Queridxs amig@s, compañeros y compañeras

genero-en-espanol
Es hora de una pequeña encuesta (o encuesto)

Una de las cosas que peor llevo son los comentarios políticamente correctos. Me suenan como si mi interlocutor quisiera convencernos de que, cambiando el nombre a las cosas, también cambian su realidad. Y no es así. Llamar «personas en riesgo de exclusión social» a los pobres no va a aliviar lo más mínimo la angustia de la madre que no puede poner más que pan en el bocadillo de su hija.

Me resulta especialmente difícil el neolenguaje de la igualdad de género. Hartas de esperar a que la sociedad pase página y deje de juzgar a las personas por su condición sexual, algunas personas han decidido que lo mejor es cambiar el idioma, a ver si por lo menos parece que algo cambia; y si bien es cierto que la percepción de la realidad ayuda a moldear y cambiar los comportamientos humanos, es necesario recordar que se trata de un medio, no de un fin en sí mismo.

El masculino genérico, que antaño permitía hablar de «amigos» sin distinción de género (salvo cuando todos son mujeres, momento en que se usaba el «amigas»), es ahora acusado de sexista retrógrado. Incluso la Guía del Lenguaje no Sexista de mi Universidad admite, a regañadientes, que el masculino genérico es lingüísticamente correcto, pero acto seguido afirma que conduce a que se interprete lo masculino como universal y contribuye a la discriminación lingüística, y propone que se use lo menos posible.

¿Las alternativas? Proponen giros del lenguaje más indirectos (quien se haya matriculado en lugar de el que se haya matriculado, unas personas en lugar de unos), perífrasis (la población madrileña en lugar de los madrileños), nombres abstractos (abogacía en sustitución de abogados), desdoblamiento (amigos y amigas).

Algunas soluciones me parecen mejores que otras, aunque en general ninguna me satisface plenamente. Los giros del lenguaje pueden convertir una frase sencilla en una construcción artificiosa y poco natural; las perífrasis y los abstractos pueden cambiar el significado de las cosas (yo soy un profesor, no quiero que piensen en mí como «un miembro del profesorado,» y me gusta dar clases a alumnos y no a una entidad abstracta denominada «el alumnado»); en cuanto al desdoblamiento de «amigos y amigas,» sustituye el masculino genérico en un recordatorio permanente de que hay dos sexos segregados. No sé qué es peor.

Podría acostumbrarme a algunas de estas soluciones, así que si me llama usted docente no rechinaré los dientes. Sí lo haré cuando lea soluciones del tipo amig@s, algo que ni siquiera sé si se puede pronunciar. Ahí es nada, la humilde arroba que en inglés indica un lugar (@=»at»), convertida en un símbolo escrito de la corrección política. Y ahora ni siquiera eso, porque me dicen que el término tipo amig@s está en desuso. ¿Motivo? Según me comentó alguien, la @ ya no se considera inclusiva porque se puede ver como una o encerrando una a. Pasmado me quedé. Por lo visto, ahora lo correcto es el término amigxs.

Intento ser tolerante con este tipo de tonterías, pero todo tiene un límite. El mío llegó la semana pasada. Tras una estupenda mañana en la que recibí el Premio Prismas a la Divulgación Científica en el Ayuntamiento de la Coruña (por cierto, spoiler, ¡he ganado un Prismas!), nos fuimos todos a comer en el Domus. Aprovechando la espera, revisé mi TL de Twitter, y entre los mensajes entrantes estaba uno de Podemos I+D+I que decía:

TL 01

Anonadado ante el ataque de la coalición x@, no pude aguantarme más y respondí:

TL 02

No surtió el efecto deseado. Parece que en Podemos I+D+I debieron pensar que yo era tonto, ya que se vieron en la necesidad de explicármelo:

TL 03Aclaré mi observación, y así comenzó la conversación:

TL 04

Podemos I+D+I: Muchas mujeres no piensan así. ¿Propuestas?

Arturo Quirantes: ¿Cuántas mujeres piensan así?

Podemos I+D+I: No sabría decirte, pero hay conocidas

En este punto, me paré a recapacitar. Al preguntar cuántas mujeres piensan que hay que cambiar el lenguaje y adoptar alguna variante políticamente correcta, quería ver si dicho cambio era pedido por mucha gente. No es lo mismo un clamor popular del 90% a unas cuantas voces gritonas pero escasas. ¿En qué situación estamos? Me di cuenta de que sería bueno saber la opinión de las mujeres. A fin de cuentas, estamos debatiendo sobre los usos del lenguaje en relación a las diferencias de género. ¿No deberían dar su opinión los interesados, en este caso las interesadas?

Dicho y hecho. Lancé esta pregunta tanto a mis seguidoras en Twitter como a las chicas que había sentadas a la mesa:

TL 05

No se trataba, por supuesto, de una encuesta significativa, ya que las personas de mi TL que respondiesen no necesariamente representarían a la sociedad en general, pero quería tener una opinión.

Recibí como una treintena de mensajes, y los resultados fueron demoledores. El 95% de las respuestas de Twitter (y el 100% de las cinco mujeres a que pregunté en la mesa) coincidieron en que el masculino genérico era lo bastante bueno para ellas. Algunas respuestas incidieron en que el «amigos/as» resultaba contraproducente al mantener la idea de que hay dos géneros, cosa que mantenía el foco de interés sobre la corrección del lenguaje y no sobre la valía de una persona, sea hombre o mujer. Otras dijeron algo con lo que estoy en total acuerdo: el machismo está en el uso que se hace del lenguaje, no en el lenguaje en sí.

Un par de personas expresaron su preocupación de que usar x o @ crea problemas para los invidentes que usan programas lectores para acceder a internet. Hubo quien apoyó el uso de términos no discriminatorios, como estudiantes o docentes. Una opinión contraria consideraba esta práctica como una forma de acortar el vocabulario: «Alumnos y estudiantes no son sinónimos» También hubo quien opinaba que hay mejores formas de activismo que el uso de la X o de @.

Mi respuesta favorita, paradójicamente, vino del bando masculino:

He preguntado en mi casa: las dos han contestado ¿tú estás tonto o qué?

Si mi pequeña encuesta es significativa, los resultados son claros: las mujeres no ven en el masculino genérico un problema; del mismo modo que no vería yo un problema en el femenino genérico, si de aquí a un par de años se pusiese de moda. Me sonaría raro, ya que chocaría con el hábito de toda una vida, pero qué diablos, si he sobrevivido al paso de la peseta al euro, al cambio de matrículas, al uso obligatorio de los prefijos telefónicos y a acentuar las mayúsculas, sería el menor de mis problemas. En cualquier caso, sería un problema mío de actitud, no del lenguaje en sí.

Aunque no creo que tuviese problema con ello.

¿Qué decís vosotros, paladines de lo políticamente correcto? ¿Nos ponemos a arreglar los problemas, o seguimos discutiendo sobre el sexo de los ángelxs?



96 Comentarios

      1. El genero neutro si existe en español. No existe en los sustantivos, pero si en pronombres, artículos, adverbios…

        «Existe además el género neutro entre los artículos (lo, que sirve para sustantivar adjetivos y señalar conceptos abstractos: «lo profundo», «lo externo»), los pronombres personales en tercera persona del singular (ello, lo), los demostrativos (esto, eso, aquello), algunos pronombres indefinidos (algo, nada) y los adverbios cuantificadores (cuanto, cuánto, tanto). El género en que los adjetivos concuerdan con ellos, morfológicamente no difiere del masculino singular, aunque hay autores que lo conocen también como género neutro.»

      2. Existe como evolución del latín, que deriva hacia la misma fonética del masculino. Y, por cierto, es por pura tendencia natural a la simplicidad del lenguaje, no por una batalla de géneros que algunos se empeñan en crear.

  1. Hmmm…. Como propuesta…. Puestos a pegarle una patada al idioma, ¿nos inventamos el género neutro «amigues», «alumnes», «transportistes»….?
    (Borrad esto pronto, que no lo lea ningune iluminade)

    Fuera de coñas marineras ya, yo creo que el tema de la discusión es precisamente el «No sabría decirte, pero hay conocidas». Quien tiene capacidad para que su voz llegue a todo el mundo (por ejemplo, personalidades con acceso a medios de comunicación de masas como políticos y personas «conocidas») al final va a extender su mensaje sea cual sea a más gente que lo que podrían extender el suyo Paco el panadero de calle abajo o María la carnicera de la esquina. Y claro, al final algo que surge en un momento de alguien de algún tipo de renombre, hace eco en los que están a su alrededor y entre todos dan el salto al resto de la sociedad a través de la tele, la prensa y demás retransmitiéndolo días sí y día también pues termina por hacer mella, haciéndole ver al resto de la gente que oye, que lo mismo había un problema donde no lo veía y que a ver si voy a ser yo un machista sin darme cuenta y que inocentemente estoy menospreciando a la mujer al hablar o que a ver si voy a ser yo una mujer oprimida sin saberlo por el vil lenguaje machista del español y que incluso hablando como me han enseñado y sin proponérmelo voy a perpetuar la opresión hacia la mujer.
    Y claro, ¿cómo van a saber Paco o María de la ciudad X que ellos y su círculo más cercano no son los únicos que no ven ese supuesto problema y que en el resto del país sí lo ven? Sobre todo cuando si alguien también con acceso a los medios empieza a decir justo lo contrario, que el lenguaje no es machista, ya tenemos a los del primer grupo tirándoseles a la yugular y espetándoles que de hecho ellos sí que son unos machistas por proponer tales cosas.
    No veo el problema este de los géneros del lenguaje tanto como un tema de machismo o no machismo sino como un punto donde los políticos de turno vieron un posible filón de votos, como pasa con el 90% de los temas que discuten los políticos y políticas de este país.

  2. Estoy de acuerdo contigo a medias. Decía Humberto Maturana que el lenguaje trae mundos, esto quiere decir que lo que no se nombra no existe. Esto, el hecho de que las mujeres no tengan una representación en la lengua contribuye a su invisibilización -contribuye, no la causa-. Por eso me parece importante y necesario hacer el esfuerzo de cambiar nuestra forma de hablar.

    El género no es el único tema; lo universalmente generalizable es ser un hombre blanco de clase media: estas personas se experimentan como si no tuvieran clase, raza, ni género. Son neutros. Esta “invisibilidad del privilegiado” es lo que creo que el cambio del lenguaje no sexista intenta cambiar.

    Entiendo que esto tiene límites que iremos ajustando, no me gusta el uso de la @ ni la x, tampoco me parece razonable llegar al “miembros y miembras”. Pero creo que es un esfuerzo necesario. Ahora nos parece complicado pero, como tantas otras cosas, a medida que se haga costumbre (como acentuar las mayúsculas) ya no será tan engorroso. El lenguaje es cosa viva, y supongo que nos quedan muchos cambios aún que integrar, y y que muchas de las soluciones lingüísticas que se han probado serán abandonadas. Aún así, insisto que usar el lenguaje para que represente a mujeres y hombres y que nombre sus experiencias de forma equilibrada es un esfuerzo para apoyar la igualdad entre sexos.

    Y esto no significa que sea EL TEMA para la igualdad de género. Si me apuras, a nivel mundial diría que son el acceso a la educación y a la salud de una gran cantidad de mujeres en el mundo, la especial vulnerabilidad de mujeres en zonas de violencia, el ejercicio de derechos civiles y políticos. En países como España, las mujeres siguen teniendo tasas de empleo más bajas, trabajos más precarios, más temporales y peor pagados, una pobreza muchísimo más alta en la vejez en comparación a los varones, las mujeres jefas de familia están en una situación de grave vulnerabilidad. España tiene niveles de desigualdad de género en el trabajo doméstico muy elevados. Y todos estos son problemas con más “chicha”, y tienen que ver con la persistencia de valores machistas, pero también con la carencia de políticas públicas centradas en la igualdad. Y para ser objeto de las políticas públicas, un paso imprescindible es ser visible. Y vaya comentario largo, ya me vale 🙂

    1. Gabriela totalmente de acuerdo. Mi experiencia como hombre escéptico al principio fue cambiando según veía que efectivamente es una aberración ver lo que día a día hacemos y permitimos con los micromachismos. Mi cerebro ha cambiado al utilizar un lenguaje inclusivo. Es un hecho. Aunque creo que los cerebros no cambian si no quieren.

    2. Totalmente de acuerdo contigo Gabriela, he intentado expresar —aunque no tan bien como tú— un poco más abajo algo «parecido», pero lo que está claro es que abarco el tema desde el mismo punto de vista que tú.

      Gracias por tu opinión 🙂

  3. 100% de acuerdo contigo. O debería decir de acuerda? O contiga? ya me lío…

    Cuando oigo los discursos públicos, donde se usa y se abusa del desdoblamiento en todas las palabras, me pongo de mala leche. En general, somos muy dados al «postureo», y estos no es más que eso. Que parezca que somos, no vaya a ser que se den cuenta de que no somos.

    Cuanto más neutro eres, menos te importan estas estupideces.

  4. Suscribo cuanto dices. Dejo dos enlaces muy clarificadores sobre el asunto:

    http://www.medtrad.org/panacea/IndiceGeneral/n3_GarciaMeseguer.pdf
    http://hispanismo.cervantes.es/documentos/11773-Sexismo%20en%20el%20lenguaje-1.pdf

    Por otra parte, la historia de las lenguas demuestra que NUNCA ha cambiado un lenguaje porque alguien se lo haya propuesto (¿recordamos lo de la «g» y la «j» del Nobel Juan Ramón Jiménez o el fracaso del DRAE con la palabra «balompié», por poner dos ejemplos muy conocidos?

    Además, hay otro asunto que últimamente se viene debatiendo: el binarismo y los conjuntos difusos de sexo-género:

    http://conjuntosdifusos.blogspot.com.es/2009/08/binarismo-y-no-binarismo.html

    Y ahora «ya en serio», mira lo que escribió un «poeto» amigo mío hace muchos años:

    @rrob@s de mujer
    (sonet@ con estrambote, cibernétic@ y feminist@)

    Oid, compañer@s
    lo que vengo a decir@s
    en mis versos certer@s
    con sones de mis lir@s.

    Que ya sois los primer@s
    cantados en papir@s
    de la Red, ya viajer@s
    del espacio en rápidas gir@s.

    No veo diferenci@
    y como lo siento lo enunci@,
    entre el aroma de esenci@

    porque una arroba, yo lo anunci@
    nos ha igualado en presenci@
    y eso, yo, lo denunci@.

    ¿Tu ser quieres, mujer, que sea la @
    y luego ponerte a plan, so boba?

    Transcripción al español

    Arrobas de mujer
    (soneto con estrambote, cibernético y feminista.

    Oid, compañeros y compañeras
    lo que vengo a deciras y deciros
    en mis versos certeros y certeras
    con sones de mis liras y mis liros.

    Que ya sois los primeros, las primeras
    cantados en papiras y en papiros
    de la Red, ya viajeros, viajeras
    del espacio en rápidas giras, giros.

    No veo diferencio, diferencia
    y como lo siento lo enuncia enuncio,
    entre el aroma de esencio y esencia

    porque una arroba, yo lo anuncia,anuncio
    nos ha igualado en presencio, presencia
    y eso, yo, lo denuncia, denuncio.

    ¿Tu ser quieres, mujer, que sea la arroba
    y luego ponerte a plan, so boba?

  5. Hace años me dedicaba a impartir cursos de aquellos del INEM, donde uno de esos módulos transversales trataba de la «Igualdad de Oportunidades». Para ello le daban a los alumnos un librito de apenas cuatro páginas con los temas a tratar. Pues bien, de esas cuatro páginas se dedicaban dos y pico al sexismo en el lenguaje y a lo discriminatorio que era para las mujeres, y tan sólo media página a la diferencia salarial entre hombres y mujeres, por aquelo entonces cifrada en un 20%.

    Llegó el descanso y, como otros días, me fui a tomar un café con todo el grupo, mayoritariamente formado por mujeres, que no dudaron en protestar con vehemencia por la discriminación sexista de la palabra «zorra» frente a «zorro». Me sorprendió que ni siquiera hablaran de la diferencia de salario, y más aún cuando se lo hice notar, porque apenas le dedicaron un minuto y volvieron de nuevo al tema de las palabras.

    Intuyo que una parte del problema es que, aunque sea una tontería, la gente siente que es algo en lo que pueden hacer algo sin demasiado esfuerzo, mientras que exigir un sueldo digno requiere otro tipo de esfuerzos. O a lo mejor es simplemente que han logrado engañarlas desviando su atención de lo realmente importante…

  6. Una vez con unas amigas tomando algo, llama mi novia que estaba de camino: «¿ya llegó todo el mundo?». «Sí, aquí estamos todas esperándote». El cachondeíto no fue pequeño.
    ¡Todo por no querer ser sexista con el lenguaje!

  7. Desgraciadamente es otro ejemplo de problemas que no existen y que crean cuatro políticos. A cualquiera con dos dedos de frente le parece una soberana estupidez, sea hombre o mujer.

    Y lo de la discriminación positiva ni me lo nombres.

    En fin.

    1. pues será que yo no tengo dos dedos de frente, una pena pensar de manera tan radical y teñida de un hartazgo mezclado con hilillos de odio… seas hombre o seas mujer

  8. Estoy de acuerdo contigo a medias; me parece que el cambio en el lenguaje es un esfuerzo necesario, pero no justifica llegar a extremos. Decía Humberto Maturana, que el lenguaje trae mundos; lo que no se nombra no existe. Y el hecho de que las mujeres no tengan una representación en la lengua contribuye a su invisibilización.

    Entiendo que esto tiene límites que iremos ajustando, no me gusta el uso de la @ ni la x, tampoco me parece razonable llegar al “miembros y miembras”. Pero creo que es un esfuerzo necesario. Ahora nos parece complicado pero, como tantas otras cosas, a medida que se haga costumbre (como acentuar las mayúsculas) ya no será tan engorroso.

    El lenguaje es cosa viva, y supongo que nos quedan muchos cambios aún que integrar, y que muchas de las soluciones lingüísticas que se han probado serán abandonadas. Aún así, insisto que usar el lenguaje para que represente a mujeres y hombres y que nombre sus experiencias de forma equilibrada es un esfuerzo para apoyar la igualdad entre sexos.

    Y esto no significa que sea EL TEMA para la igualdad de género. Si me apuran, a nivel mundial diría que son el acceso a la educación y a la salud de una gran cantidad de mujeres en el mundo, la especial vulnerabilidad de mujeres en zonas de violencia, el ejercicio de derechos civiles y políticos. En países como España, las mujeres siguen teniendo tasas de empleo más bajas, trabajos más precarios, más temporales y peor pagados, una pobreza muchísimo más alta en la vejez en comparación a los varones, las mujeres jefas de familia están en una situación de grave vulnerabilidad. España tiene niveles de desigualdad de género en el trabajo doméstico muy elevados. Y todos estos son problemas con más “chicha”, y tienen que ver con la persistencia de valores machistas, pero también con la carencia de políticas públicas centradas en la igualdad. Y para ser objeto de las políticas públicas, un paso imprescindible es ser visible. Y que comentario más largo, ya me vale 🙂

  9. Cuando te preocupa mas el medio que el mensaje, es que no tienes mucho que decir.

    Sería mejor que mucha gente se preocupara por comunicar mensajes, a ser posible interesantes, novedosos, coherentes e inteligentes, en lugar de salpimentarlos con horteradas ortográficas.

    Es como un grupo de bobos discutiendo si pueden bailar en la cabeza de un alfiler mas ángeles si bailan una conga o un tango, en lugar de pararse a pensar en primer lugar si existen esos ángeles.

    Yo aún siento escalofríos al recordar a cierta individua proclamar «miembros y miembras del partido»… para ir a mear y no echar gota

    Que se preocupen mas por transmitir ideas que por las florituras chorras para contentar a talibanes sin cosas mejores que hacer que mirar estas tonterías, el lenguaje castellano a funcionado durante siglos para transmitir ideas, si quieren terminar con determinados comportamientos, discriminaciones o situaciones, deben de atajar las raíces reales de esos problemas, no dar vueltas sobre simplezas que no tienen la mas mínima utilidad.

    Es como si se discute en una ponencia de física teórica sobre si hay que usar rotuladores de colores brillantes o pastel. Mejor preocuparse por el contenido real de la ponencia, no de simplezas como estas

  10. Tengo una hija pequeña y al volver a interesarme por el mundo estudiantil, me he dado cuenta que nuestras APA (Asociación de Padres de Alumnos), ahora se llaman AMPA (Asociación de Madres y Padres de Alumnos). No llego a comprender la necesidad de remarcar a las madres pero no a las alumnas.

