Los códigos del Juicio Final

09-Interior-rotor

[Extracto del libro Cuando la Criptografía Falla]

 

… Otro de los clichés de Hollywood trata de la contraseña por excelencia: la que protege al mundo del Apocalipsis nuclear. Los códigos de lanzamiento de misiles nucleares siempre acompañan al presidente norteamericano dondequiera que vaya, algo necesario durante la Guerra Fría, cuando una aniquilación nuclear podía ser tan sólo cuestión de minutos.

 

En 1983, dos películas llevaron al público norteamericano visiones muy diferentes de la disuasión nuclear. Una de ellas, El Día Después, mostraba los efectos de un ataque nuclear contra los Estados Unidos, con un realismo y verosimilitud nunca vistos hasta entonces. Cinco meses antes se estrenó Juegos de Guerra, en la que un adolescente casi provoca una guerra nuclear accidental con su ordenador personal. Ambas películas tuvieron una profunda influencia en su época: la primera inició un intenso debate sobre la disuasión nuclear, y la segunda supuso el punto de arranque de la generación hacker.

 

En Juegos de Guerra, un ordenador de defensa intenta lanzar un ataque preventivo, lo que le exige utilizar su potencia de cálculo para determinar cuál es la clave de lanzamiento de misiles. Los humanos consiguieron detener el ataque por la mínima. Menos suerte tuvieron los humanos en El Día Después, que narra las consecuencias de un intercambio nuclear masivo debidamente autorizado.

 

La necesidad de un código especial para lanzar un ataque nuclear o para detenerlo es una constante en las películas sobre la guerra fría, desde ¿Teléfono Rojo? Volamos hacia Moscú (1964) hasta Marea Roja (1995) y Pánico Nuclear (2002). Durante la Guerra Fría, tanto Estados Unidos como la Unión Soviética tenían el mismo problema de control, a saber, asegurarse de que un arma nuclear sea utilizada cuando lo determine la autoridad correspondiente (control positivo), y evitar su uso en casos no autorizados (control negativo).

 

Este último caso es especialmente preocupante. Un país armado con bombas nucleares puede entrar en una fase de inestabilidad, como sucedió en la China de Tiananmen, la Unión Soviética tras su caída o el Pakistán de nuestros días. Durante la revuelta de los generales contra De Gaulle en 1960, el gobierno francés tuvo que ordenar la detonación de un arma nuclear en Argelia para evitar que cayese en manos de los militares sublevados.

 

Más allá de las tramas sobre generales rebeldes y vengativos, lo cierto es que Estados Unidos tenía desplegadas centenares de armas nucleares en otros países, algunos de los cuales no eran muy fiables. Por ese y otros motivos, en junio de 1962 el presidente Kennedy firmó la orden NSAM-160, que ordenaba la instalación de los llamados Enlaces de Acción Permisivos (PAL, Permissive Action Links) en todas las armas nucleares norteamericanas.

 

Incluso en nuestros días, ignoramos cómo son los PAL en detalle. Se sabe que incluían dispositivos electromecánicos, combinados con sistemas criptográficos, y estaban diseñados de tal forma que la bomba no podría efectuar una explosión nuclear deliberada sin los códigos correspondientes. Otro conjunto de mecanismos adicionales evitaría una detonación accidental.

 

Los PAL tardaron en instalarse en todas las armas nucleares. Primero hubo que vencer la resistencia de los militares, y luego hubo que instalarlas en millares de bombas de todo tipo, desde misiles intercontinentales a piezas de artillería táctica. En 1974, durante el enfrentamiento entre Grecia y Turquía por el control de Chipre, EEUU comprobó que las armas nucleares tácticas estacionadas en aquellos países no tenían salvaguardias ni códigos de bloqueo.

 

Al menos, los misiles ICBM, pieza clave del sistema de disuasión, estaban a salvo. Mientras Juegos de Guerra entretenía a millones de norteamericanos y El Día Después les aterraba, Estados Unidos tenía 2.100 armas nucleares a bordo de un millar de misiles balísticos intercontinentales, con una potencia explosiva combinada setenta mil veces superior a la bomba de Hiroshima. Todos y cada uno de esos mil misiles tenían exactamente el mismo código de ocho dígitos. Un código que no fue cambiado en veinte años. El escritor Bruce Blair, que estuvo destinado en un silo de misiles Minuteman durante los años setenta, reveló en 2004 el código del armagedón nuclear.

 

El código era 00000000

 

Se lo voy a repetir, por si no lo ha leído bien. Durante los momentos álgidos de la Guerra Fría, el código que hubiera lanzado setenta mil Hiroshimas contra la Unión Soviética era 00000000. En 2004, Blair le comunicó este hecho a Robert McNamara, quien fuera Secretario de Defensa durante los años sesenta. Su respuesta textual fue “Estoy asombrado, absolutamente asombrado y furioso. ¿Quién diablos autorizó eso?” Nadie sabe quién ordenó el uso de ese código.

 

Pero incluso tan estúpida elección de contraseñas palidece frente a la respuesta soviética. Uno de los problemas que las fuerzas de misiles estratégicos tenían que resolver era el siguiente: ¿qué hacer si llega una orden de lanzamiento pero por algún motivo la caja fuerte que contiene los códigos no se puede abrir? La solución adoptada fue de lo más rusa: usar un mazo para reventar la caja. En 1980, un grupo de oficiales en visita de inspección se mostraron muy críticos con el método, pero sorprendentemente el Estado Mayor soviético respaldó tan curiosa táctica. Queda la duda de hasta qué punto la “técnica del mazo” hubiera podido proteger a la URSS frente a un general revanchista o aburrido que un día decidiese acabar de raíz con el capitalismo. Afortunadamente seguimos vivos, así que en cierto modo la estrategia tuvo éxito…

 



6 Comentarios

  1. Esta claro que la realidad es más kafkiana (o Berlanganiana, no lo tengo muy claro todavia) que la ficción.
    Si una pelicula salen con estas del 00000000, las carcajadas rompen el cine. Calificarian la pelicula de la serie Z.

    Si ya chirria un poco la mania que tienen de “descubirir” las claves númericas digito a digito, ilógica pero resultona para activar el supense con el montaje adecuado, si resulta que son ceros adios suspense y hola al pitorreo.

    Esta claro que hay peliculas que no pueden imitar a la realidad, no porque esta sea más cruel sino porque es más irreal.

  2. Estaba a punto de comentar lo aterrador del artículo y a pedir fuentes, cuando he visto que hay un enlace al libro. Supongo que será una estrategia publicitaria el que aparezca el fragmento aquí. Si es así, no sólo me parece estupendo, sino que funciona: Debo comprar ese libro. Estas navidades cae, y creo que se lo regalaré a otras cuantas personas…

  3. Hola. Dices que “Durante la revuelta de los generales contra De Gaulle en 1960, el gobierno francés tuvo que ordenar la detonación de un arma nuclear en Argelia […]”. Es la primera noticia que tengo de eso, ¿podrías ampliar info y/o suministrar fuentes/referencias?. Por favor. Un saludo.

  4. Si lo pensamos un poco vemos que todo esto es perfectamente logico…dentro de la labor de una administración. Si para Goya “El sueño de la razón produce monstruos” este es un caso donde el “El funcionamiento de la burocracia engendra aberraciones”

    Se decide instalar el código de bloqueo. Se encargan los aparatitos, dispositivos, lineas de programa, etc. Como hay muchos tipos de vectores se encargan a diversos fabricantes. Estos, por seguridad, no meten clave alguna y dejan un valor por defecto (como sucede en videos, tdt y televisiones para cambiar algunos parámetros) , el 00000000. Se instalan los dispositivos, uno a uno a lo largo del tiempo, aprovenchando labores de mantenimiento o revisiones para no entorpecer la operatividad del “vector”. Es un labor lenta, tediosa. Encima esta el mosqueo de militar de guardia que no puede decidir cuando usar su “juguete” y fulanito que todavia no tiene instalado el control si lo puede hacer. Entonces se le calma o convence asegurandole que “Todos” se bloquearian a la misma vez. Y, como diria Sam, pasa el tiempo, los incidentes son más escasos, la guerra fria se desvanece poco a poco, cambian los jefes, la urgencia (y por tanto los presupuestos para completar la labor y establecer una politica de claves) se transforma en un suave paseo y ahi se queda la clave por defecto.

    Espero que ya lo hayan cambiado. No sea que la misma empresa que fabrico estos aparatitos sea la que diseño el control parental del DVD y si se me ocurre cambiarlo poniendo 00000000 lance un misil por equivocación.

    1. La clave secreta de ceros es muy inteligente. A mi tambien se me olvidan las contraseñas y pongo la misma para todo, como casi todos. Si te están atacando y te olvidas de la clave, al fin y al cabo, estas muerto… Y por otra parte.. quien la va a adivinar…? Lo preocupante es que se filtrase!!

Deja un comentario

Por Arturo Quirantes
Publicado el ⌚ 9 diciembre, 2013
Categoría(s): ✓ Criptohistoria
Etiqueta(s): ,