Qué haré si me convierto en un supervillano (primera parte)

Doctor Maligno

Aprovechando que hoy es el Día del Orgullo Friki he aquí la traducción de la lista “100 cosas que haré si alguna vez me convierto en un supervillano” (The Top 100 Things I’d Do If I Ever Became An Evil Overlord) de Peter Anspach (original). Hay dos listas más, así que comencemos por la primera. No leas con ligereza, nunca se sabe cuándo aparece la ocasión de dominar el mundo y hay que estar preparado.

Ser un supervillano (Evil Overlord) parece una buena elección. Se paga bien, hay todo tipo de beneficios y puedes fijar tus propias horas de trabajo. Sin embargo, cada Supervillano de libro o de película es invariablemente derrotado y destruido al final. He notado que no importa si son lores bárbaros, magos trastornados, científicos locos o invasores alienígenas, siempre parecen cometer los mismos errores básicos una y otra vez. Con esa idea en mente, permítame presentarle…

Las 100 Cosas que Haré si me Convierto en un Supervillano

  1. Mis Legiones de Terror llevarán cascos con visores de Plexiglas transparentes, no de los que esconden el rostro.
  2. Mis conductos de ventilación serán demasiado estrechos para gatear.
  3. Mi noble medio hermano, cuyo trono usurpé, morirá en lugar de mantenerlo prisionero de forma anónima en una celda olvidada de mi mazmorra
  4. Disparar no será demasiado bueno para mis enemigos.
  5. El artefacto fuente de mi poder no se guardará en la Montaña de la Desesperación más allá del Río de Fuego y custodiado por los Dragones de la Eternidad. Lo guardaré en mi caja fuerte. Lo mismo para el objeto que constituye mi única debilidad.
  6. No me regodearé con la dignidad de mis enemigos antes de matarlos.
  7. Cuando haya castigado a mi adversario y me diga “Espera, antes de morir, ¿me dirás de qué va todo esto?” responderé “no” y le dispararé. No, pensándolo mejor, le dispararé y luego le diré “no.”
  8. Después de secuestrar a la hermosa princesa nos casaremos de inmediato en una ceremonia civil discreta, no en un gran espectáculo dentro de tres semanas durante el cual se llevará a cabo la fase final de mi plan.
  9. No incluiré un mecanismo de autodestrucción a menos que sea absolutamente necesario. Si resulta que es necesario, no será un gran botón rojo rotulado “Peligro: No Pulsar.” En vez de eso, el gran botón rojo rotulado “Peligro: No Pulsar” activará un chorro de balas sobre cualquiera lo bastante idiota para no hacerle caso al rótulo. De forma similar, el interruptor ON/OFF no será rotulado como tal.
  10. No interrogaré a mis enemigos en mi santasanctórum; un pequeño hotel a las afueras de mis dominios servirá.
  11. Me sentiré seguro de mi superioridad. Por tanto, no me veré en la necesidad de demostrarlo dejando pistas en forma de acertijos, o dejando vivos a mis enemigos débiles para mostrar que no son una amenaza para mí.
  12. Uno de mis asesores será un chaval de cinco años vulgar y corriente. Cualquier fallo en mi plan que él pueda detector será corregido antes de ponerlo en marcha.
  13. Todos los enemigos masacrados serán incinerados, o al menos se les vaciará varias cargas de munición sobre ellos, no serán dejados por muertos en el fondo del acantilado. El anuncio de sus muertes, así como cualquier ceremonia al respecto, será pospuesto hasta entonces.
  14. El héroe no tiene derecho a un último beso, un ultimo cigarrillo, o cualquier forma de última voluntad.
  15. Nunca usaré ningún dispositivo con contador digital. Si resulta que un dispositivo así es indispensable, lo ajustaré para que se active cuando el contador llegue a 117 y el héroe esté poniendo su plan en marcha.
  16. Nunca diré la frase “pero antes de matarte hay una cosa que quiero que sepas.”
  17. Cuando tenga asesores les prestaré atención de vez en cuando.
  18. No tendré hijos. Aunque su patético plan de usurpar el poder fracasará con facilidad, proporcionará una distracción fatal en un momento crucial.
  19. No tendré hijas. Una hija será tan hermosa como maligna, pero un vistazo al rostro del héroe y le faltará tiempo para traicionar a su propio padre.
  20. A pesar de sus efectos demostrados para aliviar el estrés, no me complaceré en risas maníacas. En ese momento es demasiado fácil perderse sucesos inesperados que un individuo más atento podría percibir.
  21. Contrataré a un buen diseñador de moda para crear los uniformes originales para mis Legiones de Terror, no a algún imitador barato que les haga parecer soldados de asalto nazis, legionarios romanos u hordas mongolas salvajes. Todos fueron derrotados al final, y yo quiero que mis soldados tengan una actitud más positiva.
  22. No importa lo que me tienten las perspectivas de poder ilimitado, no haré un campo de energía más grande que mi cabeza.
  23. Tendré un alijo de armas de baja tecnología y entrenaré a mis soldados en su uso. Así, incluso si los héroes se las arreglan para neutralizar mi generador de energía y/o inutilizar mis armas convencionales, mis soldados no serán sobrepasados por un puñado de salvajes armados con lanzas y piedras.
  24. Mantendré una valoración realista de mi fuerza y mis debilidades. Aunque eso le quite algo de diversión al trabajo, al menos nunca pronunciaré la frase “No, ¡no puede ser! ¡¡¡SOY INVENCIBLE!!!” (después de lo cual suele seguir una muerte instantánea).
  25. No importa lo bien que funcione, nunca construiré una máquina que sea completamente indestructible salvo por una zona pequeña y prácticamente inaccesible.
  26. No importa lo atractivos que sean algunos miembros de la rebelión, seguro que hay alguien igual de atractivo que no esté desesperado por matarme. Por tanto, me lo pensaré dos veces antes de ordenar que una prisionera sea llevada a mi dormitorio.
  27. Nunca construiré un solo ejemplar de nada importante. Todos los sistemas importantes tendrán paneles de control y suministros de energía redundantes. Por el mismo motivo, siempre llevaré encima al menos dos armas cargadas en todo momento.
  28. Mi monstruo mascota se mantendrá en una jaula segura de la cual no pueda escapar y contra la que no pueda tropezar de forma accidental.
  29. Me vestiré de colores brillantes y alegres para confundir a mis enemigos.
  30. Todos los magos torpes, escuderos patosos, bardos sin talentos y ladrones cobardes de mis tierras serán ejecutados de forma preventiva. Mis enemigos se darán por vencidos y abandonarán su búsqueda si no tienen un alivio cómico.
  31. Todas las mozas pechugonas de mis dominios serán reemplazadas por camareras malhumoradas y hastiadas para que no proporcionen refuerzo inesperado y/o subtrama romántica al héroe o su ayudante.
  32. No me dejaré llevar por la ira matando a un mensajero que me traiga malas noticias, para mostrar lo malvado que soy. Los buenos mensajeros son difíciles de encontrar.
  33. No exigiré que los miembros femeninos de alto rango de mi organización vistan pecheras de acero inoxidable. La moral mejora con un código de vestuario más informal. De modo similar, los trajes hechos enteramente de cuero negro se reservarán para ocasiones formales.
  34. No me convertiré en serpiente. Nunca sirve de ayuda.
  35. No me dejaré perilla. En otros tiempos te hacían parecer diabólico, ahora sólo te hace parecer un pasota de la Generación X.
  36. No encarcelaré a miembros del mismo grupo en el mismo nivel, y no digamos de la misma celda. Si son prisioneros importantes yo llevaré encima la única llave de la puerta de la celda, nada de repartir copias a cualquier guarda de tres al cuarto.
  37. Si mi lugarteniente de confianza me dice que mis Legiones de Terror están perdiendo la batalla, le creeré. Después de todo es mi lugarteniente de confianza.
  38. Si un enemigo que acabo de matar tiene un hermano menor o un hijo en alguna parte, lo encontraré y lo haré matar de inmediato, en lugar de esperar a que crezca con sentimientos de venganza contra mí cuando yo sea viejo.
  39. Si realmente tengo que ir a la batalla, seguro que no me pondré a la cabeza de mis Legiones de Terror, ni buscaré al jefe de mis enemigos entre las filas de su ejército.
  40. No seré caballeroso ni deportivo. Si tengo una superarma invencible la usaré tan pronto y tantas veces como pueda en lugar de mantenerla en reserva.
  41. Una vez mi poder esté asegurado destruiré todos esos malditos dispositivos para viajar por el tiempo.
  42. Cuando capture al héroe me aseguraré de que le sigan su perro, mono, hurón o cualquier otro animalito mono que le siga y sea capaz de desatar nudos y robar llaves.
  43. Mantendré un nivel sano de escepticismo cuando capture a la bella rebelde y afirme que se siente atraída por mi poder y buen aspecto, y que traicionará a sus compañeros si le hago participe de mis planes.
  44. Sólo emplearé cazadores de recompensas que trabajan por dinero. Los que trabajan por el placer de la caza tienden a hacer tonterías como igualar las probabilidades para darle una oportunidad al otro tío.
  45. Me aseguraré de comprender claramente quién es responsable de qué en mi organización. Por ejemplo, si mi general la caga a lo grande no voy a sacar mi arma, apuntarle, decir “este es el precio del fracaso” y dispararle a un esbirro cualquiera.
  46. Si un asesor me dice “mi señor, solo es un hombre, ¿qué puede hacer un solo hombre?” le diré “esto” y mataré al asesor.
  47. Si descubro que un joven inexperto ha comenzado una misión para destruirme, le mataré mientras sea aún un joven inexperto en lugar de esperar a que madure.
  48. Trataré con respeto y amabilidad a cualquier monstruo que yo controle mediante magia o tecnología; así, si el control se rompe alguna vez, no correrá hacia mí en busca de venganza.
  49. Si sé de un artefacto que puede destruirme no enviaré a todos mis soldados a confiscarlo; los enviaré a confiscar cosas en otra parte y pondré un discreto anuncio en el periódico local.
  50. Mis ordenadores principales tendrán su propio sistema operativo, completamente incompatible con portátiles IBM o Macintosh.
  51. Si uno de los guardias de mi mazmorra comienza a mostrar preocupación por las condiciones de la celda de la bella princesa, lo transferiré de inmediato a otro trabajo en que no tenga que tratar con gente.
  52. Contrataré un equipo de arquitectos y agrimensores para que examinen mi castillo y me informen de cualquier pasadizo secreto o túnel abandonado que yo no conozca.
  53. Si la bella princesa que he capturado me dice “¡Nunca me casaré contigo! Nunca ¿me oyes? ¡¡¡NUNCA!!!” yo le dire, “bueno, vale” y la mataré.
  54. Si hago un trato con un ser demoníaco no intentaré luego traicionarlo sólo porque me ha dado por ahí.
  55. Los mutantes deformes y psicóticos varios tendrán su lugar en mis Legiones de Terror. Eso sí, antes de enviarlos a una misión secreta importante que requiera tacto y sutileza veré si hay alguien igualmente válido y que llame menos la atención.
  56. Mis Legiones de Terror estarán bien entrenadas en puntería básica. Cualquiera que no pueda darle a un blanco de tamaño humano a 10 metros será usado para prácticas de tiro.
  57. Antes de usar cualquier artefacto o máquina capturada me leeré el manual de uso de cabo a rabo.
  58. Si es preciso escapar, nunca me detendré para hacer una pose dramática y soltar una frase lapidaria.
  59. Nunca construiré un ordenador más inteligente que yo.
  60. Mi asesor infantiles de cinco años se dedicará a descifrar cualquier código secreto que yo esté pensando utilizar. Si lo descifra en menos de 30 segundos, no se usará. Nota: lo mismo vale para las contraseñas.
  61. Si mis asesores me preguntan “¿por qué lo arriesga todo en este plan maligno?” no seguiré adelante hasta tener una respuesta que les satisfaga.
  62. Diseñaré los pasillos de mis fortalezas sin huecos o suportes estructurales que un intruso pueda usar para cubrirse durante un tiroteo.
  63. La basura se tirará al incinerador, y éste se mantendrá a alta temperatura, sin chorradas sobre llamas que viajan a intervalos predecibles por túneles de acceso fácil.
  64. Iré a un psiquiatra competente para que me cure de todas las fobias y compulsiones raras que puedan resultar un inconveniente.
  65. Si he de tener sistemas informáticos con terminales de acceso público, los mapas que muestren de mis instalaciones tendrán una habitación rotulada claramente como Sala de Control. Esa habitación sera en realidad la Cámara de Ejecuciones. La sala de control real se rotulará como Sistema de Aguas Residuales
  66. Mi teclado de seguridad será un escáner de huellas dactilares. Cualquiera que observe a otra persona pulsando teclas, o que busque huellas, y luego intente repetir la secuencia varias veces activará el sistema de alarma.
  67. No importa cuántos cortocircuitos tengamos en el sistema, mis guardias tendrán instrucciones de tratar cualquier fallo de una cámara de vigilancia como una emergencia a gran escala.
  68. Le perdonaré la vida a quien me la haya salvado a mí en el pasado. Esto es razonable puesto que anima a otros a hacerlo. Pero la oferta solo vale para una vez. Si quiere que le perdone otra vez, más le vale salvarme la vida otra vez.
  69. Todas las parteras quedarán prohibidas en mis dominios. Todos los bebés nacerán en hospitales estatales. Los huérfanos irán a casas de acogida, no abandonados en el bosque para que lo cuiden las criaturas salvajes.
  70. Cuando mis guardias se separen en busca de intrusos siempre viajarán en grupos de al menos dos personas. Estarán entrenados para que, si uno de ellos desaparece misteriosamente mientras está de patrulla, el otro dé la alarma de inmediato y busque apoyo en lugar de echar un vistazo tras la esquina.
  71. Si decido probar la lealtad de un lugarteniente para comprobar si es un lugarteniente de confianza, tendré listo un escuadrón de tiradores de élite por si acaso la respuesta resulta ser no.
  72. Si todos los héroes están juntos alrededor de un dispositivo extraño y comienzan a chulearme, sacaré un arma convencional en lugar de usar mi superarma invencible.
  73. No aceptaré liberar a los héroes si ganan un concurso amañado por mucho que mis asesores me aseguren que nunca podrán ganar.
  74. Cuando haga una presentación multimedia de mi plan para que mi asesor de cinco años pueda entender fácilmente los detalles no rotularé el disco “Proyecto Supervillano” ni lo dejaré sobre la mesa.
  75. Ordenaré a mis Legiones de Terror que ataquen al héroe en masa, nada de esperar mientras los soldados atacan de uno en uno.
  76. Si el héroe se sube a mi tejado no iré tras él para intentar tirarle por el borde. Tampoco me enzarzaré con él al borde de un acantilado (de un puente de cuerdas sobre un río de lava fundida ni me molestaré en considerarlo).
  77. Si tengo un ataque de locura temporal y decido darle al héroe la oportunidad de rechazar un puesto como mi lugarteniente de confianza, mantendré la suficiente cordura para esperar y no hacer la oferta hasta que mi actual lugarteniente de confianza no pueda oírnos.
  78. No diré a mis Legiones de Terror eso de “¡Lo quiero vivo!” La orden será “traedlo vivo si es práctico y razonable.”
  79. Si mi dispositivo del juicio final resulta que tiene un interruptor de apagado, en cuanto sea utilizado será fundido y usado para hacer monedas conmemorativas de edición limitada.
  80. Si mis peores soldados no consiguen eliminar al héroe, enviaré a mis mejores soldados en vez de perder el tiempo enviando soldados algo mejores cada vez mientras el héroe se acerca más y más a mi fortaleza.
  81. Si estoy luchando contra el héroe en una plataforma móvil, le he desarmado, estoy a punto da acabar con él y de repente él mira tras de mi y se tira al suelo, también yo me tiraré al suelo en lugar de darme la vuelta para ver qué hay tras de mí.
  82. No les dispararé a mis enemigos si están delante de una columna de apoyo vital en una estructura pesada, peligrosa y desequilibrada.
  83. Si estoy cenando con el héroe, le pongo veneno en su copa y por algún motivo tengo que dejar la mesa, encargaré bebidas nuevas para ambos en lugar de intentar decidir si cambiar la copa con él.
  84. No dejaré que los prisioneros de un sexo sean custodiados por miembros del sexo opuesto.
  85. No seguiré ningún plan cuyo paso final sea horriblemente complicado, como por ejemplo “alinea las 12 Piedras de Poder sobre el altar sagrado y activa el medallón en el momento del eclipse total.” Mi plan será más bien del tipo “Pulsa este botón.”
  86. Me aseguraré de que mi dispositivo del juicio final lleve el código actualizado y tenga toma de tierra.
  87. Mis depósitos de productos químicos peligrosos estarán tapados cuando no se utilicen, y no construiré pasarelas por encima.
  88. Si un grupo de secuaces falla a lo grande en una tarea no les meteré la bronca por incompetentes antes de enviarlos para que lo intenten de nuevo.
  89. Cuando capture la superarma del héroe no cometeré el error de disolver mis legiones y relajar la guardia solo porque crea que quien tenga el arma es imparable. Después de todo, el héroe tenía el arma y yo se la quite.
  90. No diseñaré mi Sala de Control con los ordenadores de espaldas a la puerta.
  91. Si un mensajero entra agotado y agitado no le ignoraré hasta haber terminado mi aseo personal o lo que sea que me tenga entretenido. Puede que se trate de algo importante.
  92. Si hablo con el héroe por teléfono no le vacilaré. Al contrario, le diré que su perseverancia y obstinación me ha dado en qué pensar con respecto a la futilidad de mi maldad, y que si me deja en paz para unos meses de silenciosa meditación puede que acabe volviendo al camino de bien (en ese tema los héroes son crédulos hasta decir basta).
  93. Si decido montar la doble ejecución del héroe y un esbirro que me falló o me traicionó, haré que el héroe sea el primero.
  94. Al detener a los prisioneros mis guardias no les permitirán coger ninguna baratija inútil de valor puramente sentimental.
  95. Mis mazmorras tendrán su propio personal medico incluidos guardaespaldas. Así, si un prisionero se pone enfermo y su compañero de celda le dice al guardia que es una emergencia, éste correrá a buscar al equipo médico en lugar de abrir la puerta de la celda para echar un vistazo.
  96. El mecanismo de mis puertas estará diseñado de modo que volar el panel de control por fuera selle la puerta, y volar el panel de control por dentro abra la puerta, nunca al revés.
  97. Las celdas de mis mazmorras no estarán decoradas con objetos que contengan superficies reflectoras, ni nada que se pueda desenmarañar.
  98. Si una pareja atractiva entra en mis dominios los haré vigilar. Si veo que son felices y afectuosos les ignoraré; pero si las circunstancias les han obligado a permanecer juntos contra su voluntad y se pasan el tiempo peleándose y criticándose excepto en los casos en que se salvan la vida, con los habituales indicios de tensión sexual, ordenaré su ejecución de inmediato.
  99. Cualquier archive de datos de crucial importancia tendrá un tamaño máximo de 1.45 Mb.
  100. Finalmente, para mantener a mis súbditos en trance permanente les proporcionaré acceso ilimitado a Internet.

10 Comentarios

Participa Suscríbete

JimJim

También sería una buena idea que si el héroe te vence en un combate y decide perdonarte la vida, no trates de atacarlo por la espalda cuando se de la vuelta. No suele terminar bien XD.

J.DiazJ.Diaz

¿Se han dado cuenta que el exito de los malvados en “mundo real©” se basa en hacer precisamente lo que dice este codigo de conducta?
Ahi tienes trumpetista, por ejemplo, apartando a empujones a un primer ministro para salir en la foto.
Asi nos va.

P.D.: Que conste que no es critica que mi dislexia ya es viga en mi propio ojo, pero hay unas cuantas herratas y seguro que sale el pijolingüista de turno a quejarse por el continente sin prestar atencion al contenido.

J.DiazJ.Diaz

Por cierto.
Y saliendome del tema y aprovechando que el profesor esta en el sistema educativo.
Ayer, la chica que me hace la limpieza me trajo una hoja de examen de su hijo de 17 años. — Despues d ecomentarme lo cabreado que andaba el crio por lo “dificil” que era lo que estudiaba y preguntarme si yo sabia algo de fisisca —.
Vale que soy ingeniero y que se algo de esas cosas, pero llevo diez años jubilado asi que no estoy muy al dia.
Pero el examen en cuestion era sobre máquinas simples; poleas, planos inclinados… Y sobre movimiento uniforme, eso de si un ascensor frena que fuerza se ejerce en el pasajero y tal.
Cosas que a mi que quitaban el sueño en sexto de egb con 13 años.
— Si, iba retrasado, ¿y que? —
Sinceramente me quede a cuadros. ¿Tal es la calidad de la enseñanza tecnica en este pais que a un curso de entrar en la universidad, estudian cosas de sexto de egb de hace cuarenta y tantos años?

No me extraña que en el pisa se canchondeen de nosotros, pero a fin de cuentas, para ser obreros sin cualificacion y explotados, camareros y machacas de hotel, ya nos vale, ¿no es eso?

Profesor, ¿de verdad llegan a la universidad con unos conocimientos tan pobres? O es un problema de un mal profesor licenciado en filologia que da clases de fisica en el instituto de este pueblo — literal —.

offler

¿Portátiles IBM? ¿De cuando es esta lista? 😉 Supongo que la versión actualizada no debería ser compatible ni con Apple, Android, Windows o Linux, aunque seguramente un malvado friki sea de Linux 😀

carloscarlos

Si le agregas plan dental, me anoto para esbirro (con esperanzas de ascender) en tus Legiones de Terror.

Responde a carlos

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar