La psicología no es una ciencia

Científico

(y ahora que tengo vuestra atención…)

Hace poco, decidí hablar del método científico como herramienta en la Ciencia. Mi artículo El método científico, una herramienta maravillosa apareció tanto en este blog como en Amazings, y contenía este párrafo:

“Y la duda se extiende a otros estudios más o menos científicos. ¿Es la psicología una ciencia? ¿La frenología? ¿La homeopatía? ¿La parapsicología y el ocultismo? ¿Es algo científico lo que intenta hacer Iker Jiménez en sus programas? Constantemente nos habla de mediciones, psicofonías, grabaciones y todo tipo de parloteo tipo Cazafantasmas. Incluso intenta imitar en ocasiones a Carl Sagan ¿o por qué creen que llama a su plató de televisión “la nave del misterio”?). Puede que sí que nos haga falta una demarcación, siquiera somera, de qué entendemos por ciencia.”

Imaginé que podía levantar ampollas entre la comunidad magufa. Últimamente los homeópatas están en pie de guerra, los ocultistas intentan no perder terreno conquistado y lo mismo Iker podría enviarme su Nave del Misterio para bombardearme con torpedos neutrínicos. Sin embargo, el fuego ha procedido de la colina que menos me esperaba: la de los psicólogos. Por lo visto, que alguien les cuestione como científicos les pone muy nerviosos e hipersensibles a la crítica, a tenor de los comentarios que recibí.

Como disparaban con bala, preferí no explicar mis motivos. Ahora que han agotado la munición, puedo comentar los motivos que me impulsaron a escribir lo que hice. Lo cierto es que no tengo nada contra la psicología, a pesar de lo que crean algunos de mis fieles lectores (quizá estén confundiéndose con la pedagogía, pero a esos ya les ajustaré las cuentas otro día). No cuestionaba la naturaleza científica de la psicología, sino su uso del método científico tal y como lo describí. Un problema muy gordo que le veo es que la psicología está tratando con objetos tan impredecibles como los seres humanos. Cuando se le pregunta, un humano puede contar la verdad, o lo que cree que es la verdad, o lo que cree que el psicólogo quiere oír, o confundir recuerdos y experiencias, o sencillamente mentir. No es como en un laboratorio, donde sueltas cien veces una bola de metal y obtienes cien veces el mismo resultado. He comentado este punto con varias personas, y el mero hecho de que se generase tanto debate es un indicativo de que el tema es polémico, y por tanto de resolución incierta.

Pero a lo peor he sido infectado con el virus del psé. Ya sabéis, eso que nos hace pensar de otros profesionales algo así como “psé, si eso es tan sólo…” Si fuésemos sinceros, todos reconoceríamos que participamos, en mayor o menor grado, de una especie de esprit de corps según el cual nuestra profesión o empresa es mejor que la de otros. Podríamos hacer una lista muy larga. Los arquitectos (y vamos a pisar algunos callos más) seguro que se sienten superiores porque de su cabeza salen brillantes y (el palabro de moda) emblemáticas construcciones que serán la envidia del mundo durante siglos, y miran con desprecio a los que se ensucian las manos haciendo realidad sus suelos. Por su parte, seguro que los aparejadores se ven superiores a los arquitectos porque son ellos los que bajan a tierra a dirigir las obras y hacer esos sueños realidad. Pero claro, son los obreros los que realmente construyen las cosas, así que también ellos piensan ser los imprescindibles elementos en el proceso de construcción. Y así sucesivamente.

Con objeto de limpiar un poco de metralla el campo de batalla, y de demostrar que todos somos humanos, me van a permitir que entre en los “piques” entre científicos. Va a ser un post más en broma que en serio. Y para ello, nada mejor que aprovecharme de ejemplos salidos de la magnífica serie Big Bang, que se emite ahora en Neox. Para los iniciados, la serie se centra en un grupo de científicos bastante frikis: Sheldon Cooper, el físico teórico; Leonard Hofstadter, físico experimental; Howard Wolowitz, ingeniero aeroespacial; y Rajesh Koothrappali, astrofísico. A lo largo de las cinco temporadas que llevan, nos han mostrado un montón de aspectos del trabajo científico, y vamos a aprovecharnos de ello. Daré también mi opinión personal en algunos casos, porque a fin de cuentas se trata de una serie de humor, no totalmente fidedigna.

El primer rasgo que podemos notar es el pique teóricos contra experimentales. A lo largo de la serie, Sheldon ridiculiza y menosprecia a su compañero de habitación por ser éste un físico experimental. En opinión de Sheldon, la teoría se sustenta por sí sola y no necesita verificación experimental. Por ejemplo, en el primer episodio ambos intentan impresionar a Penny (la rubia maciza que vive en el apartamento de al lado), y se enzarzan en una pelea dialéctica:

Leonard: Al menos yo no he tenido que inventarme 26 dimensiones para que mis cuentas cuadraran

Sheldon: Yo no me las he inventado, están ahí

Leonard: ¿En qué Universo?

Sheldon: En todos, como demuestro

Y en otra ocasión, discuten sobre sus respectivos méritos en un artículo científico:

Leonard: Disculpa, yo diseñé el experimento y demostré la hipótesis

Sheldon: No hacía falta demostrarla

Leonard: ¿Que, es que toda la comunidad científica tiene que aceptar tu palabra sin más?

Sheldon: No es que tenga, pero debería

Por supuesto, esto no es modo de hacer ciencia. Como dijo el propio Richard Feynman: si [la teoría] está en desacuerdo con los experimentos, es errónea. En ese sencillo enunciado está la clave de la ciencia. Creo que cualquier científico está de acuerdo con ello. En lo que puede que discrepemos es en quién es el más “importante,” el experimento o la teoría. Un teórico puede creer que la bella teoría que sale de su cerebro y explica los fenómenos de la naturaleza es la clave, el resultado puro del trabajo científico, y puede que a alguno se le suba a la cabeza. Por su lado, el experimentador es el que interroga al Cosmos, el que busca las preguntas para que otros las respondan, el nexo de unión entre humanidad y naturaleza. Imagino que será como la diatriba entre el arquitecto y el aparejador.

Personalmente trabajo más cerca de la teoría que del experimento, y la verdad, no le veo sentido a ese sinsentido. Si acaso, a veces me río de mi jefe experimentador porque es él quien tiene que hacer que los instrumentos funcionen; y créanme, cuando un instrumento no quiere funcionar, adquiere cualidades de cabezonería casi humanas. Claro que yo tengo similares problemas con mis simulaciones, así que será mejor que no me ría demasiado.

Un segundo pique, especialmente usado en Big Bang, es el de científicos contra ingenieros. Según ese cliché, ser ingeniero es poco más que saber cambiar el aceite y medir la carga de la batería. En la serie, el pobre Howard Wolowitz se lleva todas las burlas al respecto. En una ocasión, Sheldon busca alternativas a su trabajo. Tras ser expulsado de otros departamentos, entra a ver a su amigo Howard y suelta sus pensamientos al respecto:

Vaya, así que esto es ingeniería. Donde los nobles trabajadores de baja cualificación ejecutan los planes de los que piensan. Hola Oompah Loompahs de la ciencia.

Y cuando la hermana de Sheldon afirma que está orgulloso de su hermano “el ingeniero aeroespacial,”éste monta en cólera:

Yo soy físico teórico. Por Dios, ¿por qué no dices que trabajo en el Golden Gate cobrando el peaje? Ingeniero espacial, qué humillación.

En otra ocasión, harto de ser menospreciado, Howard afirma que tiene un título de Master, a lo que el director del Departamento de Física responde displicente: ¿y quién no? Sus logros ni siquiera le sirven para ligar: cuando explica cómo diseñó el retrete de la Estación Espacial Internacional, las chicas se alejan de él; y cuando intenta impresionar a una médico con el Rover de Marte, lo estrella y provoca pérdidas millonarias al programa espacial.

En un tono un poco más serio, recuerdo ahora a un personaje de Espacio, la excelente novelización de la carrera espacial norteamericana, escrita por James Michener. En su carrera por ser científico, mira con algo de menosprecio a los ingenieros, a los que cree gente incapaz de llegar al nivel de científico. Muchas páginas después, un colega le da la vuelta a la tortilla: no es que los científicos sean ingenieros fracasados, afirma, es que los científicos que además saben construir cosas se convierten en ingenieros.

Como podéis ver, es otro escalón en ese pique entre los que usan la mente y los que usan las manos. Un poco tonto, lo se, pero no más que las estúpidas guerras que nos montan en la tele para vender productos: hombres contra mujeres, rubias contra morenas, Coca-Cola contra Pepsi, Mac contra PC, donuts normales contra los de chocolate. Yo no lo veo muy a menudo. Al contrario: para hacer un buen trabajo, necesitas alguien que domine la teoría, alguien ducho en el experimento y alguien que sepa hacer de McGyver. Cuando los tienes a los tres, el éxito está más cerca.

Aprovechemos Big Bang para desmentir un tópico, el de doctores contra titulados. El doctorado es el título universitarios superior, y para conseguirlo hay que tener un grado universitario, dedicar varios años a un trabajo de investigación y luego ser examinado por un tribunal de tus pares. En el cine y la televisión los científicos se saludan como Doctor Tal o Profesor Cual, y a los que no son doctores se les trata con condescendencia, en plan “algunos de mis mejores amigos no son doctores.”

No ser un doctor en tierra doctoral parece algo denigrante y humillante. Cuando a la novia de Howard (el ingeniero) le aceptan su tesis doctoral, incluso Penny la camarera aprovecha para tomarle el pelo:

Guay, o sea que tú eres doctora, tú eres doctor, tú eres doctor, tú eres doctor, y tú, Howard, vas a conocer a un montón de doctores.

Y su amigo Leonard ahonda en la herida:

Bueno, Howard, dinos, ¿cómo se sienta saber que cuando os caséis, os llamarán Señor y Doctora Wolowitz.

Bien, permítanme desmentir un par de cosas. Los becarios y doctorandos son la alegría de la huerta en mi Departamento. No ser doctor es algo absolutamente irrelevante, ya que todo el mundo está en el puesto que le toca, intentando mejorar. Un becario esforzándose para sacarse el doctorado es tan digno de mérito como un catedrático que organiza un congreso internacional. No hay nada de denigrante, hasta donde yo he visto, en no ser doctor, y reírse de alguien porque no tiene un doctorado resultaría tan fuera de lugar como creerse mejor que el vecino porque él no tiene un Audi. Ese cliché no tiene verosimilitud en los ambientes que yo conozco.

Como tampoco lo tiene el de que los científicos nos llamamos de doctor, profesor o señor catedrático. Los que nos conocemos nos hablamos de tú, seas becario o decano, y a la gente que no conoces, o a la que tienes un respeto particular, le tratas de usted o de señor. La Universidad no es el Ejército, no hay grados ni títulos que haya de obedecer, salvo los lógicos derivados del respeto y el sentido común. Que hay catedráticos picajosos y profesores a los que los alumnos siempre tienen que llamar de usted, seguro que los hay. Pero en general, no somos tan protocolarios, así que no se asusten.

Sí hay, en ocasiones, un cierto roce con relación a la palabra doctor. Verán ustedes, en España y otros países se llama “doctor” al médico. Es más una tradición social que otra cosa. Sin embargo, en el ámbito científico, doctor es un título universitario que requiere años de esfuerzo. Por supuesto, un titulado en medicina puede hacer una tesis doctoral, y convertirse así en un doctor además de un médico. Pero, para el hombre de la calle, las palabras médico y doctor son sinónimos. Es muy posible que a los médicos se les haya tratado de doctores por la acepción de respeto y conocimiento que conlleva el término. Incluso la Real Academia acepta doctor como sinónimo coloquial de médico, incluso si no tiene el título de doctor.

En Estados Unidos hay dos títulos de doctor. Está el MD (Medical Doctor), que es el título otorgado a los médicos que hacen una tesis doctoral, y está el PhD (Philosophiae Doctor), similar al MD pero para las demás carreras. A pesar del su nombre, un físico o un economista pueden ser allí “doctor en filosofía.” Sin embargo, también allí tienen bien claro que al médico se les llama doctor.

Ignoro cuál es el motivo de que en España se llama doctores a los médicos. Algunos me hablan de respeto o inercia social, otros mencionan privilegios de Felipe III, pero el caso es que nunca he dado con una explicación satisfactoria. Personalmente, me parece injusto que se les llame doctor a los que nunca hicieron el esfuerzo del doctorado (bien, Arturo, pisando callos de nuevo), y quien quera hacerse llamar doctor debería currárselo como indica la ley. Mi padre llevaba esto al extremo, y nunca llamó doctora a mi hermana médico (a la que adoraba). De hecho, cuando ella nació, mi padre se colaba en el hospital para verla cuando le daba la gana. Cada vez que alguien intentaba detenerle preguntándole si era médico, él respondía muy dignamente: “no, soy doctor.” Nunca le impidieron la entrada. Y es que mi padre era un dignísimo doctor … en Geología. Primera promoción de la Universidad de Granada, por cierto.

A continuación, abramos una nueva y explosiva lata de gusanos, la de ciencias contra ciencias. Todo el mundo piensa que su campo del saber es más puro, más excelso, más sublime que los otros. Un ejemplo cómico de esto es una tira de xkcd.com llamada Pureza. En ella, aparecen diversos científicos, cada uno de los cuales mira a otro por encima del hombro. Un psicólogo ve pasar a un sociólogo, y piensa “la sociología sólo es psicología aplicada.” A su derecha, un biólogo afirma que la sociología sólo es biología aplicada. Lo mismo piensa el químico del biólogo, y el físico (ejem) del químico. Y en el otro extremo, el matemático saluda a todos. Imagino que, más lejos aún, el filósofo está riéndose de todos esos científicos que van por ahí interrogando a la naturaleza.

En la serie Big Bang, vemos varios ejemplos de este comportamiento. Sheldon se burla de disciplinas como la Geología (¿sabes qué es lo más interesante de las cuevas? nada ... Tomo el pelo a los geólogos, pero es que no tengo ningún respeto por su campo). En uno de los episodios de la quinta temporada (ALERTA SPOILER, aún no se han emitido en España), nuestros amigos juegan a la guerra de paintball. Rodeados por el departamento de Geología y bajos de moral, consideran el amotinamiento y la rendición. El “capitán” Sheldon Cooper, en un acto de sacrificio para hacerles recuperar el espíritu combativo, suelta el arma de pintura, sale al exterior, abre los brazos y clama a voz en grito: ¡La Geología no es una ciencia de verdad! Inmediatamente cae fulminado por una descarga de bolas de pintura, y su heroica “muerte” enrabia a sus compañeros, quienes se lanzan a la batalla y ganan.

No es la Física la única ciencia que se da humos en esa serie. Cuando los físicos entran en el departamento de Entomología, un malhumorado académico recién despedido les espeta: No podías esperar, ¿eh? Aún no he hecho las maletas, y ya estás midiendo mi laboratorio para meter una de esas infernales máquinas con láser. Por su parte, la madre de Leonard habla del trabajo con su ex-marido: Hemos hecho estudios sobre el tema, yo desde el punto de vista neurológico y él desde el antropológico. El mío es el que vale la pena leer.

Este último comentario incide en un curioso menosprecio entre las ciencias que intentan estudiar el comportamiento humano, concretamente entre las que usan electrodos y monitores, y las que usan tests e interrogan al sujeto. Parece como si el hecho de que podamos medir respuestas física, químicas o electroneuronales diese al estudio más rigor, al menos con relación a esa gente que muestra manchas y le pregunta a la gente si se lleva bien con su padre.

Es muy posible que yo mismo haya caído, de algún modo, en ese charco, y tal vez por eso los psicólogos pusieron precio a mi cabeza desde entonces. Si ese ha sido el caso, aprovecho para pedir disculpas humildemente a todos ellos. Y, por si no lo habéis pillado, el título de este artículo es una pequeña broma, como ese viejo truco consistente en escribir en un anuncio la palabra SEXO en grandes letras, para luego añadir “ahora que he captado vuestra atención…” y un texto que nada tiene que ver con el sexo. Sí, aceptamos Psicología como animal acuático. Y no seáis tan picajosos, chicos.

Ni siquiera soy vuestra peor pesadilla, ya que salís mucho peor parados en Big Bang. Cuando Sheldon encuentra problemas para hacer amigos, no se le ocurre nada mejor que someter a sus actuales amigos a un largo cuestionario. La rubia Penny le cuestiona sus métodos, a lo que él responde: Estoy de acuerdo, las ciencias sociales son paparruchas. Pero, sin ponerte unos electrodos en el cráneo y monitorizar tus repuestas, es lo mejor que se me ocurre.

Sin embargo, es de justicia reconocer que el mismo Sheldon valora positivamente los resultados de la psicología en diversas ocasiones. A lo largo de todo un episodio, Sheldon desarrolla una elaborada mentira y le inventa a Leonard un primo drogadicto. Cuando éste menosprecia “esas tonterías de la psicología moderna,” Sheldon afirma que se basan en estudios muy sólidos. En otro episodio, Sheldon utiliza diversas herramientas de la psicología para modificar el comportamiento de Penny: refuerzo positivo cada vez que ella actúa “correctamente,” programación neurolingüística para cambiarle el tono de voz …y, aunque Leonard no le dejó, también tenía preparados refuerzos negativos. Al final, Penny acabó como una foca amaestrada, sólo le faltó batir palmas.

Y ya no os digo de las diatribas de ciencias contra no ciencias (sean artes o pseudociencias). Cuando Penny le presunta a Sheldon si Leonard ha salido alguna vez con una chica que no fuese un cerebro, desarrollan el siguiente diálogo:

Sheldon: Bueno, hace unos año salió con una mujer que tenía un doctorado en literatura francesa

Penny: ¿Por qué ella no era un cerebro?

Sheldon: Bueno, para empezar era en literatura. Y además, francesa.

En otro episodio (Spoiler: no emitido en España), Sheldon se niega a ir a una fiesta con benefactores de la Universidad. Su amiga Amy (una especie de Sheldon en chica) se lo recrimina:

Piensa una cosa: si no vas para defender al Departamento de Física, la tarea recaerá en gente como Leonard o Rajeesh … si tus amigos no son convincentes, las donaciones de este año podrán ir al Departamento de Geología, o peor aún, podrían ir a … ¡artes liberales! Se están invirtiendo millones de dólares en poetas, teóricos literarios y alumnos de estudios culturales.

Lo que lleva al horrorizado Sheldon Cooper a romper barreras y socializar con los ricos patronos.

Y podemos acabar con el eterno debate entre ciencia contra pseudociencia, con la astrología por medio. Sucedió en el primer episodio, cuando los físicos conocen a su bella vecina:

Leonard: Ya sabes bastante de nosotros, ahora háblanos de tí

Penny: ¿De mí? A ver, yo soy sagitario, lo que os dirá más de lo que necesitáis saber

Sheldon: Sí. Nos dice que participas en ese engaño masivo de nuestra cultura, de que la posición aparente del Sol con respecto a unas constelaciones definidas arbitrariamente en el momento en que naciste puede afectar a tu personalidad

En eso estamos de acuerdo. La astrología no es una ciencia. Y al que crea que sí lo es, que se lo haga mirar. Hasta los psicólogos estarán de acuerdo conmigo en eso.

[NOTA: Tras terminar el primer borrador de este artículo, se hizo público un caso de fraude en psicología. Diederik Stapel, un psicólogo social holandés de renombre que publicaba en revistas tan prestigiosas como Science, reconoció hace poco haber falseado sus resultados. No se trata de que los datos presenten dudas sobre su validez u objetividad, es que se los inventaba. En el pasado también se han dado casos de fraude en otras disciplinas científicas, así que irónicamente este desgraciado incidente muestra que la psicología es tan susceptible al fraude como las demás ciencias, y ha sido precisamente el método científico lo que ha permitido detectar el problema. A cada cual lo suyo]

22 Comentarios

Participa Suscríbete

GalenoGaleno

“Personalmente, me parece injusto que se les llame doctor a los que nunca hicieron el esfuerzo del doctorado (bien, Arturo, pisando callos de nuevo), y quien quiera hacerse llamar doctor debería currárselo como indica la ley”

Bueeeeno, vale. El problema real queda definido con la frase “esfuerzo del doctorado”. Muchos residentes terminan su periodo de formación con el doctorado casi terminado, lo que implica que han empleado su escaso tiempo para formarse como especialista en hacer cursos y en preparar trabajos de investigación, algo que deberían haber hecho una vez terminada su formación.

