse a pensar cuál es la situación en España.  Es cierto que no tenemos una NASA propia, pero colaboramos en la Agencia Espacial Europea.  Veamos cuánto estamos gastando en el espacio.  Según los Presupuestos Generales del Estado para 2011, los gastos no financieros ascendieron a unos 122.022 millones de euros.  Por otro lado, España contribuye con un 5% del presupuesto de la Agencia Espacial Europea (ESA).  Eso son unos 202 millones de euros, según datos de la ESA.

Dividiendo ambos números nos sale que el porcentaje que gastamos los españoles en nuestro programa espacial es de un 0,17%  Eso es la tercera parte que los norteamericanos.  Y recordemos que no hablo de cifras absolutas, porque en ese campo estaríamos aún peor.  Los casi 14.250 millones de euros de la NASA representan unos 45 euros por habitante y año.  La ESA hace lo que puede con sus 4.000 millones de euros, y cada español contribuye a su sostenimiento con poco más de 4 euros.

Para hacernos una idea mejor, volvamos a las cifras relativas a los respectivos presupuestos nacionales: 0,5% para Estados Unidos, 0.17% para España.  Voy a pedirle prestada a Tyson su idea del billete, pero utilizando moneda local.  Sea usted tan amable de abrir su cartera y sacar un billete de veinte euros.  Vamos, seguro que tiene alguno.  No me hable de la crisis, que no me lo creo.  Oh, está bien, aquí tiene uno:

Ahora supongamos que cortamos un pequeño fragmento correspondiente al 0,5% de la NASA, y al 0,17% de la participación española en la ESA.  Tendríamos esto:

Como ven, la parte porcentual del presupuesto de la NASA es casi equivalente al cero pequeño del 20; la parte que nosotros dedicamos a la ESA apenas cubre la «O» de «EURO.»  Para que puedan comparar, el agujero que dejó la inmobiliaria Martinsa-Fadesa a sus acreedores rondó los siete mil millones de dólares.  En la escala de nuestro billete, sería un cuadrado lo bastante grande como para cubrir completamente el 20 grande de la esquina superior derecha.

Y, con todo, el espacio es una inversión rentable.  Ese dinero no se pierde en el espacio más allá de la puerta de Tannhauser.  Con ese presupuesto se pagan sueldos, se forman científicos y técnicos de alta cualificación y se contratan bienes y servicios de empresas que, gracias a eso, se convierten en tecnológicamente punteras.  Según los datos de la ESA, el sector espacial industrial español declaró una cifra global de facturación de 711 millones de euros en 2010 (no tengo los datos para 2011).  Piénsenlo bien: una inversión de 202 millones consigue un retorno industrial de 711 millones, un incremento del 350%

A partir de ahora, si alguien le dice eso de «¿por qué estamos gastando dinero ahí arriba, cuando hay tantos problemas aquí abajo,» hágame el favor de cogerlo y darle una buena colleja.  No, mejor tres collejas y media.  Por aquello del retorno industrial.



5 Comentarios

  1. Jeje,yo tb me he convertido en un «fans» de Neil deGraseTyson,de Mike tb,of course..
    Muy buen post,es necesario que se comenten estas cosas,porque la mayoría de la gente piensa que nos gastamos un pastizal «ahí arriba»..

  2. También se gasta bastante dinero en Espacio fuera de la asignación obligatoria a la ESA, de una parte mediante la participación en programas adicionales «voluntarios», además está parte del presupuesto del INTA o el ministerio de Defensa o el de industria, por ejemplo con el PNOT o la AEMET para los satélites meteorológicos.

    Por supuesto en USA más de lo mismo con el DOD.

  3. Últimamente he tenido un par de «debates» con una amiga que está empeñada en que la ciencia pretende convertirse en una nueva religión. A ver si el artículo me sirve para explicar porque no es así.

  4. La cuestión es que, por unos o por otros, no se han explicado bien los «retornos» de las agencias aeroespaciales. Hasta la misma palabra «retorno» da cierto repelus para gran parte de la gente ¿para que retornar, mejor gastarlo aqui que no alli para despues traerlo?.

    Para algunos será un derroche ver a un astronauta dando vueltas pero en cambio considera im-pres-cin-di-ble, ver el «furbol» en su canal de pago que recibe por la parabólica, que le eseñen la «afotico» de su región den la información del tiempo, que el GPS le lleve a la casa de la suegra.

    Esto de las directas porque de los retornos indirectos podriamos llenar una enciclopedia: la fuertes subvenciones para miniaturizar y «fiabilizar» equipos (hacerlos resistentes y duraderos) nos trajeron toda una generación de nuevos equipos como los «i-cualquier cosa» qie siempre llevamos encima o toda la colección de pegamentos y adhesivos o las cerámicas en cuchillos o los sistems/protocolos de telediagnóstico o las investigaciones en paneles solares, etc.

    «Ya pero para tener satelites metereologicos o con GPS no hace falta tener a varios tios dando vueltas por ahi arriba o mandar sondas a Urano» diran algunos. Verdadero y falso. No es imprescindible pero el enviar personas ha tenido entre otras consecuencias que se desarrollen sistemaás más fiables y complejos o que haya sido necesario desarrollar sistemas que minimicen el uso de energia o que se hayan fabricado lanzaderas con mayor capacidad lo que ha permitido que muchos puedan ver el «santisimo furbor» en alta definición o que el GPS te cueste menos que la entrada al «furbor» (nota: se nota que no soy futbolero pero es mi argumento favorito para pillar a muchos que despotrican de los gastos en ciencia y tecnologia pero en cambio no tienen empacho en gastarse un pastizal en pagar por ver partidos, en la tele -plana y de tropecientas pulgadas por supuesto- o en el estadio, en porras, quinielas, camisetas y demás)

Deja un comentario

Por Arturo Quirantes
Publicado el ⌚ 19 abril, 2012
Categoría(s): ✓ Espacio
Etiqueta(s): ,