Demostrado: los móviles producen tumores, o no los producen, o vaya usted a saber

Móviles y tumores

La noticia está en el aire: los móviles producen tumores. Este parece ser el resultado de un riguroso estudio llevado a cabo durante dos años por el gobierno norteamericano en ratas de laboratorio bajo condiciones controladas. Los principales medios de comunicación norteamericanos se han hecho eco de la noticia. Después de años y años de estudios y polémicas, parece como si finalmente los detractores de los móviles tuviesen razón.

Al menos eso parece a primera vista. Un vistazo detenido al artículo nos cuenta una historia diferente, y es preciso detenerse en los detalles para poder evaluar el verdadero impacto del estudio. Es lo que voy a intentar aquí. Póngase cómodo y preste atención, porque esto es importante.

EL EXPERIMENTO

El artículo es el primero de una serie dentro del Programa Nacional de Toxicología (NTP) de Estados Unidos sobre los efectos de la radiación de radiofrecuencia (a frecuencias de móvil) en roedores, y se centra en dos tipos particulares de tumores en ratas: los gliomas malignos del cerebro y los schwannomas del corazón. Los gliomas, por lo que he leído, son un tipo de neoplasia (masa o tumor anormal del tejido), y en cuanto a los schwannomas, son tumores que suelen ser benignos, pero que en un 1% de los casos son malignos. Como verán, no soy médico y carezco de conocimientos sobre el tema más allá de lo que veo en la Wikipedia. No importa, con tal de saber qué es lo que están buscando los investigadores.

Las ratas fueron sometidas a radiación de radiofrecuencia (RF) con una frecuencia de 900 MHz, la banda usada en muchos países del mundo (hay otro estudio con ratones sometidos a 1900 MHz, a publicar en el futuro). La dosis recibida por las ratas se midió con la cantidad llamada SAR (Specific Absorption Rate, o Tasa de Absorción Específica), que indica la cantidad de energía recibida por unidad de tiempo y de masa de tejido, y suele medirse en vatios por kilogramo. Se hicieron grupos de 90 ratas cada uno, y esos grupos recibieron dosis SAR de 1,5, 3 y 6 W/kg, con un cuarto grupo de control que no recibió dosis alguna. Las ratas pasaron toda su vida bajo radiaciones, incluso durante su estado fetal.

Antes de continuar debo poner las cosas en perspectiva y aclarar que las dosis SAR son bastante más elevadas que lo habitual en humanos. Los valores máximos permitidos son de 1,6 W/kg en EEUU y 2 W/kg en la UE, y eso para el móvil pegado a la oreja. Las ratas son sometidas a intervalos de 10 minutos de radiación y 10 minutos de descanso, durante un total de 18 horas diarias; esto es, como si estuviesen con el móvil pegado a la oreja durante nueve horas de funcionamiento continuo, siete días a las semana, durante casi dos años. Si los ratones fuesen humanos tendrían las orejas desgastadas por tanto uso de móvil. Es evidente que el estudio intenta representar un uso más allá de lo habitual, en busca de posibles tendencias.

Un detalle interesante consiste en que el estudio simula dos tipos de tecnología móvil: la GSM, muy usada en casi todo el mundo, y la CDMA, bastante extendida en países como EEUU. Esto es importante, ya que ambas difieren en aspectos técnicos importantes. Interesa especialmente el hecho de que la SAR es la tasa máxima permitida, pero al parecer el sistema GSM usa niveles altos de potencia con mayor asiduidad que el CDMA. Es decir, ambos chillan menos de lo permitido, pero el GSM habla más alto durante más tiempo. Eso debería tener una incidencia sobre las tasas de absorción acumuladas reales, y en teoría haría que la tecnología GSM fuese más peligrosa (o menos inocua) que la CDMA.

LOS RESULTADOS

Se observó una reducción en el peso de las camadas durante la gestación y la lactancia, efecto que desapareció conforme avanzaba la lactancia. Extrañamente las diferencias fueron menores en el caso de GSM que en el de CDMA, lo que no tiene mucho sentido causal, ya que si la radiación RF fuese la responsable no se entiende por qué tiene mayor efecto en el caso en que la emisión de radiación es menor (CDMA).

Otro resultado extraño es el hecho de que la tasa de supervivencia fue mayor en el grupo de control que en de los sometidos a RF para el caso GSM. Respecto al CDMA, los resultados varían según sexo y potencia: la supervivencia era mayor en las ratas macho, y también en las hembras sometidas a la tasa SAR máxima (6 W/kg), con respecto al grupo de control. Podríamos sentirnos tentados a concluir que la radiación de los móviles aumente la tasa de supervivencia, pero evidentemente correlación no implica causalidad, así que no caeremos en esa trampa. Con todo, la menor supervivencia de los ratones machos de control es un detalle importante, crucial diría yo, como veremos más adelante.

Vamos con los números. El artículo estudia dos tipos de lesiones: las graves (gliomas malignos del cerebro y schwannomas del corazón), y las llamadas hiperplasias, agrupaciones de células menos densas. Vamos a fijarnos aquí en las graves. La siguiente tabla muestran los datos, para ratas macho y hembras, del número de lesiones en función de la tasa de absorción SAR. Se incluyen también los datos del grupo de control. En todos los casos, el número de ratas por grupo es de noventa.

Lesiones cerebrales (gliomas malignos)
SAR: Control 1,5 W/kg 3 W/kg 6 W/kg
Machos (GSM) 0 3 3 2
Machos (CDMA) 0 0 0 3
Hembras (GSM) 0 0 0 1
Hembras (CDMA) 0 2 0 0

Lesiones en corazón (schwannomas)
SAR: Control 1,5 W/kg 3 W/kg 6 W/kg
Machos (GSM) 0 2 1 5
Machos (CDMA) 0 2 3 6
Hembras (GSM) 0 0 2 0
Hembras (CDMA) 0 2 0 2

Según estos datos, las ratas macho parecen más propensas a lesiones que las hembras. Recordemos que el sistema GSM usa mayores niveles de potencia media, así que cabría esperar peores resultados en ese caso; pero en el caso de los gliomas cerebrales parece justo al revés, la tecnología GSM parece más dañina que la CDMA. En el caso de los schwannomas, parece que la CDMA sí muestra más lesiones, aunque por escasa diferencia. Mientras tanto, el grupo de control no parece estar afectado en absoluto: cero lesiones tanto para machos como para hembras.

¿Significa eso que la radiación de los móviles causa lesiones? No necesariamente. Los datos dicen más, y es importante leer la letra pequeña. Vamos allá.

EL CASO DE LOS MACHOS

Como vemos, el caso de las ratas macho es interesante, y se va a poner mejor. En lo relativo a los schwannomas del corazón, la explicación puede ser tan sencilla como pura casualidad. Resulta que esas lesiones están presentes en el sistema nervioso periférico, no solamente en el corazón. Por dicho motivo los investigadores también buscaron schwannomas en la cabeza, el cuello y otros lugares (lo que llamaremos “otros”). Cuando esos “otros” se tienen en cuenta, el panorama cambia tanto para machos como para hembras:

Lesiones en corazón (schwannomas) – MACHOS
SAR: Control 1,5 W/kg 3 W/kg 6 W/kg
Corazón (GSM) 0 2 1 5
Otros (GSM) 3 1 4 2
Total (GSM) 3 3 5 7
Corazón (CDMA) 0 2 3 6
Otros (CDMA) 3 2 1 1
Total (CDMA) 3 4 4 7

Lesiones en corazón (schwannomas) – HEMBRAS
SAR: Control 1,5 W/kg 3 W/kg 6 W/kg
Corazón (GSM) 0 0 2 0
Otros (GSM) 4 1 3 1
Total (GSM) 4 1 5 1
Corazón (CDMA) 0 2 0 2
Otros (CDMA) 4 0 2 2
Total (CDMA) 4 2 2 4

Ahora las hembras dejan de tener valores tan bajos de schwannomas, y ambos sistemas (GSM y CDMA) parecen actuar de modo similar. Pero la diferencia más significativa está en que el grupo de control ya no es inmune, con tasas de lesiones comparables o superiores a las de muchos de los grupos irradiados. De repente, la dicotomía “con radiofrecuencia aparecen lesiones, sin radiofrecuencia no” deja de existir.

OJO A LOS MACHOS DE CONTROL

La existencia de casos de lesiones en el caso de los schwannomas totales (no sólo en el caso del corazón) en el grupo de control no debería sorprender; al revés, el nivel cero de lesiones que tenemos en los demás casos resulta extraño. El motivo es que en otros estudios del Programa Nacional de Toxicología (NTP), la incidencia de los casos en el grupo de control es diferente. Para glioma maligno se han dado estudios con casos de lesiones en control entre 0% y 2% (promedio de 0,18%) para hembras, y de entre 0 y 8% (promedio 2,0%) para machos. Para los schwannomas, de nuevo se observa una mayor tasa de lesiones en grupos de control de experimentos pasados con machos: 0-6% (promedio 1,3%), frente a 0-4% (promedio 0,6%) para hembras. Esto representa la incidencia natural de las lesiones, sin radiaciones o ninguna otra causa.

Pero de todos modos ¿por qué el estudio que nos ocupa hoy no contiene un solo caso de lesión en el grupo de control (ver tabla primera)? Bueno, puede ser por pura estadística. O porque, a fin de cuentas, estamos redondeando (no puede aparecer lesiones en 0,4 ratas). O porque, sencillamente, las ratas se mueren. Los datos sobre esas tasas de supervivencia no se dan salvo para las ratas macho del grupo de control: 28%.

Este dato es bastante más pequeño que el de otros estudios similares con ratas, en los que sobrevivían entre el 24% y el 72% de las ratas macho de control. ¿Y eso es relevante? Sí, debido a un efecto observado en el artículo. Resulta que la mayoría de las lesiones (gliomas y schwannomas) aparecieron en las últimas semanas del estudio. Ahora bien, es evidente que las ratas que las desarrollaron estaban vivas. Como hubo mucha mortalidad entre las ratas macho del grupo de control, no sabemos si alguna de ellas hubiera desarrollado una lesión de haber vivido hasta el final del estudio. En el caso de que las ratas del grupo de control fueren inmortales (al menos, durante los dos años del estudio) la supervivencia de ese grupo de ratas hubiera sido mayor, aumentarían las probabilidades de que alguna desarrollase lesiones.

¿Y no afectaría también a las ratas hembras de control, y a todas las ratas de los grupos irradiados? Pues sí, pero la supervivencia de esos grupos fue mayor, y además muy similar entre sí (lo sabemos porque uno de los revisores menciona una tabla, que finalmente no se ha incluido en el artículo, donde aparecen esos datos). Creo que resulta significativo el detalle de que las ratas hembra, que tienen una supervivencia similar para el grupo de control y para los irradiados, también muestre tasas de lesiones mucho menores.

En cualquier caso, se puede corregir este efecto de supervivencia limitada (extrapolando los datos para el caso de ratones inmortales), y de hecho los autores del estudio lo hicieron, pero solamente para los casos de ratones macho irradiados, en los que parecía verse una significación estadística. Para los ratones hembra no hicieron correcciones, porque no parecía haber una tendencia significativa. En el caso de los grupos de control, no harían más que multiplicar la tasa de lesiones por un factor de corrección, y si esa tasa de lesiones es cero… bueno, cualquier número por cero es igual a cero.

CONCLUSIONES Y DUDAS

A la vista de sus datos, los investigadores concluyen que las lesiones antedichas en las ratas macho “se considera que probablemente son el resultado de la exposición a la radiación de radiofrecuencia modulada mediante GSM o CDMA,” con una mayor confianza en la asociación radiación-lesiones en el caso del corazón que en la del cerebro. No se observaron efectos biológicos significativos en las ratas hembra.

¿Significa eso que los chicos debemos tirar nuestros móviles, o al menos alejarlos del corazón? Personalmente no lo creo. En mi opinión, habría que aclarar como mínimo los detalles relativos a la supervivencia de las ratas macho en el grupo de control y en los de irradiación. Es muy fácil que ese grupo de ratas haya sido sometido inadvertidamente a condiciones ambientales diferentes, afectando su tasa de supervivencia. De ser así, este estudio pasará a la historia como el típico caso de experimento complejo que al final se va al garete por un detalle idiota (como paso con el caso de los neutrinos superlumínicos, que finalmente resultó ser un cable mal conectado). Sobre todo, hay que esperar a que el estudio esté completo. Recordemos que este trabajo se centra en el caso de ratas, y solamente considera lesiones en el corazón y el cerebro.

También quisiera saber por la duración del experimento. Uno de los revisores preguntó por qué la duración del experimento fue de 90 semanas en lugar de 104 (dos años completos). En su respuesta, los autores del estudio dijeron que la duración final fue de “10 semanas” Hay un hueco tras el 10, así que están hablando de cien semanas y pico. Por algún motivo, sea porque lo hayan ocultado o por fallos en el borrador, ese “pico” queda desconocido. Y que los resultados dependen vitalmente de la duración del experimento porque resulta que la mayoría de las lesiones aparecieron cerca del final.

Según los datos presentados por los propios investigadores, para la semana 90 se habían dado solamente cinco casos de lesiones por schwannoma en el corazón (y ninguno de glioma cerebral maligno). Incluso en fecha tan avanzada como la semana 103 solamente se habían dado 13 casos de schwannoma y glioma maligno, pero en las tres últimas semanas aparecieron nada menos que 26 casos, (¡dos tercios del total!), entre los cuales se incluyen dos de cada tres caso aparecidos en el grupo de mayor tasa SAR (6 W/kg).

Y justo en ese momento se da el estudio por terminado. Creo que debería aclararse qué pasó en esas tres últimas semanas tan estadísticamente anómalas. Seguro que hay explicaciones inocentes y perfectamente válidas para ello, pero no las sabemos. Y otra cosa que me llama la atención: ¿por qué se decidió acabar el estudio en ese momento? Si yo fuese investigador y, después de dos años tranquilos, observara cómo se multiplican los casos en tres semanas, lo último que haría sería cerrar el chiringuito. Como mínimo esperaría un par de meses más, a ver si se trata de una fluctuación estadística o si realmente las ratas tienen un dispositivo de autodestrucción celular que se activa a los dos años.

No soy el único que tiene sus dudas con relación a este estudio. Aunque los revisores del artículo coinciden en que ha sido escrito de forma correcta, honrada y científica, algunos expresan sus reticencias con relación a la posibilidad de falsos positivos, a la extrañamente baja supervivencia de los machos en el grupo de control, o a posibles fallos en la elección de los ratones para los diversos grupos.

Otros divulgadores se han expresado al respecto. En el momento de escribir estas líneas no sé lo que han escrito. Me he abstenido deliberadamente para no verme influido por sus argumentos. Ahora, casi acabado este post, voy a echarles un vistazo, y también le recomiendo a ustedes que lo hagan.

A pesar de la invasión del periodismo de “copia, pega, repite” que nos rodea, me alegra ver que algunos medios de comunicación serios se paran a reflexionar. El Washington Post es tajante: “Lo primero es lo primero, nadie ha demostrado que los móviles causan cáncer, nadie ha demostrado que los móviles causan cáncer” y apunta a problemas como la inusual tasa cero de lesiones en las ratas de control o la extraña inmunidad que parecen tener las ratas hembra. Buzzfeed se pregunta cómo es posible que las ratas macho de control sobrevivan menos que las de los grupos irradiados. En un interesante hilo de Twitter, Stefen Christensen examina los posibles fallos del estudio y concluye: “Salvo que un baño de radio[frecuencia] que dure una vida te haga vivir más, la conclusión es clara, las ratas fueron tratadas de forma distinta,” en alusión nuevamente al enigma de las ratas macho de control. También les recomiendo lectura aquí y aquí.

Lo triste del asunto es que un esfuerzo serio y honrado de varios años va a ser alegremente utilizado por los grupos antimóviles como prueba definitiva de que tenían razón y que debemos protegernos por el bien de nuestra salud (ejem). No ayudará el hecho de que buena parte de los medios de comunicación tiende a centrarse en lo sensacional y no suele prestar atención a detalles como los que usted, lector, se ha molestado en leer aquí. Y el proceso científico de verificación, corrección de errores y publicación trabajará en favor de los antimóviles. Si el artículo queda como está, tienen la prueba; si, como consecuencia del proceso de revisión, los datos son corregidos o el artículo es retirado, lo aducirán como “prueba” de manipulación en una campaña de conspiración y ocultamiento.

A la vista de todo lo anterior, creo que este estudio, por riguroso que parezca haber sido hecho, contiene fallos que pueden dar por tierra con cualquier conclusión al respecto, y que hay que esperar, como mínimo, a que acaba el proceso de revisión del artículo (ha sido sometido a revisores, pero aún no ha sido enviado a una revista científica con “peer-review”) para opinar, y mejor aún si esperamos al estudio con ratones. Hasta entonces corremos el riesgo de extraer conclusiones erróneas.

Esa es mi conclusión, una opinión personal a fin de cuentas pero basada en los conocimientos científicos que he aprendido a lo largo de media vida.

Por supuesto, podría estar equivocado.

21 Comentarios

Participa Suscríbete

PreguntónPreguntón

La potencia de la radiación emitida por el móvil durante una llamada, es la misma que al tenerlo encendido sin más? (con cobertura y sin modo avión)

Si fuera distinta, a los ratones se les puso una u otra potencia?

Kiarash AhmadiKiarash Ahmadi

El móvil no emite ningún tipo de radiación a no ser que estés en llamada o con los datos del móvil activos, pero en el caso de los datos, tampoco estás emitiendo constantemente a la máxima potencia, varía dependiendo del uso que le des al móvil.

J.DiazJ.Diaz

Comete un error, todos los moviles contactan con las antenas cercanas cada pocos minutos, o incluso segundos, lo hacen mientras estan encendidos y en cualquier modo, esto cumple la misma funcion que los pig que se envian por la redes entre equipos, para confirmar su presencia en ellas y actualizar los estatus.
Y para optimizar recursos, dicen, ya que las llamadas se realizan por la antena mas cercana y no a travez de todas a la vez. El aparato sabe cual es la antena mas cercana gracias a esas minillamadas y las respuestas de las antenas.

Aunque es cierto que son llamadas ocultas y muy cortas. Pero ahi estan.
Es parecido a uno de los motivos por los cuales al instalar ciertos programas, las baterias duran menos, pero en ese caso son envios de datos a las compañias, parecido a las galletas que intalan en los navegadores muchas paginas para «adecuar nuetro servicio a sus necesidades» Aunque en realidad es para hacer mineria de datos en el mejor de los casos y para usos mas tubios muy a menudo.

Hay la leyenda, no se si mito urbano, que el mismo telefono con distinto operador gasta mas o menos bateria por el protocolo de identificacion que tengan establecido.

Asi que ne realidad no es cierto que el telefono no emita cuando no se utiliza, solamente es inerte, — y no todos, ¿le suena la tecnologia de encender un telefono en modo remoto?, eso solamente es posible si aun “apagado” no recibe señales —, cuando esta del todo desconectado y sin bateria en muchos modelos modernos, que incluso hay quien se queja que su bateria se descarga aun apagado, ¿sera por eso?
No lo se, no conozco estudios serios al respecto.

El caso es que aunque quizas sea un porcentaje de emisión menor, si emiten en reposo.

Un saludo para todos menos para los de siempre.

Evilasio PerniaEvilasio Pernia

Los números dicen que el uso del móvil produce cáncer; luego están las palabras, muchas.

José Manuel

¿Qué números? Porque los que yo tengo no dicen eso, es más, dicen lo contrario. Y mis números los puedes comprobar tu mismo si tienes voluntad de superar tus prejuicios e ideas preconcebidas. Sólo tienes que irte al http://www.ine.es y buscar los datos de prevalencia del cáncer entre menores de 60 (que utilizan los móviles más) años durante los últimos 17 años, mientras que el crecimiento del uso del móvil ha crecido exponencialmente, ¿qué ha pasado con los diagnósticos de cáncer? Te dejo que lo averigües tú.

U-95U-95

Tumores no sé, pero borreguismo y estupidez sí. Estoy harto de “comerme” en Metro y similares a gente que está en medio con el maldito smartphone con el Facebook o el CandyCrush, y no se quita para dejar pasar.

CarlosCarlos

Tengo una seria duda atravesada: se supone que para que una radiación cause daño sobre un tejido su longitud de onda debe ser menor que las dimensiones del tejido y en caso especifico de este experimento la longitud de onda asociada a los 900 MHz mide 33 cm luego no tiene sentido que un ratón se vea afectado por esta radiación a menos que los hubieran criado dentro del equivalente a un horno microondas (con esas potencias se asarían en un día créanme) o que fueran ratas del tamaño de un gato literalmente
Estaré atento a sus comentarios gracias

José Manuel

Hola Carlos:

No es exactamente así. Cada tipo de átomo absorbe más ciertas longitudes de onda y otras no, por eso los cristales son transparentes a la radiación visible pero no a la infrarroja. Los ratones están compuestos de las mismas moléculas que nosotros (carbono, hidrógeno, oxígeno, etc.) y absorben los mismos tipos de radiación que nosotros independientemente de su tamaño.

Para saber si puede producir daño hay que mirar dos aspectos, la potencia (que produce calor) y la energía de los fotones que sólo depende de su frecuencia. La mecánica cuántica nos dice que sólo a partir de cierta energía (el equivalente a la frecuencia de los ultravioletas superiores) es cuando puede producir una expulsión de un electrón de la órbita de un átomo, con una energía menor es IMPOSIBLE. Esta expulsión de un electrón cambia la valencia del átomo y, por tanto, sus propiedades físicas y químicas, y si esto ocurre durante la mitosis celular puede provocar cáncer. Por eso nos debemos proteger de los rayos UV en verano y no de la luz de una bombilla que no emite este tipo de radiación. Cuando la energía es menor de esta cantidad lo único que puede producir es calentamiento y ese calentamiento sólo depende de la potencia y si tiene suficiente potencia provocará quemaduras, pero con 2W tampoco es posible. De hecho, cuando notas que se calienta el móvil en tu oreja cuando hablas mucho no es por la radiación, sino principalmente por la propia electrónica del móvil y el efecto Joole.

Espero haberte resuelto las dudas. Un saludo,
José Manuel

J.DiazJ.Diaz

Por lo general suelo estar muy de acuerdo con las explicaciones del profesor.
Pero no siempre.

Tambien opino que nada hace mas daño a la ciencia que un estudio o experimento mal hecho o con aparentes lagunas. Da armas a los necios.

A mi me llama mucho la atencion unos factores que no ha mencionado. Tal vez sean tonterias.

Primero y creo que importante, ¿Existe algún tipo de epidemiologia sobre estas y otras lesiones en ratones, tanto libres como “no utilizados” en laboratorio?
Sin saber cual es la tendencia natural de la especie, descubrir si hay una relacion causa efecto, me parece dificil sacar este tipo de conclusiones. Y en el peor de los casos, un artefacto estadistico.

Dos, partir de dosis estramboticas es ofrecer en bandeja a los detractores la opcion de decir «nadie hace eso». — La verdad es que yo no estoy seguro cuando veo lo que veo por la calle. ¿Tan importante es lo que miran absortos en el movil y se me sientan en el regazo en mi silla de ruedas, que no pueden esperar a llegar a cas o al trabajo y hacerlo comodamente en un ordenador, y mucho mas barato? —

Tres, es cierto lo dicho arriba; nadie puede ser expuesto a un equivalente así… Con un telefonito.
Pero es que la mayor parte de los “supuestos” casos tenían relacion con con el uso del telefono, sino con las antenas, que si emiten esas potencias todo el día — y mucho mas, es mas rentable poner una antena de 1 Mw que cubrir esa misma zona con veinte antenas de 500 Kw —. Los que viven cerca o incluso debajo de una de esas antenas, ¿que SAR reciben?
Ya se, ya se. Las distancias y todo eso, pero a mas potencia mas alcance y mas intensidad.
Pero hay casos que no han sido explicados y ha habido victimas, con anomalias de agrupamiento y número. Y toda la respuesta ha sido que los telefonos no hacen daño.
Si es así, porque no se ha estudiado ampliamente. Enferman veinte crios y se tiran un mes buscanod causas y creando alarma social, pero si hay realcion con negocios millonarios, todo son desmentido y enterrarlo.

La verdad, aunque sea cierta la inocuidad del aparato, tales comportamiento llaman mucho la atención al observador.

Y por último, me da la impresión, paranoico que soy yo con los negocios de billones — metricos, no yanquis —, que se han dado cuenta que les beneficia mas hacer estudios “serios” pero muy discutibles, que andar desmintiendo aqui y alla.
Es lo mismo que pasa con las memomeopatias, si en vez de presentar absurdos estudios que demuestran (je, ejem) lo buena que es, presentaran estudios en contra pero igualmente mal hechos, estoy seguro que les iria mejor — y peor a todos —.
La gente siempre prefiere creer que un mal estudio en contra de algo es falso, que creer un mal estudio falso a favor. El victimismo vende mucho.

Ya se, ahora saldra el imbecil de turno, disponemos de varios, a hacer pamfleto al respecto. Yo ya ni me molesto en discutir con ellos por el mismo motivo, no hacer aprecio, etc, etc.

A lo que voy es que no soy anti movil por su salubridad, todo objeto tiene su peligro sanitario en condiciones concretas. ¿Alguien se ha parado a pensar que el aumento de problemas aticulares y tunel carpiano en la juventud tiene una relacion con el uso intensivo de video juegos? Pues hay estudios al respecto.
Y que desde que se ha generalizado eso de correr — y mal que suelen hacerlo — tambien esta llevanod a un aumento de daños articulares y de espalda. Y luego dicen que el deporte es sano, onteode.
Todo es bueno o malo.
No uso el movil casi nunca y solamente para lo que es; poner en contacto con otras personas. Pero dudo que se pueda llegar a usar tan mal como para sufrir lesiones, a no ser que se tenga una predisposicion a ellas, y en ese caso, ¿que las ha provocado si las tengo, el aparato o la naturaleza?
Individualmente es imposible saberlo.

Pero lo que no se estudia es la epidemiologia de las antenas. — Y de tantas cosas hasta que acaban apareciendo las consecuencias, el tabaco era tan bueno que se quería implantar en los menus de los colegios en lso años cincuenta, por supuesto, mentolado —.

Habia una fundición de Aluminio en una zona donde vivi, tenía todos los filtros y todas las certificaciones, decian, pero un dia sufri un ataque de asma, y mientras esperaba al neumologo en su consulta, — tuvo que salir a atender un asunto —, pude observar un mapade toda la comarca, colocado en la pared, que había confeccionado marcando la localizacion, el diagnostico y la gravedad de sus pacientes.
Había una distribucion muy clara alrededor de la fundición, concentrica y en disminución en funcion de la distancia.
No significan nada unos cientos de casos…, o si.
Pero lo cierto es que cuando hablaba con responsables politicos — y bueno, eran caciques constructores de un cierto partido — todo su discurso, incluso en la intimidad, se limitaba a que la mitad de la comarca vivia de trabajar allí. Asi que no importaban las elucubraciones de un medio progre.
En fin.

Lo que me preocupa es que simpre se anteponen intereses privados al bien comun.

En esas condiciones, ¿sabemos la verdad?

Si de pronto apareciera un estudio — o veinte — que demostrara mas allá de toda duda que, por poner un ejemplo, las antenas multiplican por 1000 el riesgo de ciertas patologias.
Es una ejemplo, no lo afirmo ni lo desmiento, porque no lo se y eso es lo malo.
Si se demostrara eso, ¿Que elegirian?, perder un negosio billonario y crear una revuelta entre los que dicen eso de «yo no puedo vivir sin esto y a mi no me va a pasar» O elegirian “soportar” los daños colaterales con el efecto sida; «¡Bah, solamente afecta a maricones, drogotas y negros africanos! ¿A quien le importa esa gente?»

Y por eso me preocupa el no saber de verdad lo que ocurre y me preocupa mas aun que ningun estudio sea minimamente concluyente en este tipo de cosas, ni para lo uno, ni para lo otro. Y mientras, la casa sin hacer.

Desconfiado que soy, que le vamos a hacer.

Saludos a todos menos a los de siempre.

NostromoADFNostromoADF

Me parece que en tu comentario mezclas “churras con merinas”. Las antenas de telefonía móvil no emiten megavatios, ni kilovatios de potencia . Además, no sirve de nada poner una antena más potente para comunicarse con más móviles, solo llegarás más lejos. Veo que desconoces el funcionamiento de una red de telefonía móvil. La distribución ideal es una red hexagonal con las antenas emitiendo a la suficiente potencia para cubrir el área y que interfiera lo menos posible con las celdas adyacentes, cada antena tiene una serie de canales de comunicación limitados, por lo que al final una antena solo puede comunicarse con una cantidad de teléfonos limitada. Por ello en el entorno rural y en las afueras de las ciudades hay antenas de mayor potencia que cubre mayor superficie y hay menos teléfonos y en las ciudades hay más antenas de menor potencia para cubrir menos superficie y hay muchos más teléfonos.

J.DiazJ.Diaz

Lamento no haberme expresado suficientemente bien para ti.
Ya soy demasiado prolijo como para aclarar cada punto por completo.

SE que no emiten esas potencias, era un simple ejemplo. Hay mucha spotencia y muchos tipos de antena. Aunque en lo basico son iguales.

SE cual es la estructura de la telefonia, soy ingeniero, ¿sabes? Aunque mi campo es la mecanica. Asi que concedo que pueda tener lagunas de conocimiento

Y el sentido de lo que me referia es exactament eso que dices: «solo llegarás más lejos»

Efectivamente, cubres mas territorio y por lo tanto necesitas menos antenas. Exactamente ese es el asunto. ¿Cual es el umbral DEMOSTRADO de pontencia maximo para que no sean, — por poner un ejemplo estreambotico, por si es necesario indicarlo —, microondas a cielo abierto.

