Fin de año, ese punto en el espaciotiempo

Portada mini CSG

En este 2011 que termina, me llena de orgullo y satisfacción … llegar al 31 de diciembre. La verdad es que el año que viene va a ser para chillar. En tan sólo unos días, me entero de que nuevamente me van a congelar el sueldo (vaya sorpresa), nos cuelan el reglamento de la ley Sinde, el gasto de I+D se va a llevar más de la mitad de todo el recorte del Ministerio de Economía, y mejor no sigo.

2011 ha sido un annus horribilis, y todo tiene pinta de que el 2012 va a hacerle bueno. Pero también hay cosas buenas. Para mí al menos, ha sido un magnífico año 2.0. Animado por un puñado de buena gente, me lancé a escribir en este vuestro blog, que en estos momentos roza las 310.000 visitas. He encontrado un nicho agradable en amazings.es, donde me lo estoy pasando pipa. Pronto cumpliré un año en twitter, donde @elprofedefisica supera los 2.500 seguidores. A todos vosotros, que de algún modo me estáis aguantando en la Red 2.0, os doy las gracias, y espero no haberos defraudado.

Tengo la intención de hacer que 2012 sea un año mejor incluso que 2011, con crisis, sin ella o a pesar de ella, y comenzando por mi ciberespacio personal. Espero que tengáis ganas de más Física de Película, porque tengo el horno a tope. Para empezar, un par de sorpresas. La primera es que, en breve, lanzaré una encuesta para que vosotros escojáis cuál de los artículos de 2011 ha sido vuestro favorito. Podréis también dar vuestra opinión, sugerir nuevos temas,, incluso mandarme jamones (no digitales, por favor).

En segundo lugar, tengo el proyecto de hacer una selección de los mejores artículos de FdP, hacerles un formateo en condiciones y compilarlos. El propósito es hacer un libro electrónico. Quién sabe, si todos los lectores de Kindle son tan ávidos como mi esposa (que no suelta el suyo ni en la ducha), puede que por fin me compre el Bugatti. O el Porsche. O puede que el Bentley … diablos, desde que en Cuatro emiten Top Gear por las mañanas, no me decido.

Pero me estoy desviando del asunto. La cuestión es que los artículos de este blog seguirán en acceso público, libre y gratuito. Pero si te gustaría tener una selección de los mejores en tu Kindle, pronto podrás adquirirlos a un precio razonable. Uno de las ventajas de firmar con Amazon es que una gran parte de los beneficios van directamente a los autores, lo que significa que el precio del libro puede bajar un montón. Vosotros tendréis un buen material de lectura por lo que os cueste un desayuno en un bar, y yo tendré por fin mi Maserati de mis sueños … o el Porsche de … bueno, ya cogéis la onda.

Para inaugurar la sección editorial de FdP, os propongo un libro que, aunque escrito hace cuatro años, está de rabiosa actualidad. Lo escribí para explicar los entresijos del mundo de la propiedad intelectual: derechos de autor, canon digital, sociedades de gestión, leyes restrictivas, todo ese mundo condensado en cien páginas. Es pura casualidad que, justo ayer, el Consejo de Ministros decidiese aprobar el reglamento de la Ley Sinde y poner las cosas un poco más difíciles a los internautas que cumplen la ley.

De forma que os animo a descargaros y disfrutar de mi libro, que se titula Cómo sobrevivir a la SGAE (versión 1.1)

Y si os gusta, me pondré a escribir la actualización 2.0. Mientras tanto, vamos a celebrar (en palabras de Dilbert), “esa idea mágica que dice que un punto aleatorio en el continuo espacio-tiempo es de algún modo especial”. O dicho en castellano asequible: feliz año nuevo.

2 comentarios

Participa Suscríbete

Galeno Galeno

Me había llamado mucho la atención el título porque acababa de leer la tira de Dilbert: veo que no soy el único.

Feliz año, Profe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *