Cuestión de tiempo II

Día de la marmota

Disculpadme por haberos hecho esperar, pero es que he tenido un problemilla con la patrulla temporal.  Eso de viajar a más de una hora por hora está prohibido desde que el Código Penal fue cambiado en el año 2045, así que me han quitado la máquina del tiempo, los puntos del carné, y encima debo hacer servicios comunitarios.  Me han dicho que escribir en FdP me lo convalidan, así que sigamos con el tema.

Una de las soluciones a las paradojas del tiempo consiste, simplemente, en controlar los viajes temporales, bien regulándolos, bien limitándololos a ciertas personas o entidades supuestamente responsables y de confianza.  En la novela El Fin de la Eternidad, del impagable Isaac Asimov, una organización controla los viajes en el tiempo.  Solamente ellos están autorizados para entrar y salir de las diversas épocas, y con fines muy concretos: evitar guerras, prevenir sociedades esclavistas, e incluso servir de centro de comercio entre los diversos siglos.  Ya en la pantalla pequeña, Doctor Who trata de los viajes que hace el Doctor en la Tardis, su máquina del tiempo particular.  Otra serie, llamada El Túnel del Tiempo, mostraba en 1967 cómo un conjunto de científicos viajaba en secreto a diversas épocas; en su primer viaje, acaban a bordo del Titanic.  Más recientemente, la serie británica Primeval (traducida como Mundo Primitivo y como Invasión Jurásica) muestra los esfuerzos de un puñado de científicos por controlar grietas espaciales a las que llaman “anomalías”, y que aparecen de forma incontrolada para conectar el presente con el pasado remoto.  No sólo tienen que impedir el conocimiento de las anomalías por parte del público, sino que han de controlar a cualquier criatura que cruce la anomalía … pero sin matarla, porque ello podría alterar el presente.

Volvamos a la pantalla grande.  Si Arnold Schwarzenegger se pasea entre futuro y presente en Terminator, Jean-Claude van Damme hace de patrullero en Timecop, Policía en el Tiempo (1994).  Van Damme pertenece a la Comisión de Control del Tiempo, encargada de monopolizar e impedir los viajes en el tiempo.  La CCT fue creada tras detectarse un envío de oro extraño, traído desde la Guerra Civil Americana al presente.  Como prueba, un agente de inteligencia se refiere a la prueba del carbono-14.  Imaginamos, por supuesto, que se referirá a los cajones de madera que guardaban el oro.  Sin embargo, lo único que el carbono-14 mostraría es que los cajones eran nuevos, ya que al viajar en la máquina del tiempo no envejecerían [En la IMDB, aparece como “error deliberado,” pero yo lo que pienso es que los errores no son deliberados, metieron la pata y punto].  A pesar de ello, un comité del Congreso funda la CCT, y uno de los congresistas se convierte en su jefe.

Por desgracia, se trata de un político arribista y sin escrúpulos (¡oh, sorpresa!), y se dedica a enviar a sus esbirros al pasado para enriquecerse.  Un embarque de oro aquí, unas acciones durante el crac del 29 por allá.  En un momento dado, sin embargo, el político decide visitarse a sí mismo para enmendar un error.  Corregido dicho error, el político se convierte en un hombre rico y poderoso, con la Casa Blanca como su próximo destino.  Van Damme, que lo sabe, intenta detenerle, pero es el único que sabe lo que está pasando.  Para liarlo más, la esposa de van Damme murió años antes, y ahora resulta que ella también está metida en el jaleo.  El resultado: mamporros a tituplén, paradojas temporales por doquier, y  múltiples violaciones de la causalidad.

Aquí tenemos un problema de los cambios temporales, tal y como nos los venden los cineastas.  Se supone que el protagonista viaja al pasado, y produce una cadena de acontecimientos que conducen a un futuro paralelo.  Puede que todo haya cambiado … pero ellos siguen tal cual, con los recuerdos de antes.  Van Damme se desespera porque cada vez que el político vuelve al presente se vuelve más poderoso, y no puede hacer nada por evitarlo.  Pero ningún cambio parece afectarle a él personalmente.  En Regreso al Futuro II, Marty McFly descubre que su padre ha muerto, su madre se ha casado con el malo y la ciudad ha cambiado, pero él mismo sigue ahí, con sus recuerdos del futuro antes de que cambiara.  Y en Terminator, el humano enviado al pasado para salvar a Sarah Connor tiene sus recuerdos intactos, a pesar de que si tiene éxito y la salva el futuro cambiará y él mismo bien pudiera no existir en dicho futuro.

Parece como si hubiese una regla no escrita, según la cual el personaje principal está de algún modo blindado contra cualquier cambio en la historia, y conserva sus recuerdos anteriores pase lo que pase con el resto del universo. Algo de eso pasaba en la novela de Asimov que he comentado antes.  Me pregunto hasta dónde habrá llegado la influencia del Buen Doctor en este asunto.

Dejemos a Jean-Claude pegando patadas multitemporales, y vámomos de safari.  ¿Qué tal irnos al pasado a matar dinosaurios?  Ese es el argumento de El Sonido del Trueno (2005), una película basada en un cuento corto de Ray Bradbury.  En el año 2055, los animales han desaparecido.  Una empresa, creadora de una máquina del tiempo, presta servicios de safaris temporales.  Por una nada módica cuota, el cazador puede viajar al pasado y probar puntería con un  tiranosaurio.  Para evitar cambios en la historia, se escoge cuidadosamente al T-rex, al que de todos modos le quedaba un bollicao, ya que iba a caer en un pantano, y después sería sepultado por una erupción volcánica; un férreo control gubernamental impide cualquier uso no autorizado.   Por desgracia, a pesar de todas las precauciones, algo salió mal en la última cacería.  Uno de los expedicionarios pisó una mariposa, los dispositivos de seguridad no funcionaron, y eso provocó una serie de cambios catastróficos que obligan a protagonistas a esforzarse por volver a dejar las cosas como estaban.

Personalmente, sigo sin entender cómo pueden matar al mismo bicho una y otra vez,  y por qué todos los grupos de cazadores del tiempo no acaban apelotonados todos en el mismo sitio,. Cuando lo comprobé en la Internet Movie Database, leo que, si bien los cineastas reconocieron ese problema, “eso haría inviable el concepto de vacaciones en el tiempo, por lo tanto la decisión de los cineastas de descartar este elemento lógico es crucial a la coherencia del film” O dicho en román paladino: no dejemos que la lógica nos estropee una buena película.  Po fale, tramposos.

Esfera (1998) nos ofrece una interesante variante.  Basada en una novela de Michael Crichton, y con un reparto impresionante, narra el descubrimiento de una nave espacial alienígena en el fondo del mar.  Pero resulta que la nave no es de otro planeta, sino que fue lanzada por los terrestres en el futuro.  Aparentemente, atravesó un agujero negro y volvió al siglo XVIII, donde esperó tres siglos a ser descubierta.  No parece haber paradojas, pero están esperando al espectador.

Uno de los protagonistas, del equipo de exploración, al ver el cuaderno de bitácora, se extrañó de que la grabación en la que se muestra la caída de la nave al agujero negro estuviese rotulada como “acontecimiento desconocido.”  Su razonamiento lógico es: si en el futuro no saben lo que es ese acontecimiento, es porque el equipo de exploración no les ha contado nada.  ¿Y por qué no contarán nada?  La conclusión del sabiondo es: porque vamos a morir todos aquí abajo.  No les diré si su razonamiento lógico se cumple, de modo que tendrán que ver la película, cosa que por otro lado yo les recomiendo.

Una de las mejores películas sobre las paradojas temporales que he visto es Paycheck (2003). En esta película, ya no tenemos entidades gubernamentales que custodian de forma responsable los viajes en el tiempo.  Aparecen aquí algunas ideas más prácticas, como ¿por qué no usarla para predecir el futuro?  Podríamos comprar acciones que sabemos que van a subir, apoyar a candidatos presidenciales que van a ganar, luchar contra enemigos antes de que nos ataquen.  Las posibilidades son enormes, y al mismo tiempo aterradoras.

El argumento es el siguiente.  Un técnico ayuda a construir un visor temporal, que permite ver el futuro en una pantalla.  Al término de su trabajo, se le borra la memoria por motivos de seguridad.  Pero, al ir a cobrar, descubre que él mismo ha renunciado a su salario, y se deja a sí mismo un conjunto de pistas que ha de resolver para averiguar qué ha pasado.  Tras descifrar las pistas, descubre que ver el futuro es tan peligroso como cambiarlo.  Al saber qué va a pasar, o siquiera al hacer creer a los demas que sabes lo que va a pasar, pueden ponerse en marcha profecías autocumplidas.  Es decir, algo sucede porque tú dices que va a suceder.  Si yo me voy al metro en hora punta y grito “!vamos a morir!”, la gente puede creerme, dejarse llevar por el pánico, y provocar una estampida en la que morirá gente.

Eso descubren los protagonistas de Paycheck.  Antes de que le borrasen la memoria, el técnico se dejó a sí mismo recortes de periódicos futuros que él mismo vio, y descubre que la mera existencia del visor temporal es lo peor que puede suceder. El mercado de valores se desploma, y la empresa creadora del visor se convierte en la más poderosa del mundo.  Lógico, ya que es la única que sabe lo que valdrán las acciones de las empresas.  Basta con que digan que IBM va a hundirse mañana para que los demás, asustados, pongan sus acciones en venta, provocando la caída del gigante azul.  Profecías autocumplidas. El protagonista lo entiende por fin:

Dios mío, este es el futuro.  La máquina prevé una guerra, y la emprendemos para evitarla.  Prevé una epidemia, reunimos a todos los enfermos, y creamos una epidemia. Cualquier futuro que prevea, lo hacemos posible. Le entregamos el control de nuestra vida por completo. Es lo que yo he hecho.  Ver el futuro nos destruirá.

La única solución será destruir el visor del tiempo.  Lo que, a su vez, provoca sus paradojas.  Se supone que el técnico usó el visor para dejarse pistas a sí mismo, permitiendo que su yo futuro destruya el visor. Pero si lo consigue, el visor nunca existirá, y entonces ¿de dónden han salido todas las pistas, y el boleto premiado?  Es un extraño reset temporal a una realidad alternativa, salvo por un detalle: se había dejado a sí mismo un boleto de lotería premiado.  No es tonto, el muchacho.

Para tontos, hay alguien que no tiene ni un pelo: el señor Spock.  En Star Trek IV (1986), una extraña nave paraliza los sistemas electrónicos de la Tierra, cambia su clima y pone a la Federación contra las cuerdas.  El señor Spock deduce que eso se debe al mensaje que la nave está enviando a las ballenas.  El problema es que ya no existen las ballenas.  La solución lógica: ir al pasado a por ellas. La gravedad del problema les hace despreocuparse de los problemas derivados de las paradojas temporales.  Extraño, puesto que, en un episodio de la serie original, tuvieron mucho cuidado de no dejar huellas cuando viajaron por error al pasado.

Claro que, ahora que recuerdo, montaron un buen estropicio: se cargaron un caza y secuestraron a su piloto, bajaron a una base militar a robar fotos, se enfrentaron a varios soldados y sólo les faltó dejar sus tricorders de recuerdo.  Visto lo visto, no me extraña que en Star Trek IV se dediquen a viajar al pasado como turistas maleducados que pintan graffitis en el Partenón. Entre otras cosas, se dedican a dejarse ver  con trajes extraños por San Francisco, muestran una nave klingon a un ballenero ruso, vuelven del pasado con una pasajera, salvan a un moribundo y dejan antecedentes policiales del señor Chejov, quien en plena guerra fría se planta con su acento ruso en un portaaviones nuclear americano (!que se llama Enterprise!).  El ingeniero Scott ni siquiera tiene empacho en dejar en el pasado la fórmula del aluminio transparente, esencial para construir el habitáculo para las ballenas:

(McCoy) Supongo que se da cuenta de que, si le damos la fórmula, variaremos el futuro

(Scotty) ¿Por qué?  ¿Cómo sabemos que aún no está inventado?

Leches, pues para eso podrían haberme enviado una copia por e-mail, y lo mismo dentro de cuarenta años me convierto en un industrial y diseño una nave interestelar.  Qué falta de compañerismo.
Sin ánimo de ser exhaustivo, ni tampoco de cansar al lector, voy a pasar rápidamente por otras películas con temática espaciotemporal:

Los Pasajeros del Tiempo (1979). Jack el Destripador toma prestada (vale, manga) la máquina del tiempo construida por un tal H.G. Wells y salta a los años 70, donde la violencia que se vive le hace sentirse como en casa.  El esforzado Wells se lanza en su captura.

Doce Monos (1995).  Los escasos supervivientes de una Tierra futura envían a Bruce Willis al pasado, con la misión de impedir la propagación del virus que acabó con la Humanidad.  Bucles temporales, círculos cerrados y sorpresas que no les voy a desvelar aquí.

El Experimento Filadelfia (1984).  Un experimento militar americano de 1943 envía un buque de la Armada a un limbo temporal.  Uno de los tripulantes salta y se encuentra en los años 80, donde se ha efectuado otro experimento temporal.

Atrapado en el tiempo (1993). Bill Murray, presentador de televisión, acaba en un pueblo donde se celebra el Día de la Marmota. Cuando se despierta, descubre que el día se repite una y otra vez, en un bucle interminable. Al final, decide hacer algo inteligente: ligarse a la hermosa Andie MacDowell.

Un Astronauta en la Corte del Rey Arturo (1979). Plagio Copia Homenaje Versión Bueno, vale, está basada en una historia de Mark Twain, y además es de Disney. El título ya lo dice todo. Si eres pequeño, disfrutarás, y puede que ni así, pero no me pidas que le busque lógica al argumento.

Freejack, sin identidad (1992). En el futuro, los ricos y poderosos pueden reencarnarse, a condición de contar con un cuerpo nuevo. Para evitar la contaminación que les rodea, traen esos cuerpos del pasado, abduciendo personas que están a punto de morir en un accidente. Y además, sale Mick Jagger pegando tiros con un ejército de mercenarios.

Millennium (1989). Similar a la anterior, salvo que los hombres del futuro salvan a pasajeros de aviones a punto de estrellarse.  Por lo visto, el mundo futuro está hecho un asquito, aunque Cheryl Ladd debe ser la excepción que confirma invalida la regla.

Los cronocrímenes (2007). Una españolada donde lo más interesante es la chica de la bicicleta.  Aburrida, predecible, sin final.  La historia de un suburbanita semicalvo cuando tiene un vecino con una máquina del tiempo.  Si, animados por este post, la ven, no me echen las culpas.
Frequency. (2000). Un hombre consigue, por medio de la radio, hablar con su padre muerto. Habrá que esperar a que haya una aurora. Aun así, cuidado con los bucles temporales.

Star Trek XI (2009). La incluyo aquí solamente por su originalidad. En lugar de usar el tiempo para marcar una historia, lo hace para “resetear” el universo de Star Trek, convirtiendo así una secuela en post-precuela; o al revés.

Encuentros en la Tercera Fase (1977). !Casi se me olvida!  Aquí, el viaje en el tiempo se limita a la dilatación relativista.  Durante el encuentro con los alienigenas, aparecen pilotos y marinos desaparecidos décadas atrás, sin mostrar el menor signo de envejecimiento.  Uno de los científicos exclama “Einstein tenía razón,” a lo que otro le responde “Seguro que era uno de ellos.”

Y seguro que se me quedan un montón en el tintero.  Pero para eso están los comentarios, pasad y poneos cómodos. Tenéis todo el tiempo del mundo.



21 Comentarios

  1. Se puede decir que he disfrutado una barbaridad leyendo el artículo, aunque alguna de las películas apenas las he visto. Pero no quisiera dejar la oportunidad de comentar una paradoja que aparece en una de las películas que has comentado antes, en concreto la de Timecop, y que aparece también en la película francesa Los Visitantes (tiene remake americano con el mismo potagonista, Jean Reno, pero que no he visto ni tengo ganas de ver). En concreto ambas hacen mención que con el viaje en el tiempo puede darse la casualidad que un mismo átomo o conjunto de átomos que se encuentre consigo mismo en el futuro, y que si se juntan en el mismo espacio desapareceran en una explosión semejante a la unión de un electrón con un positrón. No se de dónde han sacado los guionistas semejante idea, yo diría chorrada, pero desde luego que les ha dado alas en el argumento ya que en Timecop, si mal no recuerdo, es como muere el malo malísimo que a veces es el tonto tontísimo o el listo listísimo. Por cierto, según los guionistas, se entiende que los átomos de un mismo organismo permanecen invariantes a lo largo de la vida de dicho organismo, pero eso no es verdad, los procesos metabólicos hacen que la gran mayoría de los átomos del organismo se renueven cada cierto tiempo, por lo que aunque me encontrara conmigo mismo en el futuro, una buena parte de mis átomos no serían los mismos que tengo en ese futuro y no podría haber tantas explosiones (si es que eso pudiera ser posible), además también sería posible que se pusiera en contacto mi organismo con un átomo cualquiera, de la atmósfera, de la comida, etc, que en el momento de viajar en el tiempo formaba parte de mi, pero que en el futuro ya no, pero como es el mismo átomo explotaría de forma aparentemente casual según la Ley Espacio Temporal de los Guionistas de Películas del Futuro, sin que me hubiera puesto en contacto conmigo mismo. Lo dejo, que bastante tiene uno con pensar en las auténticas paradojas como para hacerlo en simples tonterías.
    Saludos.

  2. Mi favorito es un relato corto de Asimov en el que el protagonista inventa una máquina para ver el pasado cercano, que luego resulta un invento funesto, ya que el mayor uso que tiene es el de ver si alguien ha sido infiel a su esposa, si un político ha cometido algún delito… y al final se destruye. No recuerdo el nombre, pero si que es muy recomendable.

  3. Se me olvidó, en un capítulo especial de los Simpson, Homer también pisa la mariposa del Sonido del Trueno, os podeis imaginar la que arma.

  4. Sobre viajes en el tiempo, es muy recomendable leer el relato corto “Una estátua para papa” del buen doctor… impagable

    P.D.- Ya veo que seguiste mi idea de anunciar los spoilers…

  5. Aunque me ha encantado el artículo, me ha sorprendido muchísimo el comentario sobre “Los Cronocrímenes” película que me pareció un thriller más que digno, y que además trata el tema del viaje temporal y la paradoja de una forma bastante correcta. Además, la película siempre ha contado con buenas críticas (88% con una nota media de 7 en Rotten Tomatoes). Sorprende también la mala crítica porque es la única en todo el artículo de la que haces una valoración, a pesar de bodrios como Timecop o, especialmente, El Sonido del Trueno.

    Y, respetando tu opinión, por supuesto, faltaría más, me pregunto si realmente te gustó tan poco la película, o si el comentario viene a raiz de todas las polémicas Twiteras en las que se ha metido Vigalondo, su director.

    Por cierto, una película bastante divertida sobre viajes en el tiempo, y que todo amante del viaje temporal que se precie no debería perderse:
    FAQ about time travel
    http://www.imdb.com/title/tt0910554/

  6. 01) No he visto “Timecop, Policía en el Tiempo”, pero, si los cajones de madera llamasen la atención por tener algún logotipo correspondiente a La Guerra Civil Americana, o por encontrarse el oro en un sistema arcaico de embalaje (piensen en lo antiguo del diseño de los clavos), y a raíz de eso alguien sospecha y decide someterlos a una prueba de carbono 14 demostrando que son relativamente nuevos, ¿no sería lógico pensar que una de las posibles explicaciones es que fueron traídos del pasado? (bueno, también podría darse que son de utilería, o que a alguna empresa de transporte le gusta usar madera de bosques reforestados, etc., etc., etc…).

    02) En lo que respecta a los movimientos espacio-tiempo, siempre he pensado lo mismo: hacia el pasado solo nos podríamos trasladar como observadores, sin posibilidad alguna de poder intervenir (imagínenselo como las experiencias de las personas que dicen haber abandonado su cuerpo). Sería realmente útil para develar dudas no resueltas: ¿como fue exactamente la vida de Jesús?, ¿quien mato a JFK?, ¿como se construyeron las pirámides?, ¿donde deje mis llaves?, ¿quien me robo mi PS2?, etc.

    Respecto viajes al futuro, creo que son posibles, pero una vez hecho, ya no puede ser deshecho. Lo considero un viaje sin retorno.

    En esta, mi opinión, no considero universos alternos ni bucles. Además, hacer un viaje hacía el pasado o el futuro no creo que sea fácil, pues, ¿cómo saber el punto exacto en el que se encontraba o encontraría nuestro planeta dada una fecha de destino para así no acabar en el espacio o 500 mt bajo el mar?

    Atte.,
    TMyN.-

  7. Coincido contigo en que Los Cronocrímenes no esta demasiado bien.
    Es una copia de un peliculón que se llama PRIMER.
    Es curioso que ninguno la conozcais.
    Es una película que a pesar de estar rodada con un presupuesto ridículo
    tine un desaroollo espectacular.
    De esas que acabas de verla y dices “tengo que verla otra vez”
    Te va a encantar , Arturo.
    y podrías comentarla aqui de paso , es muy interesante y ademas es anterior a este momento en que el tema esta trilladisimo.
    Como todo lo bueno, pasó desapercibida por no tener una gran distribuidora detrás.
    Una lástima.

  8. acerca de los viajes en el tiempo, siempre me han causado un gran interes por su complejidad. edito en partes.

    segun la pelicula que veas, se crean distintos modelos posibles. en mi opinion, si consiguiesemos dr un salto al pasado, sin entrar en el como. tendriamos que hablar de lineas temporales, pero al hacerlo chocariamos contra un principio fisico, a dia de hoy inamovible: la energia ni se crea ni se destruye, se transforma.

    que quiere decir esto? veamos: yo viajo en el tiempo desde 2011 hacia 1940 por ejemplo!
    para empezar partia de mi linea temporal original, de a que subido a mi maquina temporal, un dia de este mes, desaparezco, y diria yo que para siempre. por que?
    he llegado a 1940, y entre otras cosas yo no habia nacido, por lo que mi presencia en esa linea temporal que pudo haber sido la original desde la que parti, ha cambiado radicalmente con mi presencia, yo antes no estaba, hubo un 1940, en el que yo no existia y que sucedio, era la linea original, desde la que parti, pero al aparecer yo en mi “delorian”, automaticamente “CREO” una linea temporal nueva.

  9. y ahi esta el error, que me impide pensar en los viajes hacia el pasado, a pesar de que otra parte de mi instinto me empuja a creer que si existan.
    como digo, he “creado” toda una linea temporal diferente al presentarme en 1940, y yo me pregunto… de donde castañas he sacado yo toda la energia de un nuevo big bang? porque si es una linea temporal B, dado que la A, en efecto, existio y yo nunca apareci por ella, y si en esta B, por fuerza debo de haber generado no solo otra tierra, sino otro sol, otra luna, otra galaxia, todo el universo B, y me parece a mi que con un deposito de gasolina y la bateria de mi movil, no da para tanto!

    mas aun, porque al salir de la linea A dije que jamas volveria? sencillo.
    si yo aparezco en B ya he cambiado de “universo” porlo que si opto por poner en mi delorian fecha de regreso a 2011, viajare hacia 2011 de B, nunca de A, puesto que en ese pasado, si se me ha visto llegar a 1940 apareciendo de la nada sobre mi maquina.

  10. podria entonces volver a mi “presente A”? no, no importa lo que hiciese, yo ya jamas podria reaparecer en A, puesto que para ello, no tendria que haber aparecido jamas en 1940!

    algo parecido pasaba en la seriamanga dragon ball, donde trunks viaje del futuro a su pasado, nuestro presente, en la serie, para enfrentarse a los androides y salvar al mundo, pero en la serie, tras acabar con todos, el vuelve felizmente a su futuro para con su experiencia adquirida acabar alli contra los androides. y eso es fisicamente imposible.

    como podriamos intentar arreglarlo?
    cabrian 2 variantes posibles para los viajes en el tiempo.

    en una de ellas, al saltar de la linea temporal original A a la B, automaticamente, desintegramos el universo A, transformandolo en B, respetando todo el pasado de A, hasta que aparezco, donde no se me esperaba, convirtindose en B. ( espero que no os hayais perdido). la cuestion seria que con cada nuevo salto, desintegrariamos la linea temporal de origen, para transoformar toda esa energia( espacio, tiempo, materia, planetas.. todo) en el universo de destino: B,C ,D ….)

  11. Y la otra posibilidad, se da en algunas peliculas, como frecuency, generando un efecto de “gravitacion temporal” de tal modo que lo que se cambie en el pasado, respetaria la linea temporal de origen y destino como una sola, pero en la cual, cada cambio, se actualiza, desde el punto en que se origina hasta llegar al presente de forma semi, o directamente instantanea, generando con ello, una “doble consciencia” de lo que paso originalmente, y lo que paso a partir de mi presencia en el pasado con todos sus cambios.

    existen los viajes en el tiempo( en especial hacia el pasado?) ya que hacia el futuro, es factible, sin retorno conocido) es dificil saberlo. existe un destino? una linea de sucesos maestra? es esta rigida o moldeable? esta todo predeterminado? o existe realmente el libre alvedrio? y en tal caso hasta que limites?

    una frase que me gusto mucho de” atrapado en el tiempo” es cuando plantea, ” y si dios es tan poderoso, sencillamente porque lleva mucho tiempo entre nosotros?” a lo que yo añadiria: y si dios tampoco pudiera viajar hacia atras en el tiempo, y tampoco exactamente ver nuestro futuro, sino que tan solo sea tan omnisciente, y sepa y pueda atar tantos cabos sueltos a la vez, que sepa en que situacion nos encontraremos cada uno de nosotros dentro de por ejemplo 5 años.

    muy independientemente de la creencia en sí, en un dios, o de su misma existencia, el concepto del libre alvedrio es independiente en si mismo y trascendente para saber si nuestro “destino” o devenir, esta escrito en la linea temporal en que vivimos

    quizas algunos no entendais lo que digo, y lo explico mas sencillo:
    si tenemos libre albedrio, significa que no hay tal linea temporal, puesto que tampoco hay futuro hacia el que viajar, todo es nuevo, todo se hace en el momento, la toma de desiciones, son las que tomamos sin mas. mientras que de haber un destino, un determinismo( por lo menos en lineas maestras, abierto solo en parte a variciones del libre albedrio) si tendremos hacia donde viajar en direccion al futuro. una linea temporal, en la que sucedera a grandes rasgos lo que haya de ocurrir, si o si, con posibles pequeñas variantes.

    en fin, siento haberme alargado tanto, pero es un tema que me apasiona. espero haberos resultado ameno!
    un saludo

  12. Gran entrada. Pero creo que no existe paradoja en Paycheck. El operador usa el visor en el pasado, para modificar su futuro. Y el visor se destruye en el futuro, por lo que no veo problema. Aunque quizá es que hace tiempo que no veo esa película y se me pasa algo del argumento. Un saludo!

  13. Vi la película El único (the one) en la que un individuo consigue hacerse más rápido y más fuerte viajando a todos los universos paralelos y liquidando sus copias en los otros universos.

  14. En la película Timecop el protagonista había enviudado años atrás. Consigue, con los viajes en el tiempo, salvar a su esposa (que estaba embarazada) y derrotar al malo. Cuando vuelve a su presente, se encuentra con su esposa viva y su hijo ya con unos años de edad.

    Sin embargo, cuando partió para hacer el viaje en el tiempo, tenía sus recuerdos de ser viudo. ¿Qué recuerdos tiene al regresar? ¿Tendría los recuerdos de su nuevo presente (con años de convivencia con su esposa ahora viva y los años de convivencia con su hijo)? ¿Cómo podría desenvolverse en su nuevo presente si no sabe lo que ha ocurrido entre medias? ¿O ya no recuerda su presente original?

    En un episodio de la serie de televisión Más allá del límite, llamado Una puntada en el tiempo se plantea el problema de los dos presentes (el presente original y el nuevo presente que se ha producido por el viaje en el tiempo). Resulta que, como consecuencia del viaje en el tiempo, el viajero “recuerda” los dos presentes (el original y el nuevo), lo cual puede causarle trastornos.

  15. “Personalmente, sigo sin entender cómo pueden matar al mismo bicho una y otra vez, y por qué todos los grupos de cazadores del tiempo no acaban apelotonados todos en el mismo sitio,”

    Stephen King plantea y resuelve ese problema en su novela “22.11.63”, de la que se ha hecho una serie de televisión. Una brecha en el tiempo lleva al 9 de septiembre de 1958, a las 11:58 a.m y siempre a ese momento cada vez que se cruza la brecha desde el futuro. Aunque es posible cambiar la historia desde ese día y volver a un futuro cambiado, sin embargo al volver a cruzar la brecha y volver a ese mismo momento de 1958, el cambio es anulado y la historia se reinicia siendo como fue antes del cambio.

Deja un comentario

Por Arturo Quirantes
Publicado el ⌚ 9 abril, 2011
Categoría(s): ✓ Divulgación • Física de Película
Etiqueta(s): ,