Y es que el doctorado en medicina requiere mucho tiempo y dinero invertido en cursos y en un exigente trabajo de investigación. Personalmente creo que esto debe hacerse de forma pausada y buscando aportar algo al conocimiento científico, y no simplemente para mejorar el currículo y menos si compromete la formación.

Porque muchos médicos, entre los que me incluyo, hemos hecho a lo largo de nuestra vida profesional cursos que más que duplican los necesarios para obtener la llamada “suficiencia investigadora”, y hemos realizado trabajos de investigación con categoría de tesis, y los hemos hecho sencillamente porque entendemos que así debe ser el desempeño de la medicina.

Podría ser que en un futuro se me ocurriese darle forma de doctorado, pero dada mi pésima opinión sobre la universidad en lo que a medicina respecta, es poco probable. No creo que tener el título de doctor me hiciera mejor médico, la verdad.

Porque a estas alturas de mi vida no quiero ni necesito hacerme llamar doctor: me lo llaman con cariño y, creo, con justicia.

Señor Ogro.

Por mi trabajo, diariamente me veo con cantidad de funcionarios, becarios, profesores, investigadores, catedráticos, doctores y la virgen. Y si bien en general el trato es afable, claro que se nota la jerarquización, claro que se nota cuando te habla un catedrático o un doctor, teniendo algunos de ellos un ego descomunal.

No se puede generalizar claro, pero en toda organización humana existen jerarquías, escritas o no, y en la Universidad también existen. Y cuando alguien lo quiere, afloran como galones de coronel, ya lo creo.

Entre departamentos nunca he visto digamos “piques”, pero me han contado experiencias tremendas en este sentido, respecto a subvenciones, chanchullos, etc. Movidas generalmente en torno, no a la investigación, sino al vil metal. Vil, pero rico rico que diría cierto cocinero.

Bel Kira

Arturo, una pregunta: ¿Fue antes la gallina o el huevo? Es decir;
¿El término “doctor” fue inicialmente acuñado a quienes ejercían la medicina para luego extenderse a profesionales de otras ciencias como continuación de su formación, o existía de antes y por alguna razón la medicina lo engulló para sí?

Estoy segura de que lo habrás comprobado, pero quisiera saber exactamente qué has encontrado.

Por cierto, yo misma nunca me he acuñado el título de “Doctora”, pero la gente en general insiste en llamarme así. A mí me da igual, no me importa la titulitis y nunca me he fijado en ese detalle. Pienso que una buena razón para llamar al médico “doctor” es porque, sencillamente, la gente no presta atención cuando les dices tu nombre y apellidos, y ese latiguillo es muy útil a la hora de referirse a alguien de quien ni te acuerdas del nombre sin quedar mal.

En serio, me es absolutamente indiferente que me llamen doctora como si no, siempre sabré que ellos son simples mortales, y yo md (medio-dios)
xDDDDDDDDDDDDDDDDDDD :p 😛 😛

AnonymousAnonymous

Off topic: espero que a los médicoa nos sigan llamando Doctor. Detesto oír “chico, que tengo?” o “me visitó la nena rubia”.

Arturo Quirantes

@Bel Kira: Pues no lo sé. La palabra “docto” aplicada a alguien sabio es muy antigua, y todavía se usa en español. Un día habría que mirarlo, seguro que su etimología es muy interesante.

Bel Kira

Yo eché un vistazo, pero no he visto nada de nada, la verdad…
Parece que es un término que apareció con las primeras universidades, pero reconozco que no sé porqué se ha vinculado más a la medicina.
Como dice José Mota; “Algo tiéqueavé”

AnonymousAnonymous

Doctor viene de doctior, comparativo de superioridad de doctus.Doctus viene de doceo, que en latín quiere decir enseñar,pero éste viene del griego dokeo, que quiere decir creer, lo cual demostraría que en un momento afortunadamente pretérito,previo a la demostración todo saber empezó como una creencia.
En cunato a que aprobar un determinado examen de capacitación, te dé derecho a usar tal o cual título,y sentirte ufano de ello…Bueno,baste con decir que en mi última visita a un “doctor”, observé atentamente cómo todos los pacientes que me precedían salían de la consulta exactamente a los cinco minutos de haber entrado.Para conseguir mantener su media conmigo, le bastó con “no necesitar” tocar la zona afectada, “no necesitar” mandar la realización de ninguna prueba, decirme que me tomase unas pastillas y regalarme una muestra. Evidentemente no volví a su consulta. Si ese señor tiene derecho a usar un título que lo identifica como “más sabio que otros” (doctior,literalmente), entonces el doctorado no prueba gran cosa que resulte realmente loable.

