La homeopatía según los homeópatas

Remedios de homeopathy

La fundación de la homeopatía suele atribuirse a Samuel Hahnemann, médico alemán del siglo XVIII. Si bien no podemos tener claro que él fundara sus principios, fue quien los popularizó, y en general se le considera como el padre de la homeopatía.

De acuerdo con sus biógrafos… oh vale, a quién quiero engañar, lo tomé de la Wikipedia. Christian Friedrich Samuel Hahnemann nació en Meissen (entonces electorado de Sajonia, actual Alemania) en 1755. Fue médico, químico, y durante un tiempo estuvo haciendo de aprendiz en la farmacia de su suegro. Hacia 1784, Hahnemann había abandonado el ejercicio de la medicina, por considerarlo un esfuerzo inútil y contraproducente. No podemos censurarlo. En el siglo XVIII el término “ciencia médica” era más bien un contrasentido. Los médicos hablaban de principios vitales, recetaban sangrías para casi todo, y en general sus técnicas y sus medicamentos nos pondrían los pelos de punta en nuestro siglo XXI.

Mientras traducía una obra del escocés William Cullen, aprendió que la quina (la corteza del árbol del quino) era eficaz para combatir el paludismo. Llevado de su curiosidad, Hahnemann decidió probar los efectos de la quina en sí mismo, y notó que eran muy similares a los síntomas de los afectados por el paludismo. Esto le hizo concluir que, si algo causaba un conjunto de síntomas en un individuo sano, ese mismo algo puede curar a una persona enferma que presente ese mismo conjunto de síntomas. Esa fue la génesis del principio fundamental de la homeopatía: simila similibus curantur (lo semejante se cura con lo semejante). La propia palabra homeopatía proviene de los términos homois (similar) y pathos (sufrimiento).

Ahora sabemos que la causa del paludismo es un parásito llamado plasmodium, transmitido principalmente por picaduras de mosquito, en tanto que la quina es un tipo de alcaloide. No hay motivo para pensar que haya similitud en ambos agentes, salvo por los síntomas. En la época de Hahnemann, sin embargo, el de similitud era un principio cuando menos razonable. Desde tiempos antiguos se sabe que una persona podía inmunizarse contra ciertos venenos a base de ingerir cantidades pequeñas de éste. En nuestros días, las vacunas protegen a un individuo gracias a una inyección de los mismos microorganismos responsables de la enfermedad. Por supuesto, ahora lo hacemos porque conocemos el mecanismo subyacente a la vacunación, y hubo que hacer muchas pruebas para demostrar su efectividad.

Además de adoptar el principio de “lo similar cura lo similar,” la homeopatía se basa en ir más allá de los síntomas que van apareciendo, y por ello se persigue un tratamiento integral e individualizado. Los síntomas son un reflejo de un proceso interno no observable, una especie de “fuerza vital” que no puede ser cuantificada por la ciencia; de ahí la importancia de hacer un seguimiento del paciente y de ejercer una atención más allá de los pocos minutos que un médico tradicional emplea en oír al paciente, comprobar los síntomas y decidir el medicamento a recetar.

(En la actualidad también se utilizan sustancias homeopáticas en veterinaria, lo que plantea una duda. Hahnemann habló de la “fuerza vital” aplicada al tratamiento y curación en seres humanos, pero no afirmó explícitamente que estuviese restringida a ellos. Existe, por tanto, una controversia sobre si esa fuerza vital existe en otros seres vivos, y por tanto, si la homeopatía funciona en animales y plantas. Hay partidarios de ambas tesis).

Hahnemann, convencido de su tesis, la desarrolló en los siguiente años. Con objeto de no perjudicar al enfermo, diluyó las muestras de las sustancias que probaba. Sorprendentemente, una sustancia altamente diluida parecía ser tan eficaz como en estado concentrado, a condición de que hubiera sido sometida a un proceso de agitación. A estos procesos los denominó potenciación (dilución) y sucusión (agitación).

Es decir, la elaboración de un preparado homeopático se basa en estos sencillos pasos:

1) Se toma una sustancia que tenga efectos similares a los de una enfermedad o dolencia

2) Se diluye o mezcla con otras sustancias inocuas (generalmente, agua o lactosa)

3) Se agita vigorosamente

4) Se tira la mayor parte del preparado

5) Vuélvase al paso 2, hasta que se consiga una solución lo bastante diluida para no causar daños al organismo

Como ve, en la preparación de sustancias homeopáticas prima lo sencillo, y de hecho, es el proceso que hoy día continúan usando las industrias homeopáticas (existen ligeras variantes, como puede ver usted en p. ej. esta web sobre homeopatía).

Hahnemann comenzó a utilizar su nueva técnica en 1792. Tome usted un libro de historia, y comprobará que el continente europeo tenía cosas más importantes en qué pensar, como revoluciones, guerras civiles, invasiones, etc. Sin embargo, sus teorías fueron comprobadas por él mismo, y posteriormente puestas por escrito. Tras las guerras napoleónicas, la práctica homeopática se extendió a diversos países.

En España comenzó a difundirse hacia 1821. Ocho años después, María Cristina de Borbón, prometida del rey Fernando VII, llegó a España acompañada por su médico, con notable experiencia en homeopatía. En 1832, Prudencio Querol se convierte en el primer médico español que utilizó públicamente la homeopatía, y en 1845 se fundó la Sociedad Hahnemanniana Matritense, primera asociación sobre esta terapéutica en España. El lector interesado en la historia de la homeopatía en España puede consultar el Libro Blanco de la Homeopatía, redactado por la Cátedra Boiron de Homeopatía (Universidad de Zaragoza).

A comienzos del siglo XX, sin embargo, la homeopatía entró en una época de vacas flacas. Las técnicas médicas y farmacéuticas científicas se desarrollaron y aumentaron su eficacia cada vez más, y la homeopatía comenzó a convertirse en algo que se heredaba de padres a hijos en lugar de atraer nuevos miembros por convicción. Tampoco ayudó, por supuesto, el que no hubiese una corriente única de pensamiento en el mundo homeopático, y las revueltas internas abundaban.

