Susurros desde la ISEE-3 (III)

ICE
¿Normas de exportación? ¿Qué es eso?

[Más info: Artículo principal; Susurros I, II]

A la espera de saber si el equipo ISEE-3 Reboot logrará su objetivo de controlar la sonda y enviarla de nuevo al punto de Lagrange L-1, las noticias son escasas. El hacking épico que estamos todos esperando está en cada vez mayor número de medios de comunicación, pero la información de primera mano escasea.

Así las cosas, os traigo dos noticias. Una de ella se refiere al estado de la electrónica de a bordo. La última vez que la NASA comprobó el estado de la sonda, constató que 13 de los 14 instrumentos de a bordo funcionaban. El único que había fallado, al parecer, era un magnetómetro. Bien, pues sorpréndanse: la telemetría recibida de la ISEE-3 indica que los catorce instrumentos funcionan. ¡También el magnetómetro! Semejante aguante, después de treinta y seis años vagabundeando por el espacio, es algo que no lo supera ni Rocky Balboa. Asimismo, se ha comprobado que el margen de potencia de la sonda es de 36 vatios, algo que según las especificaciones debería haber sucedido a los cuatro años de funcionamiento. Asombroso.

En segundo lugar, se ha hecho público el acuerdo firmado entre la NASA y Skycorp para las operaciones de recuperación. Son dieciocho páginas que el lector interesado puede leer aquí, y que no tengo la intención de traducir. No es cosa de aburrir. Aun así, resulta interesante hacer un rápido resumen.

Lo que el Nonreimbursable Space Act Agreement (NRSAA) viene a decir es que la NASA da su autorización por etapas y puede retirar esa autorización cuando quiera. De momento, da luz verde para intentar capturar la ISEE-3 con vistas a devolverla al punto de Lagrange L1, donde fue lanzada en un principio; si no lo consiguen, o si se decide cambiar el objetivo, se replantearán su colaboración. Asimismo, la NASA proporcionará ayudará con la información técnica de que disponga, pero es una ayuda limitada: reconoce que parte de la documentación e información sobre la sonda ha sido destruida, y no se molestará en buscar información adicional en sus archivos. Soltar pasta o proporcionar acceso a sus instalaciones queda fuera de consideración.

El artículo ocho me ha resultado especialmente llamativo, aunque está en la línea legalista norteamericana: la NASA declina toda responsabilidad en caso de daño o muertes. Digo yo que será una salvaguardia contra problemas cotidianos como incendios, accidentes de tráfico y cosas así, porque imagino que no considerarán probable que la ISEE-3 se precipite contra el Golden Gate o algo así.

También me ha resultado curioso el hecho de que los artículo 10 y 11, que regula los derechos de copyright y propiedad intelectual, abarca cinco páginas. Sólo les falta regular si George Clooney protagonizará la película. También se especifica que Skycorp tendrá que cumplir las ITAR, unas regulaciones sobre transferencia de tecnología a países terceros. Los acuerdos ITAR fueron creados durante la Guerra Fría para evitar que la URSS adquiriese tecnología civil para uso militar, pero siguen en vigor hoy día. Por lo visto, al gobierno norteamericano le preocupa mucho que los datos, apenas perceptibles, de una sonda con tecnología de hace casi medio siglo acaba en manos de Rusia o Corea del Norte.

En cualquier caso, el acuerdo plasma la aquiescencia, ya que no apoyo, de la NASA. Aunque me queda una duda pendiente. Leí que la agencia espacial había transferido la propiedad de la ISEE-3 al Smithsonian, con la idea de cedérsela para exhibición en caso de que fuese recuperada y traída a la Tierra. Dudo que lleguemos a verla expuesta junto a la cápsula del Apolo XI, pero ¿qué les cuesta enviarles un e-mail? Qué poca cortesía, voto a bríos.



1 Comentario

  1. Posiblemente diga una gran burrada y sea motivo de eliminar todo el comentario que estoy a punto de hacer, pero, como aficionadillo a todo este maravilloso «espacio», y no me errollo más y disparo mi comentario. y duda.
    No sería posible emplear el viento solar para hacer lo mismo que pretendemos hacer con los micropropulsores.
    Me explicaré, imagino que habrá algún tipo de elementos externos que se pueda ordenar para que se muevan, de tal forma que estos elementos sean dispuestos para que hagan de efecto bandera y sea lo suficiente para que el viento solar proporcione ese empuje necesario para corregir su rumbo.
    Por lo que habrá que echar mano de los planos y ver que elementos son suceptibles de:
    1.- Mover
    2.- Tengan una superficie minima útil para este menester
    3.- Qué ángulo debe tener estos elementos para que cumplan este comentido
    4.- Qué momento es propicio, (si lo hay), para ejecutar esta acción.
    5.- Qué control se podría emplear para determinar que ha surtdo efecto
    Vamos, que veo muchas peliculas de ciencia ficcción.
    Ya, me lo dice mi madre, » !!! deja de soñar con marcianos»…., ja, ja.
    La verdad, será por que soy un soñador, o porque me entusiasma todos los logros humanos, pero la verdad me gustaría mucho que pudiran salvarla.
    Ánimo, seguro que alguna idea surgirá de la nada, todo lo que seamos capaces de imaginar, es posible materializar, pues está en nuestra imaginación, luego es posible, sólo hay que dar con ello..

Deja un comentario

Por Arturo Quirantes
Publicado el ⌚ 5 junio, 2014
Categoría(s): ✓ Espacio
Etiqueta(s): ,