Fani Iglesias

Me ha parecido un artículo muy interesante, me encanta que hables de The Big Bang Theory, soy seguidora de esa serie desde que salió. Tu blog ha sido un descubrimiento para mí. Soy estudiante de Humanidades, pero me interesan muchos aspectos teóricos de la ciencia y, como es un mundo tan desconocido para mí, las cosas que escribes me acercan más a comprenderlo y te lo agradezco :)

AnonymousAnonymous

Pues el sr.Sheldon Cooper se las dará mucho de científico radical pero como psicólogo debo aclarar que la PNL (programación neurolingüística) ha sido refutada ya ampliamente en diversos estudios, así que… no se entera mucho el hombre jaja :)

zeteticzetetic

“Y para ello, nada mejor que aprovecharme de ejemplos salidos de la magnífica serie Big Bang, que se emite ahora en Neox”

No hay nada de justificación sobre lo que dices contra la psicología, en todo tu post te la pasas hablando de la serie de Sheldon Cooper, como si esa fuera la cuestión. Tu post es un simple irse por los cerros de Ubeda, ni más ni menos, hablas de una cosa y de repente se pierde todo el contexto. Nada de psicología, sí de tu hermana, de tu padre y de tus adorados Cooper.
Pero ah!, es que cuando te conviene la ciencia no puede hacer predicciones teóricas y hacen más investigaciones según tú en la primera parte de tu post:

” El problema es que, desde entonces, nadie ha podido volver a detectarlas, a pesar de que los instrumentos recientes son mucho más sensibles. ¿Mintió Weber y falsificó resultados? No parece el caso. ¿Se equivocó y realizó un experimento fallido? Es posible. Pero, puesto que tenemos una teoría capaz de explicar las ondas gravitacionales, se están preparando nuevos y muy costosos experimentos para verificarla o refutarla (pueden leer más detalles en este artículo).”

AnonymousAnonymous

El problema de la psicología es que es una disciplina ,a lo que diferencio con lo que se llama ciencia , tildada de ciencia no exacta lo que es un error de comprensión .Las exactas son las que se basan desde un método científico deductivo directo y lógico y las demás solo son disciplinas que dependen de un método científico deductivo del cual carecen , ahí entra la charlatanería de estas y su forma aparentemente científica .El tener esta disciplina un origen desde la comprensión relacionada con lo religioso social al que podríamos entender también como racial-religioso , la psicologia moderna tiene su “creador” en Freud (de origen racial judío) tildado del padre de la psicologia sin embargo la psicologia como tal era un concepto anterior a Freud ; no es sorpresa que la psicologia se halla desarrollado e influido en las sociedades en gran medida en sus principios del siglo XX , pues el concepto psico demuestra una atención de expresiones ,muchas veces incentivadas para esto, un tanto alienadas para la comprensión de esta pseudociencia o sea su logía o lógica. El hecho de que se diga como seudocientífico al psicoanalistas y a la psicología no , denota también un proceso de desarrollo de esta disciplina desde un antisemitismo atroz histórico que tiene su base en lo religioso; es que la psicología en si es desde conceptos de un humanismo cristiano desde donde tiene origen real antes de Freud. El método científico de tipo cuantitativo, a través de la contrastación de hipótesis, etc , etc, la experimentación clásica cuantificable, etc, etc,; es en realidad una mascara dentro de otra del cual la psicología depende de obtener una formalidad deductiva indirecta del cual es necesario diferenciarla de algo puramente científico .Lo cierto es que la psicología es desde una comprensión social-religiosa a la que también esta influenciada por la comprensión racial-religiosa que hace descartarla como ciencia.En mi pensar hay algo mas allá de una comprensión racial-religioso o social-religioso del cual se supone la sociedad y su evolución misma esta comprendida dentro de un conjunto de ideas a la cual pertenecen llamado paradigma , sino mas bien hay algo exacto que rige y se puede comprender y esta ciencia reemplazaría a la psicología .La psicosociología que se entiende como el encuentro de la psicología y la sociología que es una disciplina autonoma debiera tener un método científico deductivo directo para llamarse ciencia ,alejados desde la perspectiva psicológica y sociológica ,y observar desde esta otra perspectiva exacta es decir este otro punto de vista , para convertirse en esa ciencia.

Miguel

Estoy de acuerdo contigo. No se puede considerar una ciencia como la física o la química en cuanto que siempre hay más variables que no puedes controlar y porque cada caso es diferente en cuanto que cada persona ha tenido experiencias diferentes en sus vidas. Cuando lees algo sobre la PNL te das cuenta por ejemplo que los mapas de la realidad de las personas hace que tiendan a comportarse de manera muy diferente para la misma situación. Entonces, como sería posible replicar el mismo experimento para personas diferentes y tener conclusiones precisas. Evidentemente se pueden hacer experimentos sociales algo más generales de cara averiguar ciertas tendencias, pero por ejemplo, para diseñar una estrategia que ayude a mejorar la confianza hacia las personas sería imposible de realizar sin tener en consideración como es esa persona en particular.
En todo caso, felicidades por el artículo.

Saludos,

Miguel Angel

HéctorHéctor

“Estoy de acuerdo contigo. No se puede considerar una ciencia como la física o la química en cuanto que siempre hay más variables que no puedes controlar y porque cada caso es diferente en cuanto que cada persona ha tenido experiencias diferentes en sus vidas. ”

No es necesario controlarlas todas, solamente las más influyentes. Se puede conseguir cierta constancia (conocerlas) de muchas de esas variables que supuestamente no puedes controlar. Cada caso es diferente pero parecido a otros casos similares. Lo suficientemente parecidos normalmente.

¿Te parece sencilla la predicción del tiempo (física)? ¿Y los efectos de la dieta sobre la salud (bioquímica, medicina, bioquímica, fisiología)? En esto último influyen los nutrientes en sí, cómo están combinados en el alimento, cómo están preparados en el plato, cómo se cocinan, o cómo son combinados en la comida. Y saca conclusiones a largo plazo de todo eso… :O Por ejemplo, el efecto fisiológico de comer una patata es distinto dependiendo la forma en la que se prepara. El aumento de glucosa en sangre que va a provocar es mucho menor si te toma cocida, fría y a la vinagreta que cocinada de otro modo. Los efectos en la salud también pueden ser diferentes dependiendo de la genética de cada uno. ¿Realmente es más sencillo necesariamente el control de las variables en física o química?

“Cuando lees algo sobre la PNL te das cuenta por ejemplo que los mapas de la realidad de las personas hace que tiendan a comportarse de manera muy diferente para la misma situación. Entonces, como sería posible replicar el mismo experimento para personas diferentes y tener conclusiones precisas.”

La PNL es considerada pseodocientífica. Las diferencias en las ideas que puedan tener las personas no impide que se puedan realizar experimentos y hacer predicciones. Además, se intenta recoger también esa información apara adaptar las intervenciones teniendo en cuenta estos aspectos. Por ejemplo, en terapia se trabajan a veces las ideas que se pueden tener, que curiosamente suelen estar sujetas al mismo tipo de sesgos y por lo tanto sirven las mismas técnicas independientemente de que el contenido pueda ser distinto así como las experiencias concretas personales.

HéctorHéctor

La información que da una persona es muy valiosa, los animales no pueden darla y eso hace que orientar las conclusiones pueda ser a veces mucho más complicado. Tomadas con cautela son un gran recurso. A veces tienen carácter probatorio (por ejemplo demostrar que se han aprendido conceptos). Sí que los testimonios no son totalmente fiables es un aspecto para eliminar una disciplina como ciencia porque los utilice ya podemos ir descartando la medicina como disciplina científica. En psicología hay muchos aspectos medibles de forma objetiva de forma independiente al testimonio, como la conducta. El testimonio es una forma de conducta. Cuando un animal o una persona muestran cambios de comportamiento eso está ahí. Quién podría anticipar que los antioxidantes administrados en forma de complementos podrían favorecer enfermedades en lugar de eliminarlas. Sí ponemos el ejemplo de la bola, podemos compararlo con el de el aprendizaje de una relación causal por parte de un humano en base a la contigüidad espacio temporal. Ahora, si vamos con cosas más complejas apliquemos el mismo rasero

HéctorHéctor

En ciencia hay muchos asuntos complejos, la realidad es más compleja que el modelo pedagógico​ que nos presentan. A veces las cosas no se conocen o no se enseñan porque tienen una influencia limitada en los modelos. Eso hace que percibamos muchas ciencias como exactas, eficaces y terminadas, pero es un artificio de las simplificaciones pedagógica s. La medicina por ejemplo es mucho más compleja de lo que parece y hay muchas cosas que se desconocen. La causa principal de la hepatitis creo recordar que es la idiopática, un eufemismo precioso que significa que no tenemos ni idea del motivo por el que ocurre. K haya muchas variables y que se desconozcan hoy no implica que la medicina no sea científica. De todas formas, que algo sea ciencia depende del grado de exactitud de sus predicciones lo del conocimiento del que ya se dispone? O será mejor fijarse en si sigue metodología científica? Metodología que hoy es como es gracias a las investigaciones en psicología por cierto (veáse de dónde viene la metodología de doble ciego o las correlaciones). Por último, la psicología lleva 200 años de desventaja y recibiendo muchos menos recursos sociales que la física en parte seguramente porque se piensa que la utilidad es baja, cuando por ejemplo la mejora de la enseñanza de los físicos de modo científico, así como su selección, aumentaría seguramente los propios aportes de esta disciplina mediante la optimización del recurso humano. Probablemente nos llevaríamos una sorpresa, aunque reconozco que ahora sí, estoy especulando.No escribo más, lo prometo Por cierto, que alguien revise los porcentajes de intervenciones médicas que está basados en la evidencia, creo k era del 30 porcentual? Todo esto sin ánimo ninguno de desprecio por los médicos. Solamente pretendo reflexión x parte del que lo lea. Los médicos hacen una gran labor.

HéctorHéctor

Según Mala Ciencia de Ben Goldacre, existen evidencias de que el 13 % de las intervenciones médicas son eficaces y otro 21 % probablemente beneficiosos. Del resto vaya usted a saber. La medicina es percibida socialmente como la disciplina más científica, signifique eso lo que signifique. (Pág 220 del libro).

PabloPablo

Como estudiante de psicología he de remarcar la lamentable y evidente desinformación que hay aquí a cerca de la psicología. En primer lugar he de advertir que el padre de la psicología no fue Freud ni mucho menos, tampoco el psicoanálisis es una corriente que se incluya dentro de la psicología científica así como tampoco se incluyen corrientes humanistas y positivistas. La psicología es la CIENCIA que estudia los procesos mentales, la percepción, la emoción, entre otros… Existen numerosos enfoques que se abordan desde el método científico; la psicología cognitivo conductual, el conductismo, la psicología de la Gestat (con sus propias leyes (vaya como los físicos)) y entre otros… Se da uso de la estadística descriptiva e inferencial para el contraste de hipótesis, los laboratorios antropométricos, los instrumentos psicométricos y de todo tipo de herramientas que permitan dar conclusiones.

No existe argumento que pueda desmentir el carácter científico, clínico y social de esta disciplina ya que las evidencias son cada vez mayores, así que va siendo hora ya de aceptar la realidad. No es posible creer en la psicología porque no es una religión o creencia, solo es posible informarse, conocerla y aceptarla.

HéctorHéctor

Acabo de comprobarlo. Lleva un montón de años Naukas y no hay una etiqueta de psicología. A pesar de eso se han escrito un montón de artículos sobre psicología. ¿Por qué no hay una etiqueta? No sé que me da que es porque se piensa que la psicología no pega en una página de ciencia…

HéctorHéctor

…En los últimos comentarios se puede advertir que la crítica parte muchas veces de datos poco exactos, como que la psicología la inventó Freud. Lo corrige perfectamente el último comentarista. El padre de la psicología es Wilhelm Wundt, fisiólogo que pretendió crear conscientemente un nuevo campo científico al aplicar el método científico a los fenómenos mentales.Ni siquiera lo es de la psicología clínica, sino Lightner Witmer.
La psicología aparece en todos los diccionarios definida como “ciencia”. Lo que hoy se entiende desde un punto de vista lingüístico que se considera “ciencia” corresponde con lo que es la psicología, por eso en los diccionarios aparece definida así. Que mañana cambian la definición igual que se puede cambiar la de lo que es un planeta, pues igual deja de ser ciencia. Al final, las etiquetas son convenios sociales. Lo que está claro es que la psicología es un saber que se basa en el método científico hasta donde se puede llegar en esta disciplina, siendo conscientes de sus inexactitudes e intentando minimizar errores. En ningún caso es adecuado meterlo en el mismo saco de la astrología. Es normal recibir críticas con comentarios como ese, es esperable. Como miembro del colectivo de psicólogos se agradece la rectificación. Hay que dejar claro que hay partes de la psicología mejor fundamentadas en la evidencia empírica que otras de la física. Las cosas no son blancas o negras. ¿Hay ya evidencias que demuestren la veracidad de la teoría de cuerdas o sigue siendo una quimera especulativa? Hay técnicas en psicología cuyo efecto está bien contrastado que tienen una mayor base en la evidencia que algunos supuestos teóricos de la física (¿11 dimensiones?), sin ánimo de menospreciarlo. Incluso hay una entrada en Naukas hablando de técnicas concretas. Pongamos como ejemplo el método Estivill, que se escribió sobre ello en Naukas…
http://naukas.com/2014/11/20/la-cien...o-estivill/
Aparte de esa tendencia del ser humano a creer que lo propio es mejor, es verdad que la psicología tiene el problema de que a veces se la asocia con pseudociencia, cosa que no ocurre con otras disciplinas. Hay una serie de tópicos muy perniciosos, como que no tiene apenas capacidad predictiva o utilidad. Leyendo el artículo enlazado sobre el método Estivill uno puede darse cuenta de que en el 80 % de los casos se puede predecir lo que ocurrirá en términos probabilísticos y es tan útil como evitar accidentes indirectos por la falta de sueño o evitar a todo padre noches en vela durante años. El ejemplo de esta técnica es uno más de entre muchos.

HéctorHéctor

Por cierto, que me dejo una cosa. La programación neurolingüística que se pone de ejemplo en el texto como una parte de la psicología sobre la que se habla bien en la serie, resulta que no es científica. De hecho está bastante criticada por la psicología académica más seria, por la mezcla que contiene de aspectos no contrastados o directamente desmentidos junto con otros realmente útiles. No hace falta indagar mucho para encontrar información sobre el tema en la wikipedia. Así comienza la entrada de la wiki sobre el tema: “La programación neurolingüística (PNL), considerada una pseudociencia…”
https://es.wikipedia.org/wiki/Progra...%C3%ADstica
Cualquier crítica sobre la psicología debe venir acompañada de un buen conocimiento informado de la misma, incluyendo el de qué se considera psicología científica y qué queda descartado en principio como tal.
Saludos ; )
Héctor

Deja un comentario

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>