Según el Libro Blanco, “La Guerra Civil de 1936 condicionó nuestra historia en todos los ámbitos, marcando un punto de inflexión en la evolución de la sociedad, la cultura y la ciencia… durante la época de la posguerra, por razones diversas, algunas de posible índole política, aun cuando la homeopatía nunca fue prohibida por el régimen… fueron escasos los médicos que continuaron practicando la homeopatía.” También contribuyó la extensión del seguro de enfermedad, con consultas médicas y medicamentos gratuitos.

Con la vuelta a la democracia, la homeopatía disfrutó de un renacimiento en nuestro país. El clima de libertad en la nueva España democrática de los años setenta se unió a la corriente hippy de la época para potenciar un resurgimiento de las terapias naturales alternativas a la medicina clásica tradicional. En la actualidad se autoclasifican en el campo de las terapias “complementarias,” indicando con ello que no deben entenderse como competencia de la medicina convencional.

En la actualidad, según fuentes del sector, casi un cuarto de millón de médicos de todo el mundo utilizan terapias homeopáticas sobre más de 300 millones de pacientes. El país donde se utiliza más profusamente es Francia, país donde Hahnemann vivió sus últimos años, y donde radica la mayor multinacional de productos farmacéuticos del mundo, Boiron. Otros países donde la homeopatía disfruta de un fuerte arraigo son Reino Unido, Alemania, Bélgica y Suiza; en este última país, la homeopatía fue aceptada mediante referéndum popular en mayo de 2009.

En España, la Ley del Medicamento de 1990 incluyó en su artículo 54 una referencia a los medicamentos homeopáticos, cuya regulación fue hecha mediante Real Decreto en 1994. Dicha Ley fue actualizada por la 29/2006, con una nueva regulación de autorización en virtud del RD 1345/2007, todo ello en consonancia con la Directiva Europea 2004/27/CE. En julio de 2008, la Organización Médica Colegial reconoció explícitamente la homeopatía como acto médico.

Más recientemente, Boiron firmó un acuerdo con la Universidad de Zaragoza para crear la Cátedra Boiron de investigación, docencia y divulgación de la homeopatía. Dicha cátedra funciona desde finales de 2010, y recientemente logró uno de sus objetivos: la redacción del Libro Blanco sobre Homeopatía.

En resumen, parece que la homeopatía goza de muy buena salud. Está ampliamente difundida, cada vez se dispensa en mayor número de farmacias, no tiene efectos nocivos y puede obtenerse sin receta.

¿Qué podría salir mal?

[Extraído del libro “¿Homeopatia? Va a ser que no” Si quieres leer más, aquí tienes el libro completo. Sí, gratis]


42 Comentarios

Participa Suscríbete

ToniToni

No soy científico ni medico, ni nada de eso. Así que no me queda más que dar las gracias a ti y a la gente como tu que se dedica a la divulgación de la verdad comprobada.

J.DiazJ.Diaz

En ciencia no hay verdad comprobada, señor Toni, por eso nos acosan los magufos y las sectas, porque ellos si tienen “verdades reveladas absolutas”.

Ante cualquier evidencia cientifica, el investigados plantea “peros” y a continuacion hace nuevas preguntas que generalmente matizan la evidencia obtenida.
La gente busca La Verdad y si es sencillita, muy mona, y llena de oropeles, mejor que mejor.
Pero la ciencia requiere esfuerzo, y sobre todo acepta que a/ puedes estar equivocado y b/ nunca podras estar completamente seguro de nada.

Por eso los “creyentes” tiene dogmas y la ciencia teorias.

Dejeme qu ele corrija, Toni, dele las gracias al profesor Quirantes por informar y evidenciar las mentiras mas evidentes. No por mostrar verdades comprobadas.

Un saludo.

FranciscoFrancisco

Es Luc Montagnier, premio nobel de medicina por su descubrimiento del virus del sida, alguien que, desde tu punto de vista, se dedica a la “divulgación de la verdad comprobada”, .. o este tampoco te vale ?. Marc Henry, profesor de física cuántica en la Universidad de Estrasburgo,
tampoco vale ?.
https://www.youtube.com/watch?v=rKPezSDUs2A

Espero que disfrutes del destrozo de tus prejuicios, basados, imagino, en la creencia de lo que otros te han contado.

Antonio JAntonio J

Corrección: Marc Henry, no es profesor de Física Cuántica, si no de Termodinámica Química, Química Inorgánica y Química de Materiales (https://www.researchgate.net/profile/Marc_Henry). Yo soy licenciado en Ciencias Químicas (de cuando las carreras eran de 5 años sin masters) al igual que este señor, y te aseguro que los químicos sabemos muy poco sobre Física Cuántica, más allá de la resolución clásica de la ecuación de Schrödinger para el átomo de Hidrógeno en una asignatura denominada Química Física común en el curso de tercero.
Agradezco al profesor Quirantes por exponer los hechos.

J.DiazJ.Diaz

Reconozco que esta mañana no lei el articulo detenidamente. Pese a que hay quien me acusa de levantarme pronto para andar comentando cosas, tengo otras actividades en mi vida.
Pero ahora si lo he leido con calma.

Sinceramente no sabia lo de la catedra. — Si, con minusculas —. Y creo que mi exabructo debe haberse escuchado incluso en la capital maña.
Sabía de cursos y conferencias, pero… ¡Una catedra!
A ver, aver, ¿Es esta la reforma meritocratica de la docencia? ¿Si tienes pasta te haces una catedra a tu gusto y a medida de tus intereses en cualquier universidad? ¿Qué rigor academico, titulaciones o simplemente, reconocimiento de la comunidad academica hay que tener para ser catedro de una de estos son dios? — Y supongo que no es la unica catedra vergonzante que exite —.
¿Simplemente decir «aquí hay tanto dinero» y ya esta?

En los usa, es normal comprar titulaciones a golpe de talonario, financiando un edificio o una beca. Todos lo sabemos.
Y en este pais, tambien sabemos que en colegios de “alcurnia” se mejoran los expedientes por un modico precio.
Pero sinceramente, catedras a medida y ademas, para simplemente avalar una estafa para cortitos de entendederas — aqui un duca con 25 años de experiencia en este timo, o similar, montara en colera —, pues me parece un poco fuerte.

¿Que es lo proximo? ¿La catedra de furbol en la complutense? Financiada por un equipo de esos que tiene su propio periodico y canal de television.
Y ya estamontado el cisco proqu ele dan un horroris causa a un furbonlista y a otro no.
¿Catedra de cotilleos financiada por salvame y telainco?
¿La catedra pretige sobre los beneficios del derrame de crudo en las costas gallegas financiado por naVieras petroliferas que limpian tanques a diez millas — Esto lo vi con mis ojotos cuando vivia en la costa de Lugo —?

En fin. Si yo fuera miembro de la comunidad academica me sentiria tan irritado y frustrado como el profesor Quirantes.

Dos cosas más:

Una, como concepto eso de lo que provoca el mismo efecto cura la “enfermedad” tiene ciertos matices discutibles, veamos: dado que pegarse un tiro en la cabeza mata, cuando un paciente entra en parada y se muere, en vez de reanimacion, ¿no sería homeopatico pegarle un tiro…? Pero suavecito y de bajo calibre, claro.
Deberia curar la muerte, ¿no?

Y dos; Gracias por su libro, profesor, por norma suelo piratear primero y comprar depues, si el contenido me satisface, evidentemente. Pero no había encontrado este titulo.

Un saludo para todos menos los lauger.

BitttorBitttor

Resumiendo mucho, la homeopatía la inventa uno al que coloca el suegro, en una época en la que si se te caía un caballo encima, tenías más posibilidades de sobrevivir si no ibas a medico.
Para completar la investigación nos falta saber quien era su cuñado, seguro que aportó algo.

holzholz

“Los médicos hablaban de principios vitales, recetaban sangrías para casi todo, y en general sus técnicas y sus medicamentos nos pondrían los pelos de punta en nuestro siglo XXI”
Creo que bastarán sólo 30 años para que la frase anterior sea re-escrita para horrorizarnos de los procedimientos y sobremedicación que existe actualmente en los países desarrollados.
Demasiado esfuerzo hay en Naukas frente a los fraudes de remedios que no curan, y poco esfuerzo en explicar que esos fraudes, funcionan porque en una gran parte de las ocasiones los cuerpos están diseñados para combatir infecciones y enfermedades sin ayudas de antitérmicos, anti-inflamatorios y demás medicamentos de principio activo conocido y testado; por supuesto, tampoco necesitan homeopatía.

J.DiazJ.Diaz

En algun momento he estado de acuerdo con usted, algunas firmas se esfuerzan mucho en combatir las magufias y las estafas, que por desgracia, mucha gente prefiere basandose en el “amimefunionalismo”.
Pero, de ahi a decir que la farmacologia y la medicina modernas son ¿como decirlo? ¿Equivalentes?
Pues…
Mire, solamente hay que comparar los indices de mortalidad que al final del siglo XIX había por enfermedades que hoy consideramos comunes. Como la gripe — sin recurrir a la pandemia de la gripe española —, o el tifus, o el colera…
La brutal epidemia de Valencia.
Hoy, salvo en situaciones que no necesitan explicacion y por motivos que no tienen nada ni de medicina ni de ciencia, “vencemos” enfermedades como el Ebola.
«Violar virgenes cura el sida»
«El preservativo no evita el contagio del sida»

No es la primera ni la ultima vez que se habla aqui de la sobremedicacion, de la receta clientelista, del medico que ni te mira, o de las farmaceuticas y sus estafas colectivas con sus “alertas de pandemia” y su «no desarrollamos medicinas para quien no puede pagarlas».

No hace ni cuarenta años que aún se utilizaban las duchas frías y los electrochoques.

Pero afortunadamente, con todo, la medicina ha avanzado y cura, generalmente cura.

No a todos, no todo, y no a gusto de todos.

Pero de ahi a compararlo con las magufias, en fin, creo que usted exagera.

Creo, espero, que usted, en vez de dejar morir a una hija que la medicina puede salvar con un tratamiento complejo pero comprobado, prefiriendo rezar mucho para que un ser imaginario la cure milagrosamente — acaba de suceder y la cria se ha querellado con razon contra sus padres — preferira recurrir a la medicina y usar tratamientos y farmacos, y en todo caso, procurar que el medico que le atienda se gane su confianza siendo un buen profesional responsable… Y aun asi, puede que la administracion le deje morir porque no autorice el tratamiento a tiempo, pero eso no es medicina, es homicidio.

Afortunadamente, si trump no nos mata a todos, dentro de doscientos años, efectivamente se mirara con horror las practicas medicas actuales, como hacía “Bones”.
De eso se trata la ciencia, de progresar y mejorar.
No de quejarnos de lo malo que es ahora lo que hacemos.

Espero haberle malinterpretado.

Un saludo.

DarylDaryl

Es la propia historia de la homeopatía la que demuestra que ni sirvió ni sirve para nada.
Se desarrolló antes que la actual industria farmaceútica. Cuando nació y desarrolló no existian farmaceúticas, ni poderes ocultos que promocionaran medicamentos que ni siquiera estaban en la imaginación de las mentes más calenturientas.

Existian enfermedades reales y muy reales, como la tuberculosis o la sifilis, que afectaban a todo tipo de gente, desde miserables a potentados. Se hubieran pagado fortunas por un remedio real y eficaz contra las enfermedades venéreas, pero no lo habia. Solo paliativos.

¿Curó la homeopatía alguna vez la turbeculosis, viruela o la sifilis? Obviamente no. Si lo hubiera hecho habria entrado por la puerta grande en la medician pero no lo fue y aqui no valen excusas de mal pagador con que fue apartada “por los grandes poderes” o “para facilitar el negocio de la industria farmaceútica”. Si una cosa no funciona es que no funciona .

Y sino funcionaba ante enfermedades infecciosas antes ¿por que tendria que funcionar ahora?

Ya sabemos que para los” ilustrados” las mayoria somos gilipollas profundos que estamos perpetuamente engañados por los “grandes poderes” pero idioteces las justas. ¿Cuantas enfermedades infecciosas han curado realmente?

DucaDuca

CIENTIFICOS INTERNACIONALES AVALAN LA HOMEOPATIA COMO EL PREMIO NOBEL LUC MONTAGNIER COMO TESTIGO Y APORTANDO SUS DEDUCCIONES
Aclarar dudas a los usuarios ha sido el principal objetivo de la Jornada de Puertas Abiertas para Usuarios que ha clausurado el VII Congreso Nacional de Homeopatía que se ha celebrado este fin de semana, del 6 al 8 de mayo, en San Sebastián.

Siete de cada diez españoles se muestran muy interesados en recibir asesoramiento por parte de su médico sobre tratamientos homeopáticos. De ahí, la importancia y el compromiso del profesional sanitario de ser, a su vez, un comunicador eficaz que sepa explicar qué es la homeopatía y cuál es el valor de los medicamentos homeopáticos como una opción más dentro de la medicina en beneficio del paciente. Aclarar dudas a los usuarios ha sido el principal objetivo de la Jornada de Puertas Abiertas para Usuarios que ha clausurado el VII Congreso Nacional de Homeopatía que se ha celebrado este fin de semana, del 6 al 8 de mayo, en San Sebastián.

Y es que la relación médico-paciente ha evolucionado en los últimos años favoreciendo un mayor protagonismo del paciente. Dña. Aintzane Santamaría, presidenta de la Asociación de usuarios y amigos de la Homeopatía del País Vasco y Navarra “SIMILIA”, ha destacado “cada vez somos más los pacientes que utilizamos homeopatía porque funciona. Los pacientes tenemos que hacernos oír para divulgar y hacer entender la homeopatía”.

Se habla cada vez más de pacientes “empoderados” que reclaman del profesional sanitario un diálogo más abierto y una atención más personalizada. En este sentido, la homeopatía se perfila como una terapéutica que sitúa a la persona en el centro, la va a mirar de forma global sin limitarse sólo a unos síntomas determinados y va a tratar de estimular su propia capacidad natural para reaccionar contra la enfermedad y recuperar el equilibrio de forma individualizada. Como ha explicado a los usuarios que se han acercado hasta el Palacio Miramar de San Sebastián la Dra. Helena Etxaide, médico homeópata, “el paciente tiene que tener la capacidad de saber qué tiene que hacer para cuidar su salud. En Francia los médicos pueden decidir cómo quieren tratarse”.

Una de las ventajas de los medicamentos homeopáticos es que son aptos para todo tipo de persona y es que, como ha explicado Dña. Aintzane Santamaría, “el principal motivo de utilización de homeopatía es que es un medicamento seguro y las contraindicaciones o riesgo de interacciones con otros tratamientos son mínimos”.

Como ha indicado el doctor Xavier Ibarburu, médico homeópata, “por su buena tolerancia, solemos recomendar medicamentos homeopáticos en todo tipo de personas incluso en pacientes que tienen limitada la toma de medicamentos, como las embarazadas, o, en enfermos crónicos, asociados a otros tratamientos”.

En la jornada se ha explicado también el modo de actuación de la homeopatía. La Dra. Helena Etxaide ha concluido que “investigadores de reconocido prestigio como Luc Montagnier, Premio Nobel de Medicina 2008 por el descubrimiento del Virus del SIDA, o el Pr. Marc Henry, de la Universidad de Estrasburgo, han estudiado que las altas diluciones en las que ya no existe sustancia son eficaces. Tenemos que aplicar la física cuántica, que es la manera de entender cómo actúa la homeopatía. Sabemos que cuanta menos sustancia hay, más eficaz es el medicamento”.

Los medicamentos homeopáticos dan buenos resultados tanto en procesos agudos en los que se requiere una acción rápida (diarreas, quemaduras, picaduras de insectos, reacciones alérgicas, gripe, otitis…), como en enfermedades crónicas o de repetición como las alergias, infecciones urinarias o respiratorias, migrañas, eczemas…Para estos casos, como ha explicado el Dr. Guillermo Basauri, médico osteópata y homeópata, “el tratamiento homeopático personalizado, generalmente asociado al tratamiento convencional, actúa de forma global, integral, modificando la predisposición de la persona a enfermar y mejorando el control de los síntomas y evitando las recaídas”.

Además, los medicamentos homeopáticos son también muy útiles en cuidados paliativos, como terapéutica de acompañamiento, para ayudar al paciente a sobrellevar mejor los tratamientos habituales y contribuir a mejorar su calidad de vida (por ejemplo, en caso de náuseas, nerviosismo y trastornos de sueño…). Con respecto al proceso de fabricación de los medicamentos homeopáticos, el Dr. Basauri ha explicado que “se elaboran de acuerdo al procedimiento descrito en las farmacopeas europea y española, de forma muy rigurosa y regulado dentro del mismo marco reglamentario que el resto de medicamentos y, como tales, son de venta exclusiva en farmacias”.

Ana LlaugerAna Llauger

Ufff, qué valiente eres! No sabes en qué jardín te has metido con esta gente! Cómo??? Que el paciente tiene derecho a elegir la terapia que le salga del moño??? Explicáselo tú a éstos, que tratan de prohibir, cancelar y censurar todo aquello que no se ajuste a la “ciencia oficial”.
A ver si tienes suerte y el “señor madrugador” no te cuenta la historia desde el Paleolítico…

DucaDuca

Tranquila Ana…no me viene de nuevo. Era cuestión de informar ……
Un saludo energético 😉

yeilyeil

¿Pero tienes la mínima idea de lo que significa la física cuántica? Porque con lo que has escrito no lo parece.

Btw, el problema de la homeopatía es que aunque se descubriera un mecanismo por el que pudiera funcionar, seguiría sin funcionar, al menos como la conocemos hoy en día. El paciente tiene derecho a elegir, pero se le debe informar que en tema de homeopatía no funciona distinto del placebo.

El resto no lo contesto porque se resume en una falacia de argumento ad verecundiam.

FrgarciaFrgarcia

Iba a decir esto mismo…. Me interesa enormemente saber cómo la física cuántica contribuye a la homeopatía. Por favor, ¿puedes ampliar tu respuesta?. Gracias

GerionGerion

El Sr. Montaignier, si no me equivoco, se marchó a INVESTIGAR esto a una universidad en Pekín. Porque, como científico, pretendía encontrar un fundamento válido al tema de las diluciones: si va a investigar, es porque no tiene pruebas, aunque desee conseguirlas. Es su forma de decir: 1) que CREE en ello, 2) que no puede DEMOSTRARLO todavía y 3) que pretende obtener una confirmación OBJETIVA de su fe. Un Sr Premio Nobel que parece tomarse en serio su trabajo.
Eso es muy diferente de PREDICAR que la homeopatía es real.
Lo lógico sería esperar a que el Sr. Montaignier publicase los resultados de sus estudios, y luego decidir.
Por cierto, que tan fanáticos se mostraron los homeópatas en su defensa, que los científicos de verdad en criticarle por ello. Hay actos de fe en ambos lados.

J.DiazJ.Diaz

Y todo eso lo dice un individuo que se vanagloria de llevar 25 años timando gente y que jamas aporta nada mas que sus pajas mentales.

DucaDuca

La verdad desparrama tormentas contra sí, que desparrama semillas a los cuatro vientos.
R. Tagore

DucaDuca

Uy…dos verbos repetido…perdón corrijo …..

La verdad levanta tormenta contra sí, que desparrama semillas a los cuatro vientos

R.Tagore

Mad21Mad21

Me pregunto cuántos físicos cuánticos tiene en nómina Boiron investigando las afirmaciones que has hecho.

BitttorBitttor

Duca, cada frase, cada palabra, defendiendo a la homeopatía hace el mundo un poco peor. Tus cuatro comentarios han hecho de este planeta un lugar un poquito peor.
Soy un tío positivo, creo que la mayor parte de la gente es buena, seguro que eres una buena persona, espero que con lo que haces el resto del tiempo lo compenses.

J.DiazJ.Diaz

Si, claro, y por eso cada vez que hablas te mandamos a cagar, chato, porque no dices una sola verdad.
Pero ya ves, aunque intentes despistar, simpre hay gente que te sacamos los colores.

Por muy en posesion de la verdad absoluta que estes (?), no eres capaz de aportar una sola prueba y solamente lo justificas todo en que vives de ese timo.
Si no perjudicaras a las personas me daria igual, pero juegas con la salud, y eso me crispa.

Ojala un dia tengas que dar explicaicones, pero como ese dia no te esconderas detras de un seudonimo, cabe esperar que no nos enteremos cuando te condenen.

BitttorBitttor

¿Has leído el comentario?
Tu respuesta, si lo has leído, solo me da pie a dos posibles interpretaciones.
1.- Tu comprensión lectora esta a la altura de un niño de tres años.
2.- Solo pretendes ofender.
Te lo voy a poner lo mas sencillo que pueda HOMEOPATIA = CACA, si así tampoco lo entiendes no soy capaz de simplificarlo más.

Ana LlaugerAna Llauger

Sean consecuentes:
Para los que se basan en la teoría de la evolución, con su selección natural, y en la ciencia al 100% no somos más que unas piltrafillas sin importancia en el universo, una mota de polvo, algo que cuando muera dejará, como mucho, un recuerdo en alguna generación posterior y, a partir de ahí, la desaparición total, la nada, como si nunca se hubiese existido.
Desde ese punto de vista, ¿por qué se ponen tan nerviosos al hablar de la enfermedad, de un posible enfoque de curación inadecuado y una posible muerte a la que podría llevar ese enfoque?, ¿qué más les da?.
Si la persona elige mal, se supone que (desde el punto de vista de ustedes) la teoría de la evolución está actuando, debido a la “debilidad mental” de ese sujeto, así que déjenla actuar para ser consecuentes con sus teorías.
Si la persona se muere, para ustedes no debería tener importancia ninguna, ¿qué más dan las circunstancias o incluso una muerte prematura?. Si todo va a pasar a ser nada y sin sentido, ¿a qué viene tanta preocupación?.
Si sufren por esa muerte de alguien que, según ustedes, tomó una decisión terapéutica equivocada, tampoco le den más importancia. Saben que las emociones (también las desagradables) no son más que un conjunto de reacciones químicas que se localizan en determinadas zonas cerebrales y ahí se acaba toda la historia. Esas reacciones desaparecerán en cuanto ustedes cierren los ojos y punto final para siempre.

Lo dicho: consecuencia, y estas defensas sobre la salud, enfermedad, muerte y sentimientos nos las deberían dejar a los que no somos tan “científicos”, a los que creemos en “ridiculeces”. Ustedes deberían limitarse a vivir lo que les permita la selección natural ¡y sin quejarse!.

Pedro

En resumen: porque todas las personas, independientemente de sus “verdades”, creencias y opiniones tenemos sentimientos, entre los cuales se encuentra la empatía, que hace que deseemos lo mejor a los demás. Si alguien cree -acertada o erróneamente- que la homeopatía no es más que un “engaño” o una terapia sin utilidad parece lógico que quiera ponerle remedio por el simple deseo de querer mejorar el mundo en el que vive.

El hecho de que sepamos que las emociones sean reacciones químicas en el cerebro no añade ni quita nada a eso, de igual modo que saber que las flores no son más que los órganos reproductores de una planta no les quita su belleza.

Sobre ser “consecuente” con la selección natural, oiga, ya tuvimos bastante con un señor con bigote en Alemania, gracias. Sería como pedirle a un homeópata que fuera “consecuente” y que aceptara que un paciente le pagara 1€ por su consulta en vez de 100€ porque “le va a hacer más efecto”, o que no use un ordenador porque es “científico”.

Por otro lado, también existe la libertad de expresión, en la cual se encuentra el derecho a decirle a usted que está equivocada (de igual modo que usted me lo puede decir a mí, si lo desea).

Saludos

Ana LlaugerAna Llauger

Pues, con todo el respeto, sigo sin entender estas posturas.
Las entiendo en personas que creemos en “ridiculeces”, en que la vida es algo más que lo que se demuestra empíricamente, científicamente. Que sin negar la teoría de la evolución y la propia selección natural creemos que la ciencia solo es un instrumento más de conocimiento, pero que hay que respetar a todo el que no desee acogerse a él y no atacarlo como si fuese un subnormal.
Sinceramente: en personas que parten de la base de que el único conocimiento aceptable es el científico, estas posturas que hablan de sentimientos, querer hacer el bien y demás, no me parecen posturas, sino imposturas y pura contradicción, porque la propia ciencia les está diciendo que ustedes no son más que un accidente del universo, al que le importa tanto sus sentimientos, enfermedades, muertes o deseos de hacer el bien como los de una oruga, un ratón o una sandía. Es decir, cero.
Se lo puedo decir de otra forma: el cientifista debería de tener muy claro que, según sus propias teorías, el universo no solo se ríe de él, sino que se descoj…(con perdón) y aprender a asumir esto sin despeinarse y sin demostrar tanta flojera ni afectación.
Total, según sus mismas teorías, hagan lo que hagan todo dejará de ser para siempre el día que el último hombre muera y todo perderá sentido, ¿no?. Pues eso…

Pedro

Sra Llauger:
Todavía no he conocido a nadie, por muy científico que sea, que crea que la vida sólo es lo que se demuestra empíricamente.
Estoy de acuerdo con usted en que no hay que atacar a quien crea en la homeopatía y en eso, lamentablemente, hay demasiado cientifista suelto, pero criticar (y también defender) a la homeopatía en sí entra en la libertad de expresión de cada cual.
El método científico se aplica a lo que se aplica. No hay una escala científica del arte, la ciencia no le dice a usted de qué equipo de fútbol tiene que hacerse seguidora, a qué partido político hay que votar ni cuál es la moral correcta. La ética va a parte. No hay “impostura” ninguna.
Ahora bien, si dice que va a coger una sustancia, la va a diluir, diluir y requetediluir hasta que no queda nada de la sustancia original y con eso va a curar algo, pues eso sí que es verificable (o falsable) empíricamente.
Por último, le recuerdo que todas las personas del mundo, independientemente de su sexo, orientación sexual, raza, religión, etc son seres humanos y merecen el mismo respeto. Si comentarios similares a los que ha vertido aquí los hubiera hecho sobre cristianos, musulmanes o budistas imagínese lo mal que hubieran quedado.
Saludos

Ana LlaugerAna Llauger

Entiendo lo que me quiere decir, Pedro, pero es que el problema de estos foros es precisamente el cientifismo o, si lo prefiere, la ciencia como religión progre.
Haga un repaso de los comentarios faltones, subidos de tono y fuera de lugar que se suelen ver por aquí, y no me refiero a los suyos, que son de una educación exquisita.
Aparecen tantas veces las palabras charlatanería, ignorancia, maguferío, timador, te mandamos a cagar, pajas mentales…sin contar las continuas indirectas a los sistemas de creencias que puedan tener los demás, que da vergüenza ajena leer algunas intervenciones, y más vergüenza que los moderadores las admitan porque, aunque sean denigrantes y zafias, apoyan su artículo y les hacen la ola.
Esto es lo que hace que mucha gente acabe odiando la ciencia. Cuando la ciencia hace pipí fuera del orinal, se extralimita y pasa a meterse en jardines y a hacer valoraciones que no son de su competencia (y esto ocurre continuamente por estos lares, tanto por parte de los articulistas como de los foreros más cansinos), lo que podría ser precioso pasa a ser odioso.
Mis comentarios nunca irían para los cristianos, musulmanes o budistas ( y creo que usted lo intuye) ya que, aunque yo no lo soy, sus sistemas de creencias merecen todo mi respeto. Van precisamente para los cientifistas que les mandan píldoras continuamente desde estos lugares, acogiéndose a aquello de la libertad de expresión.
A ellos, tan razonables, tan lógicos, tan científicos y tan poco mágicos sí que les exijo una coherencia total con lo que cacarean a todas horas, y de paso les hago probar su propia medicina para que vean lo mal que sabe.
Sobre el tema de la homeopatía y otras prácticas pienso que deberíamos ser prudentes, decir que “actualmente, con las leyes que hoy conocemos, damos por válidas provisionalmente y utilizamos, y con los instrumentos de medición y observación de que disponemos…(añádase lo que se quiera)”, y dejar la cosa ahí.
Sería un buen ejercicio de inteligencia y humildad.
Un saludo

Pedro

Gracias por su respuesta. Independientemente de las opiniones, las formas hay que saber mantenerlas. Reciba un cordial saludo.

J.DiazJ.Diaz

Otra que tal baila.

Alguien que se limita a insultar a lso demas y decirles que se callen por no obederela, no por no estar de acuerdo con ella, sino por no obedecer sus “ordenes”.

Yo lo voy a simplificar mas aun Bittor; A CAGAR A LA VIA.

Ana LlaugerAna Llauger

No se confunda, Sr. Díaz.
Yo no me quejo de las intervenciones de nadie, por muy largas que sean, siempre que estén hechas desde el respeto, sin insultos ni indirectas gratuitos y siempre que se centren en apoyar o rebatir uno de estos temas con datos científicos, sin entrar en descalificaciones personales. Eso es ciencia y lo demás es ser el Jorge Javier de turno que convierte un tema interesante en un Sálvame bochornoso.
Por lo demás, puede usted seguir usando el estilo que mejor le parezca. Comportarse como un grosero no le va a dar la razón…¡y lo sabe!.

BitttorBitttor

Señor J. Diaz.
Ya voy perdiendo la cuenta de las personas de este foro con las que acaba a la gresca, dejo fuera de esta valoración a los defensores de la homeopatía y ciencias astrales varias, con los que todos acabamos enganchados tarde o temprano. Me refiero a los que en principio compartimos su fe en el método científico.
Creo, además, adivinar el motivo de sus disputas, no hay mas que ver (confieso que no leo todos sus monólogos) sus comentarios, bien prolíficos y extensos, dedica mucho tiempo a escribir, me da la sensación de que no le queda tiempo para leer.
Voy a insistir en mi pregunta, ¿ha leído mi comentario?
· No defiendo la homeopatía.
· No creo en la homeopatía.
· No uso ni vivo de la homeopatía.
Notificaré al administrador de la WEB sus descalificaciones y que sea el quien decida.

Ana LlaugerAna Llauger

Bittor, no se enfade. A quien manda “a cagar a la vía” el Sr. Díaz creo que es a mí, y no a usted.
Y si me manda a ese sitio no es porque yo haya defendido la homeopatía (que tendría todo el derecho de hacerlo sin ser insultada), sino porque no es la primera vez que le afeo su conducta grosera que no tiene justificación.
En fin, que si yo entro a estos sitios es porque me interesa el tema y quiero que me contrasten estudios y opiniones desde la educación y lo que me suelo encontrar es de una vulgaridad, prepotencia y falta de educación y sensibilidad tan alarmantes que también yo acabo perdiendo las formas, cosa que después me reprocho.
Sabiendo lo que me encuentro en Naukas, a estos niveles, la culpa es mía, por burra y por seguir entrando.
Un saludo

BitttorBitttor

No tengas ninguna duda, a la VIA me manda a mi, usa mi alias y hace referencia a un comentario mío anterior. Si supiese donde está ubicada la puerta de su casa estaría tentado de cumplir su deseo al pie de la letra.
No dejes de entrar en NAUKAS, mientras lo hagas todavía hay esperanza para ti. Puede que de la homeopatía no te salvemos, pero seguro que el tinte que coges en estos foros evita que caigas en la imposición de manos, una secta satánica o tu dios sabe que (comentario jocoso, lo aclaro para evitar confusiones e impedir otra escalada de conflicto).
Ya me han confirmado que al Sr. J.Diaz lo conocen bien por estos lares y esta bloqueado en varios blogs. Te puedo adelantar que te vas a encontrar con un rechazo frontal a tus creencias por aquí, pero bastante mas respetuoso del que ha mostrado este señor.

DucaDuca

Gracias por perdonarme la vida Bittor
Todo el tiempo está dedicado a lo mismo y en la misma linea, excepto cuando paso por aquí y leo estos desafortunados comentarios. No importa, ustedes sigan en su mundo pensando como hasta ahora. Son libres de hacer como quieran, pero no crean que de ésta forma consiguen nada más que no sea que se les vea así tal cual, como personas exaltadas tratando de alertar o salvar vidas que según ustedes están en peligro. Todos sabemos por donde van sus intereses y no son para nada altruístas ni mesíanico/gratuitos.
P.d: ¿ Va a dar cuenta al administrador sobre ciertos comentarios groseros cuando usted mismo escribe con el mismo tono a la no respuesta de su comentario?

BitttorBitttor

Que la defensa de la homeopatía y el intento de incluirla en el sistema sanitario hace peor el mundo, es un hecho, aunque tu no seas capaz de verlo. Tu activismo en ese área te hace cómplice de empeorar el mundo, eso lo mantengo.
No hay ironía, ni sarcasmo, ni pretendía ser ofensivo con el resto de mi comentario, pero es una valoración personal que te ha resultado grosera, por lo que la retiro y me disculpo.
No me he dirigido a ti en ningún otro comentario ni recuerdo haberte perdonado nada, si estuviese equivocado te ruego me lo hagas saber.
Si te voy a reconocer que tengo intereses, que no son altruistas, ni mesiánicos, ni gratuitos. Espero que cunado mi hija, que ahora tiene cuatro años, crezca y pueda elegir libremente como tratar sus dolencias, nadie la pueda dirigir hacia la homeopatía y equivalentes, porque hayan desaparecido del mapa.

DucaDuca

UNA MUESTRA MÁS DE QUE LOS PACIENTES ACUDEN AL CONGRESO DE HOMEOPATIA CELEBRADO EN SAN SEBASTIAN SIN QUE NADIE LES OBLIGE
17/05/2016
“Cada vez somos más pacientes los que usamos homeopatía porque funciona”
El VII Congreso Nacional de Homeopatía que se ha celebrado del 6 al 8 de mayo, en San Sebastián, ha acogido una jornada de Puertas Abiertas para Usuarios, en la que los asistentes han podido exponer sus dudas a un grupo de expertos.
Siete de cada diez españoles encuestados se muestran muy interesados en recibir asesoramiento por parte de su médico sobre tratamientos homeopáticos[1]. De ahí, la importancia y el compromiso del profesional sanitario de ser, a su vez, un comunicador eficaz que sepa explicar qué es la homeopatía y cuál es el valor de los medicamentos homeopáticos como una opción más dentro de la medicina en beneficio del paciente. Aclarar dudas a los usuarios ha sido el principal objetivo de la Jornada de Puertas Abiertas para Usuarios que ha clausurado el VII Congreso Nacional de Homeopatía que se ha celebrado este fin de semana, del 6 al 8 de mayo, en San Sebastián.
Y es que la relación médico-paciente ha evolucionado en los últimos años favoreciendo un mayor protagonismo del paciente. Dña. Aintzane Santamaría, presidenta de la Asociación de usuarios y amigos de la Homeopatía del País Vasco y Navarra “SIMILIA”, ha destacado “cada vez somos más los pacientes que utilizamos homeopatía porque funciona. Los pacientes tenemos que hacernos oír para divulgar y hacer entender la homeopatía”. Se habla cada vez más de pacientes “empoderados” que reclaman del profesional sanitario un diálogo más abierto y una atención más personalizada. En este sentido, la homeopatía se perfila como una terapéutica que sitúa a la persona en el centro, la va a mirar de forma global sin limitarse sólo a unos síntomas determinados y va a tratar de estimular su propia capacidad natural para reaccionar contra la enfermedad y recuperar el equilibrio de forma individualizada. Como ha explicado a los usuarios que se han acercado hasta el Palacio Miramar de San Sebastián la Dra. Helena Etxaide, médico homeópata, miembro del comité organizador del congreso, “el paciente tiene que tener la capacidad de saber qué tiene que hacer para cuidar su salud. En Francia los pacientes pueden decidir si quieren tratarse con homeopatía”.
Para todo tipo de personas
Una de las ventajas de los medicamentos homeopáticos es que son aptos para todo tipo de persona y es que, como ha explicado Dña. Aintzane Santamaría, “el principal motivo de utilización de homeopatía es que es un medicamento seguro y las contraindicaciones o riesgo de interacciones con otros tratamientos son mínimos”.
Como ha indicado el Doctor Xavier Ibarburu, médico homeópata y miembro del comité organizador, “por su buena tolerancia, solemos recomendar medicamentos homeopáticos en todo tipo de personas incluso en pacientes que tienen limitada la toma de medicamentos, como las embarazadas, o, en enfermos crónicos, asociados a otros tratamientos”.
Eficacia en un amplio abanico de patologías
En la jornada se han mostrado también los estudios más recientes sobre la acción de las ultradiluciones. La Dra. Helena Etxaide ha concluido que “investigadores de reconocido prestigio como el Prof. Luc Montagnier, Premio Nobel de Medicina en 2008 por el descubrimiento del Virus del SIDA; Marc Henr, Prof. de física y química cuántica de la Universidad de Estrasburgo, o el Prof. Etienne Capieux, bioingeniero belga, han mostrado que existe evidencia bilógica del efecto de las altas diluciones homeopáticas”.
Los medicamentos homeopáticos dan buenos resultados tanto en procesos agudos en los que se requiere una acción rápida (diarreas, quemaduras, picaduras de insectos, reacciones alérgicas, gripe, otitis…), como en enfermedades crónicas o de repetición como las alergias, infecciones urinarias o respiratorias, migrañas, eczemas…Para estos casos, como ha explicado el Dr. Guillermo Basauri, médico homeópata, “el tratamiento homeopático personalizado, generalmente asociado al tratamiento convencional, actúa de forma global, integral, modificando la predisposición de la persona a enfermar y mejorando el control de los síntomas y evitando las recaídas”.
Además, los medicamentos homeopáticos son también muy útiles en cuidados paliativos, como terapéutica de acompañamiento, para ayudar al paciente a sobrellevar mejor los tratamientos habituales y contribuir a mejorar su calidad de vida (por ejemplo, en caso de náuseas, nerviosismo y trastornos de sueño…) además de aumentar la adherencia al tratamiento convencional prescrito.
Con respecto al proceso de fabricación de los medicamentos homeopáticos, el Dr. Basauri ha explicado que “se elaboran de acuerdo al procedimiento descrito en las farmacopeas europea y española, de forma muy rigurosa y regulado dentro del mismo marco reglamentario que el resto de medicamentos y, como tales, son de venta exclusiva en farmacias”.

DucaDuca

Escandinavia. Uso de medicinas complementarias y alternativas por pacientes con cáncer o esclerosis múltiple.”Cruzan fronteras”.
El uso de la medicina complementaria y alternativa en pacientes con cáncer o la esclerosis múltiple: posibles implicaciones para la salud pública
Anita Salamonsen
DOI: http://dx.doi.org/10.1093/eurpub/ckv184 225-229 Publicado por primera vez en línea: 8 de Octubre el año 2015
ArticleFigures y dataInformation y metricsExplore
PDF
Abstracto
Antecedentes: El uso de la medicina complementaria y alternativa (CAM) entre los pacientes con cáncer escandinavos o la esclerosis múltiple (EM) puede ser percibido como estrechamente conectados con sus experiencias de la atención convencional y por lo tanto contextualizada por los sistemas de salud pública escandinavos. Este estudio tiene como objetivo proporcionar una visión más clara por iniciativa propia y no reglamentada uso generalizado, compleja, de la CAM ‘tales pacientes, analizada desde una perspectiva de salud pública. Métodos: Veintinueve cualitativos de entrevistas en profundidad con 31 usuarios de CAM con diagnóstico de cáncer o MS se llevaron a cabo. Se utilizó el análisis de contenido cualitativo para interpretar los datos. Resultados: Los participantes fueron ‘pacientes activos’, ya que iniciaron su uso de la CAM y quisieron participar en la toma de decisiones y contribuir a resultados positivos para la salud. Se movían dentro y fuera de la CAM y contextos sanitarios públicos como ‘caminantes’ de contorno. conocimiento basado en la experiencia, tales como experiencias corporales, así como el conocimiento científico se percibió como fuentes de conocimiento relevantes en la toma de decisiones. tratamientos CAM estaban en tratamientos como seguros y convencionales generales percibidos como potencialmente riesgosa. Conclusión: los caminantes de frontera a menudo desafían la comprensión de la conducta de enfermedad, las pruebas y el tratamiento tradicionalmente incorporada en los sistemas de salud pública escandinavos. CAM puede ser percibido como un sistema sanitario que reconoce el conocimiento basado en la experiencia y la participación del paciente en los procesos de tratamiento. Paciente-centrismo es un objetivo importante en los programas actuales de salud pública europeos, pero a menudo no es reconocida por los usuarios de CAM en la práctica clínica. Por lo tanto, los estudios de las necesidades de salud de los usuarios de CAM y sus estrategias para cumplir con ellos puede proporcionar conocimientos fundamentales para el desarrollo futuro de los programas centrados en los pacientes de salud pública y educación médica.
El Autor © 2015. Publicado por Oxford University Press en nombre de la Asociación Europea de Salud Pública. Todos los derechos reservados.
Ver texto completo

J. ramírez de IrujoJ. ramírez de Irujo

La eficacia de la homeopatía está demostrada científicamente, a estas alturas el insinuar lo contrario denota la altura intelectual de la clase científica de este país y de los charlatanes que se “apodan” defensores de la verdad y garantes de la salud.
Pero claro , existiendo como existen infinidad de estudios que ponen las cartas sobre la mesa en infinidad de remedios milagrosos “aceptados” y que nadie sea capaz de ni tan siquiera olerlo ….

http://www.naturalnews.com/038811_ch..._fraud.html

es posible que no sean solo opiniones lo que vierten las mentes de poca amplitud de espectro, pueden ser delitos de lesa humanidad ….

fernando garcía ortegafernando garcía ortega

Flaco favor le hace a la ciencia, a la física, de la cual se dice profesor, promoviendo seudoterapias y postulados carentes de cualquier esbozo de sentido común. La seudociencia es así, cala en los seres humanos de diversas condiciones, especialmente los más ignorantes e ingenuos, pero también en ciertos individuos con formación profesional y docentes como usted.
Ojalá no se enferme nunca, pero cuando le pase algo grave, o alguno de sus hijos, le sugiero pasar por un hospital en donde atendamos médicos de verdad, no delirantes sicópatas o seudocientíficos farsantes…

FranciscoFrancisco

Señor Quirantes,

escuche, y luego se piense si merece la pena extenderse tanto para nada.

Luc Montagnier, premio nobel de medicina por su descubrimiento del virus del sida y Marc Henry, profesor de física cuántica en la Universidad de Estrasburgo,

https://www.youtube.com/watch?v=rKPezSDUs2A

Espero que disfrute del destrozo que esta información va a causar en sus prejuicios.

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>