En cuanto a los canales, bueno, es cierto que por cada unidad de emision recepcio, un movil es una simple radio de dos canales, hay un numero de canales disponibles, pero por un lado, el sistema es digital, en un canal pueden convivir, si se hace bien, varias señales. Hoy en una misma antena conviven muchos mas usuarios con velocidades de datos — por referirme al uso mas “pesado” y a fin de cuentas en terminos tecnicos en un canal digital da igual si se transfieren datos o voz — Y segundo, puede haber multiples modulos en una sola antena, no son como las antenas de radio analogica que necesitan un estructura para cada frecuencia, asi que no, se puede y de hecho se hace, concentrar multiples modulo en una sola estructura. Puedo darte algun ejemplo.
Lo de poner mas antenitas pequeñas en las ciudades – depende donde – y menos en el campo tien otro motivo; infraestructuras. En una ciudad es mas facil encontra multiples localizaciones con acceso sencillo y energia.
Hacer la misma distribucion en el paramo de Pas por ejemplo supone gasta muuuuucho dinero en lineas y sistemas de alimentacion. Mas claro, no hay tendido electrico adecuado en todas partes.
¡Coño, si aun hay postes de madera podrida de los que cuelgan los cables en muchos sitios, hombre!

Espero haber aclarado el asunto y mis opiniones, — que son como el culo, todos tenemos y su contenido no agrada a nadie —, pero si desea que sea mas preciso, estare encantado de conversar con usted. Siempre se puede aprender algo nuevo.

Saludos a todos menos los de siempre.

J.DiazJ.Diaz

Gracias Angela, es agradable que de cuando en cuando no te pongan a parir los Troll.

Saludos.

J.DiazJ.Diaz

Por cierto.
¡Como esta el patio de la divulgacion cientifica!

Hoy, con rauda velocidad purblican en cierta pagina deivulgadora el titular “Los móviles alargan la vida de las ratas… O les provocan cáncer según lo mires “.

Y… Bueno… Siempre han sido muy victimas tecnologicas ahi, pero. Es poco serio fribolozar, sin llegar a analizar como muy bien hace hace el profesor.

En fin.

YeilYeil

Yo veo dos problemas grandes, primero que no indica la muestra de los grupos, o yo no la he visto. Segundo que no hay aleatorización.

En otras palabras, todo puede ser debido a simple azar.

YeilYeil

He encontrado el dato, son 90 ratas por grupo. El revisor ha realizado un cálculo de la potencia y le sale bajísima con sólo 90 ratas por grupo, inferior al 5% (cuando debería estar por encima del 80%).

Rene Alexander AlvarezRene Alexander Alvarez

El hecho concreto es que desde que se inició la era de la electrónica, la esperanza de vida ha aumentado.

Dr. SiélDr. Siél

Y también se han extinguido más especies…
Correlación no implica causalidad

botswanafirebotswanafire

Hay un párrafo que me confunden mucho, no se si soy yo pero me parece que se contradice.

“Según estos datos, las ratas macho parecen más propensas a lesiones que las hembras. Recordemos que el sistema GSM usa mayores niveles de potencia media, así que cabría esperar peores resultados en ese caso; pero en el caso de los gliomas cerebrales parece justo al revés, la tecnología GSM parece más dañina que la CDMA. En el caso de los schwannomas, parece que la CDMA sí muestra más lesiones, aunque por escasa diferencia. Mientras tanto, el grupo de control no parece estar afectado en absoluto: cero lesiones tanto para machos como para hembras.”

Primero dice que GSM es más potente y por tanto espera peores resultados o sea más daños que con CDMA. Luego dice que el resultado fue el contrario para los gliomas cerebrales pero luego dice que GSM parece mas dañina que CDMA. ¿entonces cómo que el resultado fue el contrario si más bien fue exactamente el que dijo al principio que esperaban, con GSM haciendo más daño? No entiendo ¿es un error o soy yo?

Luego: “Otro resultado extraño es el hecho de que la tasa de supervivencia fue mayor en el grupo de control que en de los sometidos a RF para el caso GSM.” Pues no se qué es lo extraño, eso es exactamente lo que uno esperaría si la radiación causa daño. Creo que sólo hace sentido si en vez de poner punto se uniera como un solo enunciado con el párrafo que le sigue, si no no entiendo.

Responde a U-95

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar