¡Qué difícil es ser escéptico!

Por Arturo Quirantes, el 22 enero, 2020. Categoría(s): Charlatanes • Divulgación ✎ 6
Spock Kirk
Eso no es lógico, capitán

Hace algunos años hice un curso online sobre método científico escepticismo y anumerismo. Con el tiempo hice un libro basado en el curso (helo), y muy recientemente hice una actualización (tan recientemente que aún no le he dado publicidad, pero si os interesa aquí está). Entre otros añadidos, le he incluido varios enlaces nuevos que escribí no hace mucho, como el de los terraplanistas de Netflix o el de aquella vez que intentaron tangarme con la promesa de un premio y al final resultó ser verdad.

Este último es un ejemplo de cómo el escepticismo crítico es difícil de llevar en un mundo de fake news. Resulta que algunas burradas pseudocientíficas son tan gordas que no sabes si se lo toman en cierto o no, y por desgracia estamos llegando a un extremo en que no importa lo gorda que sea la trola, siempre la creerá alguna gente. Herencia del trumpismo, diría yo.

Como ejemplo de lo difícil que es separar verdad y fantasía en el mundo de las paparruchas pseudocientíficas, valga este ejemplo. Resulta que estoy yo tan tranquilo en mis cosas cuando me llega este tuit:

No sé, Rick…

Yo, como bicho bien educado y curioso, entro al trapo:

Y ya la tenemos liada… porque resulta que era una broma de la tuitera, a la que reconozco que me lo tragué. Por supuesto, tardó poco en llegar el coro de risas a mi costa, acompañadas por algún que otro menosprecio en plan “ya están los escépticos dando la nota con el detector de ironías roto”.

Bien, ¿no debería haberme aplicado una dosis de mi propia medicina antes de montar el circo?

En mi descargo, debo decir dos cosas. En primer lugar, que si no sé prefiero preguntar, porque creo que así se aprende. En segundo, y esto es lo principal aquí, yo estaba digamos anestesiado por una pseudoburrada tan gorda que, a su lado, casi cualquier cosa resulta creíble.

En este caso resultó fácil establecer la autenticidad de la fuente. Se trataba de un tuit de @dolcarevolutio, ligada a Josep Pamies. Como de este personaje ya he escrito hasta la extenuación (y valga como mérito mi decálogo de Pamies), me limitaré a señalar que, mientras escribo, el primer mensaje de su web Dulce Revolución se titula “Campaña por una vacunación libre y de gestión transparente”.

Pues resulta que este señor anuncia una charla de Montse Casanova Falguera titulada “Comunicación interespecies, el futuro de la agricultura viva”. El tuit de presentación no tiene desperdicio:

Dejando aparte el detalle de que los humanos y los agricultores, al parecer, son entidades distintas, podríamos pensar que se trata de una fabulación. Porque ¿cómo, si no, entender que una lechuga, un caracol y un agricultor necesiten un mediador?

Pues por extraño que parezca, la cosa va en serio. Podéis leer vosotros mismos el texto de presentación si queréis, pero aquí os resumo lo principal: según la autora, la comunicación interespecies, que también llama comunicación telepática (sí, telepática) es una forma de poder comunicarse para que lechuga, caracoles y campesinos puedan comunicarse “y que cada uno expusiera sus necesidades para poder llegar a un entendimiento entre todas las partes”. También podemos aplicarlo para entender a los bebés, a los autistas, a otras almas y a los espacios de mala energía.

El programa de la sin duda peculiar charla será el siguiente:

1.- Nos presentamos: breve rueda de preguntas para ver los conocimientos previos del grupo. (quién se comunica con su amigo animal o planta, quien canaliza, quien conoce técnicas energéticas como el reiki, qué saben de la comunicación interespècies…)

2.- Qué entendemos por comunicación: escuchar con respeto y expresar desde el coro.

3.- ¿Con quién nos podemos comunicar? diferentes ámbitos de aplicación.

4.- ¿Qué significa comunicación telepàtica?

5.- ¿Quién puede usar la comunicación telepàtica?

6.- Coloquio

El curriculum de la conferenciante también es peculiar. Montse Casanova se presenta como licenciada en ciencias de la educación, psicopedagoga en enseñanza secundaria (hasta aquí, normalito); maestra de Reiki, terapeuta de péndulo hebreo, “y aprendiz permanente de múltiples técnicas energéticas”. También es danzarina de meditación Shiva Shakti, canalizadora autodidacta, tiene tres niños, un perro, un canario, un conejo, una tortuga y un pez.

Todo ese despliegue de credenciales hay que pagarlo, de manera que quien quiera ir a verla tendrá que soltar 15 euros del ala (12 si eres socio), y que quede bien claro que (cito textualmente) “las colaboraciones por asistencia se realizarán a la llegada al taller (EN EFECTIVO, NO CON TARJETA)

Después de haber leído lo anterior, ¿cómo no creerme que alguien pone una pinza al cable de un microondas para evitar la dispersión de las ondas electromagnéticas? Seguro que a Pamies, que no le hace ascos a ninguna pseudociencia, le parecería hasta normal. Pues a mí me trae de los nervios. A ver cómo descubro si su acumulador de orgón, es una paparrucha legítima o es una paparrucha falsa.



6 Comentarios

  1. “…psicopedagoga en enseñanza secundaria (hasta aquí, normalito)…” Pues, la verdad, a mí lo de que esta persona ejerza como psicopedagoga con chavales me parece lo más terrorífico de todo este asunto.

  2. Estoy seguro que hay un porrón de gente dispuesta a creerse lo de la pinza en el cable sin rechistar. Sin un atisbo de duda.

    De hecho, si sacamos ese tuit de contexto (no conozco a la persona que lo escribe, ni bajo qué circunstancias lo ha publicado) es imposible saber si se trata de una ironía, un chiste o si va en serio. Cosas más raras se han visto, como bien dices.
    La gracia de las ironías es que se TIENE QUE NOTAR que son ironías. Sea por la forma de redactarlo, por el tono o por el contexto. Pero siempre tiene que haber algo que confirme que es una ironía porque sino pierde su gracia.

    Es como las noticias de “El Mundo Today”. Sus redactores se preocupan de que al leerlas sea evidente que son un chiste… pero aún así hay gente que que se las cree. Pues no te digo nada con las fake news, que están redactadas para pasar por verdades.

    Es una batalla perdida. Ya lo dijo C.M. Cipolla…

  3. ¿Broma? Puede ser, pero muy, muy mala. No tiene gracia, sentido ni propósito.
    ¿Risas? Dijo Laotsé “Por la risa del imbécil se conoce la grandeza de Tao”.
    Y Schiller: “Contra la estupidez, incluso los propios dioses luchan en vano”.
    Malos tiempos para los escépticos cuando la ignorancia brilla y las catervas de ignorantes campan a sus anchas

  4. Toda pseudociencia parece una broma estúpida. Por eso resulta fácil confundir el tuit bobo y sin gracia de Anouk con un tuit genuinamente crédulo.

  5. El tuit cumple la Ley de Poe: cuando aquello parodiado es tan ridículo que la parodia resulta indistinguible de la realidad. Y a los cactus absorberradiaciones me remito.

  6. Saludos profesor.

    Imaginemos q la pinza fuese una anilla de madera, sin rozamiento, que pudiese girar. Si le acoplamos un pequeño imán, ¿rotaría la anilla a 220V? 😜

    Parece el clásico problema de física: masa mínima del imán para que pueda rotar. Incluso si el cable se pone vertical, solo tendría que superar el rozamiento del cable y la atmósfera.

    Antiguo alumno de física que ha olvidado casi todo, menos la ilusión por aprender.
    Un abrazo

Deja un comentario

Por Arturo Quirantes, publicado el 22 enero, 2020
Categoría(s): Charlatanes • Divulgación
Etiqueta(s): ,