    Si alguien entiende el motivo de que unas sí y las otras no, por favor, que me lo explique.

    1. Obviamente para justificar el sueldo de algunas personas tremendamente concienciadas de los problemas y/o desafíos de la sociedad moderna que «trabajan» en algo como «moduladores del lenguaje igualitario» o alguna otra chorrada.

      Que haya gente que pierda el tiempo, e incluso cobre por no hacer absolutamente nada excepto liarla sin necesidad es casi tan ridículo como que te vendan agua azucarada como remedio, pero mira… así está el patio.

    2. Demuestras que a muy pocas reuniones del AMPA has ido amigo. ¿Tiene sentido llamar reuniones de Padres a un reunión donde el 99% son madres? Y otra cuestión: ¿Porqué los que más protestan son siempre los que menos hacen?

  11. El castellano sí me parece sexista, ¿qué otra explicación podría tener el hecho de que el plural masculino englobe al femenino? Lo verdaderamente sorprendente sería que el lenguaje fuese igualitario después de miles de años de Historia escrita por los varones. Las mujeres ni siquiera eran consideradas ciudadanas, las grandes mentes masculinas las consideraban puerta del infierno, los dioses de primera división eran (son) masculinos y hubo que llegar hasta el siglo pasado para que pudieran votar o disponer de su propia herencia (y solo en los países “modernos”). No se puede esperar que esas tropelías no se reflejen en el lenguaje.

    Ahora, duplicar los textos, inventarse terminaciones con X o con @, o hablar de “miembros y miembras” me parece tan inútil para el feminismo como lo es para la salud la pulsera magnética que llevaba la señora ministra inventora de “las miembras”.

    Por lo tanto, coincido con el autor. Solo una pequeña corrección sobre los acentos de las mayúsculas: en castellano siempre fueron preceptivos. La RAE lo recuerda expresamente:
    http://www.rae.es/consultas/tilde-en-las-mayusculas

      1. Fallo mío: no pensé en las dificultades de las antiguas máquinas de escribir, sino en la creencia muy extendida de que antes las mayúsculas no llevaban acento nunca, ni siquiera al escribir a mano.

        Muchas gracias por la respuesta y por el blog.

        1. Se supone que os referís al acento ortográfico o tilde… llamar a las cosas por su nombre: el acento es algo que no se escribe, se pronuncia.

          Lo digo porque siempre he tenido problemas con las tildes y cuando alguien me mentaba el tema «te has dejado el acento», le respondía que si quería corregirme lo hiciera bien: me he dejado la tilde, no el acento ;P

          Un saludo

          1. Te sugiero que les pidas disculpas a quienes censuraste por corregirte. Solo tienes que consultar la segunda acepción de «acento» en el diccionario de la RAE para comprobar que estabas (y estás) equivocado.

    1. En alemán el femenino es el que se usa como genérico, y allí las «feministas» (entre comillas pues para mi no lo son) se quejan por no tener un género propio y que el suyo se use para el plural de hombres y mujeres.

      Obviamente tras ver esto te das cuenta de lo ridículo de las neofeministas (feminazis mas bien). Se use cual se use al final todo es machismo y la cuestión es quejarse.

      1. No son feministas. Las (y los, seamos inclusivos) feministas buscan la igualdad. Probablemente la mayoría seamos feministas sin quererlo. Pero esas mujeres son hembristas.

    2. «¿qué otra explicación podría tener el hecho de que el plural masculino englobe al femenino?»

      Hola Carmen.
      La explicación: En latín había 3 géneros: masculino, neutro y femenino. Por similitud fonética entre el masculino y el neutro, ambos pasaron a usarse como uno solo a la vez que el latín vulgar iba evolucionando a cada una de las lenguas romances.
      Un ejemplo grosso modo: totus (masculino), totum (neutro) y tota (femenino).
      Como puedes ver, totum y totus (muy cercanos fonéticamente) acabaron siendo «todo» y tota acabó siendo «toda». Y, dependiendo del contexto, todo el mundo entiende si ese «todo» actúa como masculino o como neutro.
      Este proceso fue algo natural. No hubo ningún contubernio de hombres que decidieran discriminar a las mujeres decidiendo usar el masculino como neutro solo para fastidiarlas.
      Un saludo!

  12. En general no me suelo fijar al hablar o al escribir. A veces pongo «/as» pero por lo general no. Lo que odio en cantidad es el uso de la «x» y el «@», que me parecen totalmente absurdos.

  13. Sii el castellano es sexista, la solución es fácil, reemplacémoslo por el inglés o el esperanto. Esto es igual a que si eres transexual y no te gusta tu sexo, pues te lo cambias y ya.

  14. No sé si servirá de algo para tu pequeña en cuesta, pero cuando yo era más joven solía jugar bastante a juegos de rol y había una editorial (después de tanto tiempo, no recuerdo cuál era) que incluía una nota en el primer capítulo de cada libro.

    No recuerdo el texto exacto de la nota, pero básicamente venían a decir que para evitarse el engorro de escribir s/he para referirse al jugador (los libros estaban en inglés), en algunos libros utilizarían exclusivamente el género masculino y en otros usarían el género femenino. La verdad es que me pareció un detalle curioso, pero tampoco le di demasiada importancia… nunca me sentí menos hombre porque un libro utilizase el género femenino para referirse mí, igual que ninguna de mis amigas pareció ofenderse por aquellos libros en los que se utilizaba el género masculino para referirse a ellas.

    Este es un tema del que he hablado bastante a menudo con mis amigos (¿realmente es necesario especificar ambos géneros para dar a entender que en el grupo hay tanto chicos como chicas?) y en hay bastante consenso en mi pequeña encuesta particular (sin validez científica ninguna): nos parece muy loable la lucha por la igualdad real de género, pero es muy difícil tomarse en serio a alguien que se empeña en darle tantas patadas al diccionarios (miembros y miembras) en vez de centrarse en lo que realmente importa.

  15. Entiendo y todos sabemos que usando el neutro nos referimos tanto a hombres como mujeres. Por la misma razón pienso que quien al escuchar una frase en la que se hace uso del neutro supone que esta se refiere solo a hombres es el que tiene una mentalidad machista y retrógrada, no yo.

  16. mi estimado maestro estoy completamente de acuerdo pues esto del sexismo ya ha llegado a niveles casi irrisorios y/o cómicos y desde hace unos años (yo también soy maestro) he estado peleando contra esta corriente «de liberación de los machistas opresores» (que llamare feministas enfermisas) pero al parecer el problema es mas de conciencia y educación que de sexismo pues radica en que no aceptan hablar bien ni escribir bien y de paso lo quieren a uno a punta de agresión «feminazi» hacerlo escribir y hablar mal, al igual que ud. ya sobreviví al «subir para arriba» y «bajar hacia abajo» y mil y un regionalismos que no me termina de convencer pero curiosamente les pregunto a mujeres estudiadas o educadas y me dicen que el lenguaje es el lenguaje y se debe de usar de forma correcta y no con esas galimatias feministas, un saludo desde Honduras

  17. «El idioma castellano es sexista»… no oiga no, sexistas son las personas, los lenguajes son herramientas de comunicación

    Y así a bote pronto, si vamos a jugar a esta tontería de repetir palabritas «con sexo» yo exijo desde ya

    Personos y Personas
    Artistas y Artistos
    Damas y Damos
    Anarquistas y Anarquistos
    Comunistas y Comunistos
    Limpiabotas y Limpiabotos
    Clarinetista y Clarinetisto
    Ajedrecista y Ajedrecisto
    Militar y Militaro
    Conformista y Conformisto
    Economista y Economisto

    Y no sigo que me da la risa y el corrector va a implosionar por algún lado

    Y ya puestos, que el no sexismo se extienda a objetos de uso cotidiano, como escobas y escobos, radios y radias. sacacorchos y sacacorchas, etc…

    El masculino neutro se denomina así porque de alguna forma había que llamarlo, pero cualquier persona que pierda unos segundos en comprobar cualquier manual de gramática verá que se trata de otro genero, denominado neutro, y que por avatares del lenguaje se denomina «masculino neutro»

    Mejor sería que tanto esfuerzo en hacer el bobo (o la boba) se dedicara a cambiar los problemas reales del sexismo, no a como se dice frecuentemente «marear la perdiz» (vaya… otra palabra sexista, a ver como llamamos a los perdizos)

    1. esto es como la educación, para cambiar algo hay que empezar por múltiples vías, la del lenguaje inclusivo es otra más.. vamos, que cambiar los problemas reales del sexismo también es sensibilizar en el tema del lenguaje…

      1. Eso es una teoría, pero hay que demostrarla con hechos. Hay idiomas que no tienen generos y muchos de los paises que los usan tienen tasas de machismo mucho mas elevada que nosotros, de manera que algo falla en esa teoría.

        Hay que ir a los hechos, a las raices, no andar con parches y paños calientes.

    1. Y qué me decís del uso del uso de género por sexo?
      Yo ya lo he visto en varios cuestionarios (incluso de universidades) en los que al solicitar los datos personales en lugar de sexo (hombre o mujer) aparece género. A ver si nos aclaramos… las palabras tienen género (gramatica), las personas sexo (biología)
      Saludos y ánimo Arturo

  18. Retomando un poco el tema del «idioma machista», he estado vueltas a la cuestión y he pensado (aunque parezca raro) ¡ un momento !… Si el culpable, aunque sea residualmente del machismo es el idioma, entonces los paises donde el género no exista deben de tener un machismo mucho mas reducido que el nuestro.

    He pensado en el ingles, donde no existe el género, y paradojicamente el machismo existe. He pensado en el japonés (si bueno… tampoco es que conozca veinte idiomas) y vaya… tenemos una sociedad tradicionalmente machista (hasta cierto punto en algunos casos) y… las palabras no tienen tampoco genero.

    Me falta que algunos que conozcan varios idiomas puedan confirmarlo, pero así a ojo, el que un idioma tenga «generos» supuestamente para definir a animales u objetos no tiene ninguna relación con el nivel de machismo de la sociedad que los utiliza.

    Vamos, tengo entendido que si quieres probar una teoría, necesitas mas de un caso, un idioma aislado a menos con lo compares con otro no puedes decir que induce o no al machismo si no lo comparas con sociedades que utilicen reglas gramaticales diferentes.

    Aunque supongo que para los «expertos en discriminación lingüistica» estos conceptos pueden provocarles hemorragias cerebrales.

    1. Puedo comentar el caso del finés, que es un idioma que tampoco tiene género. Aunque sea de un modo ligéramente distinto que en España, aquí también se habla de machismo y de discriminación salarial, techo de cristal, violencia de género (más que en España si no me equivoco), etc…

  19. Sobre el sexismo lingüístico: hay muchos estudios, pero sin consenso en las conclusiones. Para tener una opinión informada hay que dedicar un poco de tiempo a la lectura de los más relevantes.

    Sobre el idioma español:
    a) Existe el género neutro, pero ningún sustantivo pertenece al género neutro.
    b) No hay un “plural neutro”; hay un “plural genérico” (el quid de la cuestión).
    c) Las lenguas también cambian cuando un pequeño grupo empuja. Ej., el término «jueza».
    d) Existen los puntos y las comas. Su ausencia hace ininteligibles los textos.

    Sobre feminismo, feministas, progres(istas) y otras gentes de mal vivir:
    – Una rápida consulta al diccionario de la RAE garantiza el empleo correcto de los términos “feminismo” y “feminista”.
    – Algunas personas se preocupan por el sexismo lingüístico y, además, por otras cuestiones; otras, por solo una (el fútbol, a ser posible)
    – ¿Feminazis? ¿Ya no se les llama brujas?
    – ”Cuánto más progres, más cursis y bobos”. Entonces, ¿“cuánto más fachas, más sencillos e inteligentes?

    1. Posiblemente, cuando se habla de cosas mas importantes que preocuparse por sustantivos, palabritas con «@» y otras ocurrencias se habla de preocuparse por temas de verdad importantes, como equiparar sueldos, oportunidades y respeto, y hacerlo de verdad, no tocando palabras pensando que así se arreglan los problemas. Tapar el sol con un dedo no hace que el sol deje de existir.

      ¿Existe discriminación?… si
      ¿En que consiste?… falta de respeto, diferencias de sueldo, oportunidades, etc…

      Solución: Educación, perseguir a los que agreden, igualar sueldos y no permitir situaciones de diferencia salarial (ni siquiera encubiertos) por ley (y poner inspectores), etc…

      Eso sería atajar los problemas reales, el poner letras o pretender tocar un diccionario es bastante inutil y desde luego no soluciona esos problemas. De nada sirve poner de moda el inventarse géneros, palabras con caracteres que no están en el alfabeto o repetir «miembros y miembras» mientras no veas cual es el problema real y atajes el problema real.

      Es como si tuvieras problemas con bandas de pandilleros que visten de rojo, y en lugar de aumentar la presencia policial y así pillar y castigar ejemplarmente a los infractores, decides pensar que poner de moda el color azul es la solución.

      A problemas reales, soluciones reales, el resto son músicas y pretender que se hace algo cuando no se hace nada.

    2. El sexismo lingüístico no existe. Existe el sexismo y lo practica gente de ambos sexos, a veces de forma inesperadamente contradictoria. Existe el sexismo en el discurso, pero no en el idioma.

      El feminazismo no es feminismo, es sexismo parapetado en el feminismo. Feminismo y feminazismo son cosas totalmente distintas y feminazi no es un insulto contra las personas que buscan la verdadera igualdad. Lo que no quiere decir que, a veces, no se use como insulto, igual que, a veces, se usa machista como insulto contra gente que no lo es. El feminazismo existe y busca la criminalización de personas por cuestión de sexo, y tiene leyes que lo amparan, igual que en el pasado el machismo tenía leyes que humillaban a las mujeres. El feminismo no busca eso.

  20. Estupendo artículo Arturo, no puedo estar más de acuerdo contigo. Máxime cuando me enseñaron a hablar y expresarme de una manera, como a todas las chicas de mi alrededor, y que yo sepa nadie se quejó hasta que un buen día me encontré con la primera cosa de éstas «politicamente correcta»: compañeras y compañeros (haciéndome caer en una discriminación en la que nunca había pensado, al poner las «aes» primero) ¿Hacía falta?

    Poco tengo que añadir a lo comentado por tu parte y por el resto, no pienso seguir dando crédito a este despropósito. Seguiré hablando y escribiendo lo mejor que sé, sin ningún mérito lingüístico ni literiario (soy de ciencias puras -como mucho pondré las caritas ;-P lo siento Arturo jejeje-), sin atender a estas memeces, y cuando alguien se sienta molesto, que me lo diga e intentaré cambiar mi discurso o escrito aminorando (¿o es atenuando?) la ofensa.

    En fin, fuera de bromas, opino lo mismo que tú, cambiemos el mundo con obras en vez de con tanta cháchara políticamente correcta. Que los pobres dejen de serlo de verdad, en vez de sólo de manera «política». Cómo era la frase de Jesús: «no quiero sacrificios sino misericordia…»

  21. Estos inventos que vienen de la ideología ‘igualitaria’ son en realidad sexistas y hembristas.

    Seguro que nunca leerán futbolistx, taxistx y los niños seguirán queriendo ser ‘un astronauta’ en el espacio y no un astronautx, ¿entienden? SÓLO HAY QUE CORREGIR SI LA PALABRA ACABA EN O O EN E. Si acaba en A está bien … no vale hablar de unos alumnos, pero está bien unAs personAs.

    Lo llaman igualdad pero es mentira.

  22. La gente, la que busca una absurda corrección política por medio del idioma, lo que tendría que hacer es aprender gramática. Si aprendieran gramática, entenderían que el significado de género (gramatical) masculino no es el creen. El género masculino no está ligado exclusivamente al sexo masculino y de hecho es algo más complejo, no mucho más pero sí algo más. Por la tanto, si entendieran bien el concepto gramatical, verían que el género masculino, muy lejos de ser excluyente, incluye a los dos sexos, además de varias maneras, y si se conociera bien la gramática se entendería que con el género femenino, aunque con menos frecuencia, también es así (persona es de género femenino e incluye a ambos sexos).

    El problema siempre es el simplismo que genera la ignorancia. Los sexistas, los de ambos sexos, son ignorantes y tienden al simplismo en base a su ignorancia. El uso de la @ y de la x es por parte de cierto tipo de activismo es simplismo, es revelador en cuanto al nivel cultural del que lo usa, no soluciona problemas reales (especialmente los que pretende solucionar) y además genera otros.

  23. Lo de la x está pasadíiiiisimo de moda. Lo más «in» en el lenguaje inclusivo es sustituir la «o» del masculino por una «e». Se ve que se han dade cuente de que es impesible prenunciar la «x» queme una vecal

  24. El problema no está en un presunto sexismo de la lengua o idioma, sino en el uso por parte de quien la utiliza, que refleja su visión de la sociedad. Algunas formas sexistas no tan evidentes son:
    1. El orden de la enumeración: masculino antes que el femenino.
    2. uso abusivo del término mujer: «la mujer policía, la mujer ingeniera» / «el policía, el ingeniero»
    3. Uso del artículo la delante del apellido.
    4. Uso de los nombres propios: Con las mujeres, aunque tengan importancia política y social, se emplea a menudo el nombre de pila e incluso el hipocorístico: «La Espe» (Esperanza Aguirre), «Trini» (Trinidad Jiménez)
    Sexismo y economía lingüística

  25. Este es el tipo de cosas que hacen daño al feminismo, al que se inventó para equiparar los derechos de la mujer a los del hombre y que deje de importarnos lo que le cuelga a cada uno de las piernas para hacer consideraciones sobre la valía personal y otra serie de cosas.

    Es en ese sentido en el que está la lucha, no en hacer jornadas de micromachismos, talleres de masajes reiki con flores de bach y tonterías por el estilo que sirven para pasar la tarde creyéndose felices y satisfechos por luchar por una causa justa. Estas son las mismas personas que pretenden imponer los cupos de 50% en las instituciones que no hacen sino valorar a las mujeres por tener tetas. Tú como tienes tetas pasas para adentro para cumplir el cupo, porque necesitamos protegerte. Es esta visión paternalista absurda la que hay que erradicar.

    Por culpa de estupideces desvirtuadoras como esta, la percepción social del feminismo es que se trata de una locura de histéricas insatisfechas (sic) que no tienen otra cosa que hacer que querer oprimir al género masculino. Lo que otros llaman «feminazis» o «hembristas» en esencia. Cuando la realidad es que salvo unos cuantos cromañones que quedan por ahí, la mayoría afortunadamente entiende lo que significa el feminismo y no lo ve como un ataque sino como una necesidad.

    Que el castellano mantenga el género neutro como el masculino es un criterio arbitrario, también se podría elegir el femenino. Pero si creamos una vertiente absurdamente igualitaria entonces estamos haciendo algo artificioso y que no suena a lo que conoce la gente y es lógico que cause rechazo.

    El feminismo es entender que hombres y mujeres somos diferentes. Cada uno es esclavo de una química cerebral diferente, cada uno tiene un cuerpo diferente, sometidos a una serie de estereotipos distintos etcétera y a la vez entender que somos iguales como seres humanos y personas, que tenemos derechos y obligaciones iguales y que la sociedad nos debe dar las mismas oportunidades a todos.

    El resto es darle vueltas a una absurdez que lo único que hace es darle excusas a los inadaptados machistas para seguir siéndolo. A mi me tira para atrás la neolengua de lo políticamente correcto porque demuestra que es gente con cabeza totalmente vacía que simplemente repite lo que otros han pensado porque cree que así es revolucionario y es más correcto que los demás. Prefieren no pensar sino seguir una receta escrita por otro que es muy listo y que sabe mucho.

    Es imprescindible desmarcarse de ese tipo de tonterías que nos quieren meter a calzador. Porque no beneficia a la causa que pretende defender, más bien al contrario.

  26. Me parece más sexista la propia diferenciación del género de las palabras que su propio uso. Es decir, si el fin es la igualdad de sexos, ¿por qué hacemos diferencia a la hora de usar los géneros en el lenguaje?. Harto de oir barrabasdas de los políticos (sobretodo de izquierdas) que cuanto más quieren hacer llegar la igualdad de sexos (ojo porque no digo igualdad de géneros sino sexos, ya que géneros tienen las palabras) más ahondan en ellas. «Vecinos y vecinas del pueblo tararí. Estamos todos y todas aquí reunidos, para debatir sobre la gestión de los parques públicos que afectan a nuestros hijos e hijas,…» además de provocar que el discurso se extienda hasta la extenuación, infringe una ley que se llama «economía del lenguaje». Que sirve para enviar un mensaje de forma clara y concreta sobre un asunto a tratar, «Vecinoss del pueblo tararí. Estamos todos aquí reunidos, para debatir sobre la gestión de los parques públicos que afectan a nuestros hijos,…»

    No me considero sexista, pero parece ser que para un determinado sector de la sociedad sí por el mero hecho de no hacer distinciones en los géneros de las palabras cuando me referiero a un todo.

  27. Aquí se explica muy bien la diferencia entre género y sexo: http://www.uv.es/~ivorra/documentos/Violencia.html y se propone (sarcásticamente) no limitarse a evitar la discriminación de género, sino también de número: «El alumno, o la alumna o los alumnos o las alumnas interesado o interesada o interesados o interesadas en ver su examen o sus exámenes deberá o deberán anotarse en una lista a tal efecto.» o de tiempo: «El alumno o la alumna o los alumnos o las alumnas que haya estado, esté o vaya a estar o hayan estado o estén o vayan a estar interesado o interesada o interesados o interesadas en ver su examen o sus exámenes debe o deberá o deben o deberán anotarse en una lista a tal efecto.»

  28. No podría estar más de acuerdo con el artículo.
    El lenguaje no es sexista, no es más que la expresión hablada de la sociedad.
    Si se quiere que el lenguaje sea más neutro o menos «machista» lo que hay que hacer es educar a la sociedad hacia ello, y el lenguaje evolucionará de manera natural.

  29. Insistis mucho en la escritura pero… ?y la lectura? si me encuentro la palabra amigxs en un texto que estoy leyendo en voz alta… ?que hago? Si digo amigos soy machista. Si digo amigos y amigas estoy separando los sexos y ademas amigos esta antes que amigas, luego soy machista. Si digo amigas y amigos separo sexos y ademas amigos va mas avanzado, luego soy machista. Si leo amigis o amigus soy directamente tonto. Que alguien le pregunte a un profesional de lo politicamente correcto como leerlo, por favor.

  30. Totalmente deacuerdo con el autor, aunque hay un aspecto que no se ha mencionado: en los colegios (al menos en Andalucía), a los niños se les educa y se les enseña a utilizar este tipo de circunloquios, y llega a tal punto la cosa que la AMPA (años atras, la APA) no puede publicar ningún escrito si no se observan estas normas, sopena de que sean tachados de retrógrados, así que mucho me temo que la batalla está perdida, lo quiera o no lo quiera la mayoría de la gente.

  31. Es posible que haya «discriminación linguística» (cosa que dudo), pero en todo caso sería al revés.
    Si digo «alumnos» no estoy seguro si se trata de un conjunto solo de hombres o de hombres y mujeres que asisten a una clase.
    Si digo «alumnas» queda inmediatamente claro que se trata solo de mujeres.
    Lo mismo para el resto de los genéricos masculinos, excepto en algunos casos ambiguos (¿o ambivalentes?) como «dentistas» o «policías».
    Al parecer, los hombres no tenemos un sustantivo que sea exclusivo nuestro, mientras que las mujeres si.

  32. Estimados/as compañeros/as lectores/as de esta opinión:
    Como no sois tontos/as sino más bien inteligentes/as y razonables/as, entiendo que estaréis de acuero en llamar a las cosas por su nombre. Pues si no, el mundo escrito sería una locura con miles de fans/fanas escribiendo a sus cantantes/cantantas preferidos/as mientras los policíos/as les/las detienen antes de que las violinistas/violinistos inicien la actuación (¿actuaciona?).
    Y muchos cargos públicos/cargas públicas sosegados/as con esta nueva moda.
    Gracias

  33. Lo primero felicidades por el premio y por el artículo. Yo también soy profesor de Física, un saludo.
    En segundo lugar, la interpretación que el feminismo da de que el uso del masculino genérico discrimina a las mujeres es sólo eso: una interpretación. Ni es ciencia, ni representa a la mayoría de las mujeres, que no tienen ningún problema con el masculino genérico.
    Algunas feministas alemanas también se sienten discriminadas, pero justo por lo contrario. En alemán, el género femenino se utiliza como neutro en algunos casos. Ellas se quejan de que deben «compartir su género» con los hombres, mientras que los hombres tienen uno propio. Es increíble. Conclusión: diferentes feminismos se quejan de una cosa y también de su contraria. Luego, no hay una lógica feminista, sino un conjunto de quejas que son a veces incoherentes entre sí.
    Una última anotación: tomad un periódico cualquiera, de la tendencia que queráis. E incluso artículos de opinión o panfletos políticos. Encontraréis noticias en las que se usa el «diputados y diputadas», «trabajadores y trabajadoras», etc… Pero nunca encontraréis «asesinos y asesinas», «maltratadores y maltratadoras» o «los/ las terroristas».
    Para los conceptos negativos, al feminismo ya le va bien que se use el masculino genérico. Curioso, ¿no? Ante esto cabe preguntarse: ¿qué es lo que se pretende realmente?
    Saludos!

  34. En las asambleas del 15M se empezó a utilizar el femenino plural. A mí me resultaba muy chocante al principio, pero se volvió algo habitual. El porqué es claro y (a mi parecer) contundente: todos somos PERSONAS. Sin embargo, coincido contigo en que por lo general me parece innecesario evitar el masculino plural como genérico. En inglés por ejemplo, incluso cuando sólo hay chicas el saludo informal es «Hi guys». Es cierto que en inglés los géneros prácticamente no existen pero aún así me llama poderosamente la atención…

    1. Al ver que la gente se preocupaba tanto gilipolleces sin sentido como esa preferí no vincularme con el 15M. No me gusta perder el tiempo con gente ignorante.

  35. Muchas veces además de la pregunta, lo importante es también el enfoque que se le quiera dar. Si yo me acercase a mi madre y a sus amigas de entre 40 y 60 años, y les dijese: ¿dejamos de escribir en masculino plural y empezamos a usar X y @?</strong, lo más probable es que se rían de mi, no entiendan el por qué de mi pregunta o simplemente sería NO.

    Si en el caso contrario, les explico que cuando uso la palabra 'modisto' ellas pensarán en alguien como Giorgio Armani y Jean Pau Gaultier, y cuando me refiero a 'modista' ellas se imaginarán a una mujer trabajando con una máquina de coser como Mercedes en Cuéntame cómo pasó, si hiciese hincapié en detallar cómo el lenguaje crea imágenes sobre nuestra sociedad (y ensalzase así la importancia que tiene le uso de una u otra manera del lenguaje), y que al menos según mi opinión nuestro lenguaje a día de hoy me parece sexista. Si además le explico que no hace falta irse al "puto y puta", al "zorro y zorra", no hace ni falta, venimos de una cultura machista, y cualquier persona —no necesariamente partícipe en el ámbito académico del uso de la lengua— sabría reconocerlo, la historia es así, mi madre lo recuerda, ella ha visto muchas "primeras mujeres que…" han cogido el coche, que han tenido acceso a tener control sobre su propia cuenta de banco, o directamente que dirija un banco, un periódico, la primera banquera en España, la primera mujer millonaria antes de 30, y otros titulares que "no reflejan solo un paso de la mujer hacia delante", si no que la mujer ha estado atrás todo el tiempo, y todavía hay quien se atreve a negar que la mujer nada más nacer sale por desgracia con desventaja en muchos ámbitos de su vida.

    No hace mucho "que la mujer está al nivel del hombre" como algunas personas van contando por ahí, negar que está existiendo un cambio porque el papel de la mujer ha sido (y en algunos países aún sigue siendo) un terror, solo demuestra tener una falta de empatía muy remarcada.

    Si yo le explicase eso a mi madre y a sus amigas, supongo, no me diría que le importase que nadie en su sano juicio escriba utilizando X o @, entendería como entiendo yo, la falta que hace de un cambio en ese sentido, o al menos, eso pienso yo y el entorno en el que vivo.

    Este artículo de NAUKAS la verdad es que deja mucho que desear, lástima.

    1. Entonces la x la ponemos y ¿la pronunciamos? ¿cómo se pronuncia@? ¿at? La verdad es que creo que los talibanes de lo politicamene corrcto son unas moscas coj…… que deberían fijarse en los avances reales que se han hecho y seguir en ello. lo de «muchas mujeres no piensan así2 y luego rematar con «no sabría decirte, pero hay conocidas» demuestra que se trata de un comentario vacio de todo contenido, que se ha hecho por correción politicocutreigualitaria. . hay muchas….sí, hay tambien muchas que opinan lo contrario y tambien hay muchas que les da igual. ¿conocidas? ¿por ser conocidas su opinion es mejor?
      Es verdad que hemso avanzado mucho py que nos queda por avanzar, ero no creo que con unas x o @ el camino se vaya a hacer antes. Yo me dedico -también- a la educación -también enseño, por lomenos lo intento, F y Q- y veo cómo gracias a un sistema educativo estúpido los chicos de hoy son más machistas que antes y utilizan, de vez en cuando, la «muletilla» de la igualdad en el lenguaje de modo que podemos perder lo que hemos avanzado en pos de un lenguaje igualitario y cosmético.

    2. Asi que estas a favor del uso de @, un caso claro de machismo. La O rodea a la A mostrando claramente la preponderancia masculina, eres machista? (Nota: no es broma, hay colectivos afirmandolo). Usemos la X pero, como he dicho en un comentario anterior… como lo leemos en voz alta? Amigxs no puede leerse amigos, ni amigos y amigas, ni amigas y amigos. Todo eso puede ser considerado machista. Y si usamos e? Amigues, estames aqui todes… si!! funciona!! convenzamos a la sociedad. Pero luego habria que ir a por los genero: Por que el amor es masculino? Por que silla femenino y trono masculino?. Deberiamos hablar solo en neutro… Personalmente, veo que el idioma ha sido creado en sociedades patriarcales, cierto. Veamos como evoluciona de manera fluida y sin forzarlo en los siglos venideros. Si propones una solucion practica se puede valorar. Si propones @ (machista) o X sin posibilidad de lectura… lo descarto.

  36. Como bien han dicho en algunos comentarios, estas diatribas lingüísticas solo importan a aquellos que poco saben de la lengua, en general, y la española, en concreto. El masculino como género inclusivo es una evolución del lenguaje y no una herramienta sexista. Así como tampoco lo es que, en el idioma alemán, el género inclusivo sea el femenino. Porque no es así aunque el uso del artículo «die» (algo así como nuestro «la») para las palabras con género femenino se pueda confundir con el mismo «die» (que sería algo así como nuestro «los»).

    Me encantaría ver como estos mismos que reniegan del masculino inclusivo les dijeran a los alemanes que eso es sexista (aunque si el femenino es el inclusivo algo me da a mi que dicha proclama nunca existiría, amén de verdadera igualdad) y que deberían modificar su idioma para incluir un nuevo genero plural-inclusivo-no-tendente-al-femenino o alguna mamarrachada por el estilo.

  37. Si haces un repaso a los comentarios te puedes dar cuenta de que el idioma SÍ es sexista y de que la mayoría de la gente sigue menospreciando a la mujer (para muestra: como no estoy de acuerdo, te insulto, digo que tu idea de utilizar el lenguaje inclusivo es tonta y, ya que estamos, que tú eres tonta por decir eso).
    Coincido completamente con el comentario de Gabriela, por lo que no voy a repetir argumentos.

  38. No nos calentemos la cabeza, estamos en un país sexista, la imágen de la mujer es y seguirá siendo un objeto sexual y las «patadas» al diccionario se las seguiremos dando. Había más cultura en la época de nuestros bisabuelos, y eso que estudiaban menos, que ahora con el bilingüismo en los colegios de nuestros hijos. Que cunda el ejemplo!

  39. Es absurdo. Se entiende el masculino plural como genérico y listo, como se ha hecho siempre. Si nos ponemos a desdoblar masculino y femenino, entonces los transexuales, hermafroditas, tullidos, curas y monjas, … se podrían sentir discriminados.

  40. Permitidme un par de comentarios a la última frase sobre el sexo de los ángeles:
    1.- En Castellano el artículo debe estár en concordancia de género y número con el sustantivo. En este caso debería, por tanto, escribirse «lxs ángelxs» y no «los ángelxs». No sé cómo se pronuncia, pero las reglas son las reglas.
    2.- La antigua disquisición teológica sobre el sexo de los ángeles no consistía en si los ángeles tenían sexo masculino o femenino. No. Consistía en si tenían o no sexo, ya que no necesitaban reproducirse y en el Paraíso no les dejarían utilizarlo para otros fines, digamos recreativos. En este caso (neutro) ¿alguien debería ofenderse si se utiliza el masculino? No lo sé, pero yo me ofendería si me ponen una x.

  41. Y dale con recurrir a que si gramaticalmente esto o lo de más allá. ¿De dónde sale toda esa premura filológica ahora? Atacar a los «talibanes de lo políticamente correcto» siendo más papistas que el Papa, tiene gracia la táctica. No se está aquí discutiendo sobre gramática, sino de lingüística en un plano más general, de los usos normativos y de porqué están definidos de la manera en la que lo están. La lengua es una plataforma de significados y significantes mutable, no es un sistema rígido, y tiene mucho de social. Profesor Quirantes, no intento aquí sembrar ningún agravio, pero considere una segunda reflexión sobre el tema, quizás sin miedo al esfuerzo que supone el cambio.

Deja un comentario

Por Arturo Quirantes
Publicado el ⌚ 24 noviembre, 2014
Categoría(s): ✓ Cosa de chicas
Etiqueta(s): ,