Queridxs amig@s, compañeros y compañeras

genero-en-espanol

Una de las cosas que peor llevo son los comentarios políticamente correctos. Me suenan como si mi interlocutor quisiera convencernos de que, cambiando el nombre a las cosas, también cambian su realidad. Y no es así. Llamar “personas en riesgo de exclusión social” a los pobres no va a aliviar lo más mínimo la angustia de la madre que no puede poner más que pan en el bocadillo de su hija.

Me resulta especialmente difícil el neolenguaje de la igualdad de género. Hartas de esperar a que la sociedad pase página y deje de juzgar a las personas por su condición sexual, algunas personas han decidido que lo mejor es cambiar el idioma, a ver si por lo menos parece que algo cambia; y si bien es cierto que la percepción de la realidad ayuda a moldear y cambiar los comportamientos humanos, es necesario recordar que se trata de un medio, no de un fin en sí mismo.

El masculino genérico, que antaño permitía hablar de “amigos” sin distinción de género (salvo cuando todos son mujeres, momento en que se usaba el “amigas”), es ahora acusado de sexista retrógrado. Incluso la Guía del Lenguaje no Sexista de mi Universidad admite, a regañadientes, que el masculino genérico es lingüísticamente correcto, pero acto seguido afirma que conduce a que se interprete lo masculino como universal y contribuye a la discriminación lingüística, y propone que se use lo menos posible.

¿Las alternativas? Proponen giros del lenguaje más indirectos (quien se haya matriculado en lugar de el que se haya matriculado, unas personas en lugar de unos), perífrasis (la población madrileña en lugar de los madrileños), nombres abstractos (abogacía en sustitución de abogados), desdoblamiento (amigos y amigas).

Algunas soluciones me parecen mejores que otras, aunque en general ninguna me satisface plenamente. Los giros del lenguaje pueden convertir una frase sencilla en una construcción artificiosa y poco natural; las perífrasis y los abstractos pueden cambiar el significado de las cosas (yo soy un profesor, no quiero que piensen en mí como “un miembro del profesorado,” y me gusta dar clases a alumnos y no a una entidad abstracta denominada “el alumnado”); en cuanto al desdoblamiento de “amigos y amigas,” sustituye el masculino genérico en un recordatorio permanente de que hay dos sexos segregados. No sé qué es peor.

Podría acostumbrarme a algunas de estas soluciones, así que si me llama usted docente no rechinaré los dientes. Sí lo haré cuando lea soluciones del tipo amig@s, algo que ni siquiera sé si se puede pronunciar. Ahí es nada, la humilde arroba que en inglés indica un lugar (@=”at”), convertida en un símbolo escrito de la corrección política. Y ahora ni siquiera eso, porque me dicen que el término tipo amig@s está en desuso. ¿Motivo? Según me comentó alguien, la @ ya no se considera inclusiva porque se puede ver como una o encerrando una a. Pasmado me quedé. Por lo visto, ahora lo correcto es el término amigxs.

Intento ser tolerante con este tipo de tonterías, pero todo tiene un límite. El mío llegó la semana pasada. Tras una estupenda mañana en la que recibí el Premio Prismas a la Divulgación Científica en el Ayuntamiento de la Coruña (por cierto, spoiler, ¡he ganado un Prismas!), nos fuimos todos a comer en el Domus. Aprovechando la espera, revisé mi TL de Twitter, y entre los mensajes entrantes estaba uno de Podemos I+D+I que decía:

TL 01

Anonadado ante el ataque de la coalición x@, no pude aguantarme más y respondí:

TL 02

No surtió el efecto deseado. Parece que en Podemos I+D+I debieron pensar que yo era tonto, ya que se vieron en la necesidad de explicármelo:

TL 03Aclaré mi observación, y así comenzó la conversación:

TL 04

Podemos I+D+I: Muchas mujeres no piensan así. ¿Propuestas?

Arturo Quirantes: ¿Cuántas mujeres piensan así?

Podemos I+D+I: No sabría decirte, pero hay conocidas

En este punto, me paré a recapacitar. Al preguntar cuántas mujeres piensan que hay que cambiar el lenguaje y adoptar alguna variante políticamente correcta, quería ver si dicho cambio era pedido por mucha gente. No es lo mismo un clamor popular del 90% a unas cuantas voces gritonas pero escasas. ¿En qué situación estamos? Me di cuenta de que sería bueno saber la opinión de las mujeres. A fin de cuentas, estamos debatiendo sobre los usos del lenguaje en relación a las diferencias de género. ¿No deberían dar su opinión los interesados, en este caso las interesadas?

Dicho y hecho. Lancé esta pregunta tanto a mis seguidoras en Twitter como a las chicas que había sentadas a la mesa:

TL 05

No se trataba, por supuesto, de una encuesta significativa, ya que las personas de mi TL que respondiesen no necesariamente representarían a la sociedad en general, pero quería tener una opinión.

Recibí como una treintena de mensajes, y los resultados fueron demoledores. El 95% de las respuestas de Twitter (y el 100% de las cinco mujeres a que pregunté en la mesa) coincidieron en que el masculino genérico era lo bastante bueno para ellas. Algunas respuestas incidieron en que el “amigos/as” resultaba contraproducente al mantener la idea de que hay dos géneros, cosa que mantenía el foco de interés sobre la corrección del lenguaje y no sobre la valía de una persona, sea hombre o mujer. Otras dijeron algo con lo que estoy en total acuerdo: el machismo está en el uso que se hace del lenguaje, no en el lenguaje en sí.

Un par de personas expresaron su preocupación de que usar x o @ crea problemas para los invidentes que usan programas lectores para acceder a internet. Hubo quien apoyó el uso de términos no discriminatorios, como estudiantes o docentes. Una opinión contraria consideraba esta práctica como una forma de acortar el vocabulario: “Alumnos y estudiantes no son sinónimos” También hubo quien opinaba que hay mejores formas de activismo que el uso de la X o de @.

Mi respuesta favorita, paradójicamente, vino del bando masculino:

He preguntado en mi casa: las dos han contestado ¿tú estás tonto o qué?

Si mi pequeña encuesta es significativa, los resultados son claros: las mujeres no ven en el masculino genérico un problema; del mismo modo que no vería yo un problema en el femenino genérico, si de aquí a un par de años se pusiese de moda. Me sonaría raro, ya que chocaría con el hábito de toda una vida, pero qué diablos, si he sobrevivido al paso de la peseta al euro, al cambio de matrículas, al uso obligatorio de los prefijos telefónicos y a acentuar las mayúsculas, sería el menor de mis problemas. En cualquier caso, sería un problema mío de actitud, no del lenguaje en sí.

Aunque no creo que tuviese problema con ello.

¿Qué decís vosotros, paladines de lo políticamente correcto? ¿Nos ponemos a arreglar los problemas, o seguimos discutiendo sobre el sexo de los ángelxs?

96 Comentarios

Participa Suscríbete

ThomasThomas

Dejando aparte sesudas disquisiciones habría que apelar al sentido común y a la sencillez. Una cosa es el habla y otra muy distinta el Lenguaje el cual, por cierto, es muy preciso y tiene las reglas para solventar los problemas de interpretación en cuanto al género. Sospecho que esta ridícula moda en el habla es el resultado de un repunte de misandria, una moda pasajera, digo, que por incómoda y ridícula acabará por desaparecer a no ser que la RAE le de fueros, cosa esta que no sería de extrañar visto lo visto.. El único lenguaje que no admite equívocos es el matemático. Todo lo demás es incompleto y es “variopintamente” interpretable dependiendo de la actitud del interlocutor. Es necesario buena voluntad, buena disposición, menos susceptibilidad… y leer más. A lo mejor de esta manera esa plataforma de significados y significantes que el Lenguaje mutaría más progresivamente, adaptándose a verdaderas necesidades sin crear conflictos en la comunicación

AngelesAngeles

A mi me gusta con “x”.
Ya se que esto no aguanta un “asalto” como bien ha argumentado Quirantes pero no puedo pasarme las 24 horas del día cuestionando todo e intentando profundizar en todo. Así que, muy superficialmente, me gusta “x”. (El mayor problema que veo es su pronunciacion, pero podemos inventarnos una ¿no?)
La ciencia mola mucho, la divulgación científica me fascina y el comportamiento humano me maravilla. Muchas gracias, Quirantes

JacoboJacobo

Salvo que me equivoque, creo recordar que el acentuar las letras siempre fue obligatorio, sean mayúsculas o minúsculas. Otra cosa es perdonar los errores de tecleo (“b” y “v” están juntas en el teclado, al igual que “n” y “m”) Incluso letras perdidas por no presionar con la fuerza debida la tecla correspondiente. Mención aparte el corrector ortográfico que de vez en cuando nos da sustos de muerte con sus ocurrencias.
Y, yendo al tema principal, ¿guardia civil y guardio civilo?, ¿jueza y juezo?, ¿gilipollas y gilipollos?, ¿periodistas y periodistos?. Tabién me gustaría recordar que, la Regenta, lo era por ser la esposa del regente, no por ser ella la que regía.

Un saludo

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>