¿Quieres escribir (y publicar) un libro electrónico?

Por Arturo Quirantes, el 25 diciembre, 2012. Categoría(s): Asuntos internos ✎ 19

A10 Epílogo

Hace algunos días terminé con éxito la odisea de escribir un libro electrónico. La criatura se llama Cuando la criptografía falla, está en la tienda de Amazon y espero que lo compréis todos a granel. Con ello, he cumplido una de esas tres cosas que los listillos dicen que todo hombre debe conseguir. También tengo el reglamentario hijo, y en cuanto a lo de plantar un árbol, a ver si me convalidan uno de mis niños.

Una de las cosas que me he dado cuenta es lo fácil que resulta convertirte en tu propio editor de libros electrónicos. Eso va a resultarnos especialmente útil en Naukas, donde sospecho que la mitad de los colaboradores están escribiendo su libro (algunos ya lo han publicado y todo). Así que pensé: ¿y si aprovecho el esfuerzo que ya he hecho y lo comparto? Y ni corto ni perezoso, mi vocación de servicio público se ha impuesto de nuevo. Señoras, señores: he aquí mi guía sobre cómo escribir y publicar un libro electrónico.

 

Comencemos por lo básico: escribir el libro. Básicamente consiste en tener una idea, desarrollarla, escribirla en formato Word (por ejemplo) y listo. No te voy a decir cómo hacerlo, ni a darle técnicas de escritura, que en esto cada maestrillo tiene su librillo.

Ahora viene la parte difícil, la de publicar. Hasta ahora, el escritor tenía que deambular de una editorial a otra, rogando por que le hiciesen caso. Las editoriales son las que mueven millones, ponen los libros en las estanterías y convierten a un escritor en estrella; o al menos, esa es la imagen que proyectan. El resultado es que, aunque la editorial vive del trabajo ajeno, son los creadores los que toman la posición de suplicantes. Cuando una editorial tiene a bien rebajarse a hacerte caso, acabarás con un contrato por el cual puedes, con suerte, recibir el 8% del precio de venta del libro. Ahora, siéntate a esperar a que te paguen, y reza por que la editorial no te time, o entre en concurso de acreedores, que de todo hay; o puede que te gastes el dinero del anticipo, las ventas no cumplan las expectativas y acabes debiendo dinero al editor. Incluso en el mejor de los casos, dependerá de que alguien haga los números y decida qué va a cobrar y cuándo.

Pero el libro electrónico está cambiando todo el panorama. En lo que sigue, voy a hablar de la plataforma Amazon, que es la que conozco. Esta empresa está vendiendo montones de lectores de libros prácticamente al coste, con el objetivo de crear una base amplia de clientes que compren sus libros electrónicos. Es, por tanto, interesante para ellos contar con un amplio catálogo. Han digitalizado montones de libros en dominio público, y para captar material han montado un programa para que cualquiera pueda publicar con ellos.

En realidad, Amazon viene a actuar más como librero que como editorial. El escritor es quien hace todo el trabajo: decide qué escribe, qué precio le pone al libro, qué portada tendrá, corrige las pruebas, lo hace prácticamente todo. Amazon revisa el libro (sospecho que para asegurarse de que no le estén colando un libro de otro autor) y lo pone en su catálogo. Y aquí viene lo mejor del asunto: el reparto económico es de 30% para Amazon y 70% para el escritor. ¿Se da cuenta? Un setenta por ciento. Gana uno más con un libro electrónico que con diez libros en papel. De ese modo, el escritor puede poner un precio más bajo, ganar bastante más que con un libro de papel, Amazon se lleva su parte y todos contentos. Por supuesto, no van a hacerte promoción de tu libro, pero sospecho que, a menos que seas un Pérez Reverte, la editorial tradicional no va a hacer mucho más que poner los libros en las estanterías e incluirte en el catálogo.

El programa de Amazon para escritores se llama KDP (Kindle Direct Publishing). Para acceder a él, lo primero que tienes que hacer es crearte una cuenta. Correo electrónico, contraseña, nombre. Cuando entres en su cuenta, tendrás que rellenar algunos datos adicionales, como dirección y número de cuenta (para el pago de tus royalties). Por lo general, podrás cobrar cuando sus derechos superen la cantidad de diez euros. Puedes elegir entre cheque o transferencia a cuenta corriente. Pero no vendamos la piel del oso tan pronto.

Vamos al libro en sí. En KDP tienen un montón de información al respecto, cubriendo prácticamente todas las dudas; es evidente que quieren animarte a escribir. Aunque te recomiendo que te lo leas todo, creo que lo que buscas aquí es experiencia de usuario, así que eso es lo que te voy a proporcionar. En primer lugar, el libro en sí. Aunque se aceptan diversos formatos (Word, mobi, ePub, txt, pdf), yo he encontrado particularmente cómodo el formato html. Lo que hice fue escribir el libro en Word y luego guardarlo en el formato llamado “página web, filtrada.”`No me preguntes qué diferencia hay entre una página filtrada y una sin filtrar, porque no tengo ni idea.

Hay algo que tienes que tener muy en cuenta: el formato del libro final será muy distinto a su original. Cosas como números de página, tamaño de fuente o márgenes no se respetarán en la conversión a mobi (el formato que usan los libros de los ebooks de Amazon). En cierto modo, sí importa el tamaño de fuente, pero no el absoluto sino el relativo. Por ejemplo, si usas un tamaño mayor para el título del capítulo que para el contenido, ese mayor tamaño se reflejará también en el formato final. Sí respeta estilos como sangría, negrilla o cursiva. Y antes de que me preguntes, sí, hay opciones para Mac, pero no voy a hablar de ellas porque no las conozco. En cuanto a OpenOffice, tampoco lo he usado.

Después, vienen las imágenes. He visto libros electrónicos con imágenes en el interior, pero hay que tener cuidado, porque no siempre aparecen donde deberían. Una página en Word (por ejemplo) es mucho más grande que lo que aparece en la pantalla del Kindle, así que puede que la imagen se desplace arriba o abajo. Nuevamente, mi experiencia en este punto es cero, así que te animo a que hagas pruebas. Por lo que valga, mi último libro no tiene ni una imagen. Ten en cuenta que el libro electrónico es un formato pequeño, así que las ilustraciones lucirán algo menos que en uno de papel.

En cualquier caso, los formatos admitidos son JPG y TIFF. Aunque no utilices ilustraciones en el interior, sí es conveniente diseñar una portada atractiva. Tampoco es necesario echar el resto aquí, limítate a hacer algo agradable que la gente quiera ver. Si lo haces en color, recuerda que muchos ebooks solamente trabajan el blanco y negro. Las dimensiones son variables, pero se recomienda la de 1560 píxeles de ancho y 2500 de alto; puede utilizar otras, pero recuerde mantener una proporción ancho: alto de 1:1.6

El siguiente paso es una Tabla de Contenido Activa, una especie de índice para el libro. Hay indicaciones sobre cómo crearla en Word, pero la verdad, he encontrado más fácil hacérmela yo mismo mediante la simple opción de insertar marcadores. Con los marcadores se pueden también enlazar hipervínculos de Internet, de forma que haciendo clic en la referencia adecuada el lector de libros te lleva directamente a la dirección web que quieras. Lo he usado yo un montón, y es una gran ventaja respecto a los libros tradicionales en papel.

Otro “truco” que puedes aprovechar es que el lector de libros de Amazon puede descargarse el 10% de su libro y leerlo por el morro. Como lector me parece una idea excelente, porque así puedo decidir si el libro me va a gustar, y si no cumple mis expectativas, borro ese 10% y listo. Como autor, aprovecha esa oportunidad para enganchar al lector. No me refiero, por supuesto, a intentar timarle con un 10% interesante y un 90% aburrido y de relleno. Se trata de convencer al lector de que ese libro le interesa. Sé especialmente creativo, atento, mime al lector. Pero no olvides que obtener un cliente satisfecho (que luego recomiende el libro) dependerá del 100%

Muy bien, ya has escrito el libro, ahora compruébalo de cabo a rabo. Haz una copia en papel y léelo palabra por palabra. Corrige. Pásaselo a amigos o familiares. Corrige. Pásale el corrector ortográfico y de gramática. Corrige. Te vas a hartar de corregir, y al final acabarás encontrando más errores. Es inevitable que haya fallos, pero con un concienzudo proceso de corrección, al menos los fallos podrán ser contenidos en un número aceptable.

Ahora que todo está en orden (o al menos, eso parece), el siguiente paso lógico es poner el libro en Amazon. Pero eso NO debes hacerlo todavía. El motivo es que tú, además de escribir el libro, eres tu propio editor, y debes salvaguardar sus derechos. Así que ahora ponte el gorro de editor y preparate. No te asustes, ahora es más fácil que nunca y los trámites se pueden hacer sin gran engorro.

Lo primero es obtener el número ISBN. Estrictamente hablando, no es necesario para publicar un libro, y no insistiré en ello. En la actualidad, el ISBN está gestionado de forma privada por la Federación de Gremios de Editores de España (aunque sobre el papel el Estado retenga la titularidad). Así que toca pasarse por la web agenciaisbn.es y rellenar una solicitud para autor/editor. El proceso es sencillo: mete usted los datos, paga 45 euros, y en un par de días le envían su número ISBN por e-mail.

Siguiente paso: el depósito legal. Imprescindible, porque es un paso exigido por la ley. Ve a su oficina de depósito legal y pide darte de alta en el sistema. A continuación, solicita un número de depósito legal. Es gratuito, y te lo darán enseguida. Cuando tengas el número de depósito legal y el de ISBN, ponlo en tu libro electrónico. El mejor sitio es la primera página, justo después de la portada (no incluya la portada, por cierto, porque se sube aparte). Por ejemplo, esta es la información de mi libro:

 

CUANDO LA CRIPTOGRAFÍA FALLA

© Arturo Quirantes Sierra 2012

ISBN: 978-84-616-2319-8978-84-616-2319-8

Depósito legal: GR-3452-2012

El libro ya está oficialmente listo y en orden: toca convertir a formato mobi, que es el que usan los Kindle.  Lo mejor es bajarse algún programa para hacer la conversión de formatos. Yo te recomiendo Calibre, gratuito y muy completo. También se puede descargar un emulador de Kindle para su ordenador en esta página. Esto último es especialmente importante, ya que te permitirá saber si el libro se ha formateado bien; que una cosa es lo que se ve en Word o html, y otra lo que aparecerá en la versión mobi definitiva. Si tienes usted también acceso a un Kindle, una tablet, un móvil… instala la aplicación Kindle en todos y pruébalos en todos. Todo sea por comprobar que su obra ha quedado bien.

Se acerca el momento de poner el libro en las estanterías digitales de Amazon. Pero todavía no. Antes debes volver a la oficina del depósito legal para depositar tu obra. Deberás usted llevar cuatro copias de su libro electrónico, cada una en un CD. No olvides ponerles una carátula clara donde aparezca el título del libro, el nombre del autor, el ISBN y número del depósito legal.

Y ahora es cuando podrás, por fin, subir su libro a Amazon. Para ello, debes entrar en su cuenta, ir a la sección Biblioteca y adherir un nuevo título. Pasarás a una página donde deberá ir rellenando casillas. Primero, lo básico: nombre del libro, idioma, ISBN, derechos de publicación (supondremos que tú eres es el autor, y por tanto tienes todos los derechos). Después, sube el libro y su portada.

Lo siguiente será decidir cuánto va a ganar. Aquí está una de las particularidades más interesantes del sistema: el precio del libro lo pones tú. No le daré indicaciones ni sugerencias, porque evaluar la propia obra es tarea del autor. Si el precio de tu libro va a estar comprendido entre 2,60 y 9,70 euros, podrás optar al 70% de royalties; en otro caso, tu porcentaje bajará al 35%.

Puedes incluso decidir en qué países se va a vender el libro. Si decides que el mundo es tu patio, la opción “derechos en todo el mundo” es la que te conviene. A continuación, decide el precio. En Amazon.com y sus filiales de algunos países, habrá de poner el precio en dólares USA; en los demás, euros, gracias.  Y listo, pulsa aceptar. Si luego quiere cambiar los datos podrá hacerlo sin problemas.

A partir de ese momento, Amazon tiene hasta 48 horas para revisar su libro (para el mío no tardaron más de doce). Cuando acabe el proceso, el libro pasará de estar “en revisión” a “en línea y disponible para la compra.” Como opción adicional, hay un programa llamado KDP Select, por el que puede ganar algo más a cambio de participar en un programa de préstamo de libros. No sé cómo funciona en la práctica y nunca lo he usado, así que no hablaré de él.

Mientras esperas que los millones de lectores se materialicen, hay un último trámite que realizar. Vuelve al lugar donde depositaste el libro y regístralo. En efecto, son dos cosas distintas, una cosa es el depósito legal y otra el registro de la propiedad intelectual. Creo que tampoco es un paso estrictamente obligatorio, pero hazme caso y no te lo saltes. Te costará unos doce euros, pero es dinero bien gastado por si en el futuro tienes problemas de plagio. Mejor prevenir que curar.

Lo curioso es que, a estas alturas, no hay registros digitales oficiales. En la actualidad, estoy en pleitos con la empresa ESINE, a la que acuso de violar mi propiedad intelectual copiando varios Informes que escribí en Internet a finales de los noventa. Recuerdo que el juez me preguntó por qué no había registrado mis escritos. No sé si lo sabrá, pero resulta que entonces no había registros para material digital. Quince años después, sorpresa, sigue sin haberlo. Si quiere usted registrar un libro, tiene que llevar una copia escrita.  Pero mi libro es electrónico, le dije a la chica de la oficina. ¿Sabes lo que me dijo? Que tenía que imprimirlo en papel, encuadernarlo en canutillo y llevarle una copia. Ridículo, pero eso es lo que hay, así que hágalo.

Y por fin, el último paso: smile all the way to the bank. En la sección Informes de su cuenta KDP podrás ver cuántas copias se han vendido de su libro, en qué dominios (Reino Unido, Japón, España, Amazon.com, etc) y cuánto vas a ganar con ello. Todo bien desgranado, para que no haya dudas. Espero que te sea muy rentable, amigo. Pero recuerda que el pago de impuestos corre por tu cuenta. Si se te, ejem, olvida tributar por su nuevo libro, procura que la Agencia Tributaria no se entere.

Y poco más puedo decirte. Disfruta (si no, no vale la pena), dale publicidad a su libro, y espero que la experiencia de convertirte en tu propio editor te haya sido propicia. Y encima, ganarás dinero. Yo tengo la saca a punto. Y recuerda: el mejor libro electrónico jamás escrito le está esperando. No desaproveches la oportunidad, será un regalo inolvidable. Sí, de acuerdo, no tengo abuela, qué le vamos a hacer.

Felices fiestas a todos y mis mejores deseos para un 2013 sin crisis.

[ACTUALIZACIÓN 29/5/2019. Ha llovido mucho desde que escribí esta entrada. Desde entonces he escrito más libros… incluido un libro sobre cómo escribir libros electrónicos. Lo tenéis aquí. No sé si será el mejor libro en Amazon, pero el que tiene mejor título lo mismo sí que sí]



19 Comentarios

  1. Quiero romper una lanza a favor de las editoriales y de los editores “tradicionales”.

    “la editorial tradicional no va a hacer mucho más que poner los libros en las estanterías e incluirte en el catálogo”.

    Amigo mío, incluirte en el catálogo de según qué editoriales es garantía de calidad para muchos lectores, entre los que me incluyo. Un libro publicado por (y por lo tanto incluido en el catálogo de) Alianza, Anagrama, Acantilado, Atalanta, Turner, Globalrythm… ha pasado por numerosos filtros y criterios fiables antes de su publicación.
    En cambio un libro publicado por la simple voluntad de su autor… Uf, no me quiero imaginar lo difícil que debe ser encontrar algo que merezca la pena entre tanta oferta autocomplaciente. Otra cosa es que uno conozca al autor de antemano, claro está.

    Enhorabuena por el libro

  2. Muchas gracias por compartir tu experiencia. Una duda: no es mucho auto restringiese publicar ebook y encima solo en un formato, mobi, propio solo de un sistema particular como kindle? Sería posible publicar también en epub? Donde se podría luego vender de manera análoga a la que cuentas con Amazon? Y, si quisieras aprovechar y ofrecer la posibilidad de venderlo en papel? Amazon permite algo así? Se podría usar un sistema de esos de print-on-demand? Gracias!

  3. Jesús…que trajín XD
    Enhorabuena por tu trabajo y gracias por el artículo
    Por otra parte, lo bueno que le veo a amazon es que por lo visto vende los libros también en formato tradicional, que sé que igual quedo un poco pija, pero pongamos que me gusta el formato libro tradicional, porque no tenga libro electrónico, porque me guste como huelen… lo que sea… Amazon también vende libros así.
    Un saludo!

  4. Una pregunta: el trámite de depositar el libro y registrar la propiedad intelectual, no se puede hacer a la vez? No le veo mucha lógica hacer los dos pasos por separado, a no ser que sea obligatorio tener publicada la obra.

  5. Publicarlo no es tan facil, el problema viene cuado quieres promocionarlo. Yo he encontrado alguna web donde me lo han promocionado (de forma gratuíta). Os dejo una web: Libros que está muy bien y me lo pusieron. Un saludo!

  6. Bien Arturo. La publicación tiene ya varios años pero me parece que aún se puede aplicar en hoy día. Tampoco ha pasado tanto tiempo. También decir que en mi página (aquí puedes ir, por si la quieres ver) hablo sobre las tablets, que aunque tal vez no es el dispositivo ideal para leer libros hay mucha gente que las compra en vez de ir a por el libro electrónico más que nada porque no leen demasiado (ojos) y quieren tener un dispositivo multiusos.

  7. He encontrado el artículo muy útil y muy claro, gracias. Las ventajas de publicar con Amazon son indudables, sin embargo también entras a competir en un marketplace muy saturado y con una comparativa rápida de precios que en ocasiones puede perjudicar. A nivel de dispositivo, en mi opinión las tablets de 7-8 pulgadas están desplazando los ereaders clásicos (más información en esta página) por su usabilidad en otros ámbitos y porque permiten usar varios programas de lectura, con lo que el usuario puede elegir el que más se amolde a sus intereses.

  8. Muchas gracias por la información Arturo, realmente me ha sido muy útil ya que hace tiempo que estaba considerando sacar un libro electrónico relacionado con el tema de los dispositivos móviles como tablets, fablets y demás. Me empezó a entrar el gusanillo al empezar a redactar mi blog sobre tecnología (que por cierto, si te interesa puedes ver en esta web.) Actualmente las ventajas que ofrece internet son algo absolutamente increíble y parece que no hay límite sobre quien puede publicar y quien no. De nuevo gracias por la aportación que aunque sea de una fecha más antigua parece que no pasa de moda. Saludos

  9. Buenas profesor. Hace dos años leí su Blog ¿Quieres escribir y publicar unh libro electronico?. Sinceramente me fué de gran ayuda. Actualmente deseo crear una pagina web o un blog pero tengo poco conocimiento en esta materia, y en Venezuela no se consigue profesionales en esta area que le ayuden a uno a diseñar esta pagina web o blog. Podria usted sugerirme algo o recomendarme a un profesional a quien pueda yo contactar para este servicio.?

  10. Gracias por la información, Arturo. Publicar un libro electrónico a través de Amazon tiene muchas ventajas, empezando por que los precios son más asequibles, no tienes que complicarte la vida buscando editorial y, sobre todo, te llevas un mayor porcentaje de beneficios que si publicas con un intermediario. Por otro lado, leer a través de un Kindle o de una tablet es enormemente cómodo y las pantallas han mejorado mucho, con lo que prefiero este formato al papel.
    Saludos.

  11. Yo tengo varios libros amateurs publicados en Amazon y la verdad es que me hizo mucha ilusión cuando empezaron a comprármelos gente que no conocía de nada. Pero también es verdad que yo prefiero los libros de papel, se ven mucho mejor que los electrónicos sobre esas tablets baratas con poca resolución en las que te dejas la vista. Yo por ahora soy más de escribir un libro sobre el papel de toda la vida.

Deja un comentario