La verdad sobre el caso Coriolis

Coriolis y Simpson

Uno de mis episodios favoritos de Los Simpson trata de cuando Bart se burla de Australia. El origen de la broma fue una serie de llamadas al Hemisferio Sur, para averiguar si es cierto que allí el agua de desagües y retretes gira en sentido contrario. A partir de ahi, la famosa familia amarilla viaja a Ahí Abajo para intentar deshacer el entuerto. En el colmo del disparate, el embajador norteamericano en Australia calma a Bart: allí tienen una máquina para hacer que el agua del retrete gire en el mismo sentido que en Estados Unidos. Hace la prueba, y Homer se pone a cantar como un patriota, con lágrimas en los ojos.

Recientemente, he visto diversos vídeos en Internet en los que se muestra cómo el efecto Coriolis cambia de sentido apenas se dan unos pasos. Un lavadero justo al norte de la línea del ecuador gira en sentido opuesto a las agujas del reloj. Lo colocamos unos metros, al sur del Ecuador, y ahora gira en sentido horario. Los turistas, junto a los espectadores de Youtube, asisten encantados … al último timo con base científica.

Ha llegado el momento, para bien o para mal, de desenmascararlos. Señoras, señores, esto es Física para mi Madre, tema de Mecánica. La lección de hoy: Coriolis y las fuerzas no inerciales, con aplicaciones prácticas a retretes, huracanes y combates navales a larga distancia.

Como diría Jack el Destripador, vayamos por partes. Según la Segunda Ley de Newton, la aceleración de un cuerpo es proporcional a la fuerza que sufre, F=ma. Hasta aquí, todo claro. Eso significa que, si sobre un cuerpo no hay fuerzas, tampoco habrá aceleración. También claro, espero.

¡Pues no! Hay casos en los que no hay fuerza, y sin embargo el cuerpo está acelerado. Ejemplo típico: una persona con patines, de pie en el pasillo del AVE. El tren se pone en marcha, y ¿qué ven los viajeros? Que el patinador sale disparado hacia atrás. Los propios viajeros sienten que algo les empuja contra el asiento. Sin embargo, nadie está empujándolos. Eso sucede porque nos hemos olvidado un pequeño pero muy importante detalle: la Segunda Ley de Newton no es válida siempre, sino tan sólo cuando lo diga la Primera Ley de Newton. De ese modo, lo que dice la Segunda Ley de Newton es algo así como:

“En un sistema de referencia donde un cuerpo, no sometido a una fuerza neta no nula, permaneciese en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme, F=ma

que podemos simplificar como: “En un sistema de referencia que cumpla la Primera Ley de Newton, F=ma

Para abreviar, llamamos sistema de referencia inercial al que cumple la Primera Ley de Newton. De ese modo, la Segunda y Tercera Leyes de Newton solamente son válidas en los sistemas de referencias inerciales.

¿Por qué debe el sistema de referencia ser inercial para poder escribir F=ma? Pues porque la aceleración nos dará la velocidad del cuerpo respecto al sistema de referencia que hayamos tomado. Si la velocidad de un cuerpo varía, puede ser porque haya una fuerza F haciendo de la suyas sobre el cuerpo, pero también puede deberse a que es el sistema de referencia el que se mueve.

El AVE en proceso de aceleración no es un sistema de referencia inercial, ya que no cumple la Primera Ley de Newton (la patinadora está acelerada, pero no sufre fuerzas). Pero resulta que el vagón está lleno de estudiantes de Física, deseosos de aplicar las leyes de Newton. Así que, ¿cómo podemos arreglarlo? Pues inventándonos unas fuerzas llamadas fuerzas no inerciales (llamémoslas Fn), de tal forma que podamos escribir F + Fn = ma.

Esas fuerzas no inerciales se llaman a veces fuerzas ficticias, porque no están realmente causadas por un agente externo (como la gravedad, una cuerda o una patada de Godzilla). Algunos físicos rechazan de plano incluso su existencia como fuerzas, y las ven poco menos que pseudofuerzas ilegales sin papeles. Incluso la rubita de la serie Big Bang, cuando habla de la fuerza centrífuga, recibe la inmediata réplica del cerebrito de turno: “en realidad, es la fuerza centrípeta.” Pues permíteme que te corrija, Leonard, pero el hecho es que actúan como si fueran fuerzas, y pueden matarte igualmente que las fuerzas “reales.” Que se lo digan si no al James Bond de xkcd.

Si les parece, vamos a saltarnos el debate metafísico y seguir con lo nuestro. El caso es que la Tierra es un sistema de referencia no inercial, ya que está acelerado. Dicha aceleración influye en el movimiento de los cuerpos a nuestro alrededor, produciendo diversas fuerzas no inerciales, que son estas:

Fuerza de aceleración lineal. Sucede porque la tierra sufre una aceleración en su movimiento alrededor del Sol. En principio, no es realmente aceleración lineal, pero podemos aproximarlo como tal. Es un efecto muy pequeño.

Fuerza de aceleración angular. Tiene lugar cuando el sistema en rotación gira cada vez más deprisa, o cada vez más despacio. Alguna vez habéis tenido que añadir un segundo a final de año. Se debe a que la Tierra va girando cada vez más lentamente. Ese término es aún más pequeño que el anterior.

Fuerza centrífuga. Es la que nos hace salir despedidos “por la tangente.” Todos lo habéis experimentado cuando montáis en una atracción de feria. Es la responsable de que un cuerpo tenga un peso aparente distinto según cuál sea la latitud en. Tiene un valor máximo de aproximadamente el 0.3% de la fuerza gravitatoria. Y, a quien pretenda que la llame fuerza centrípeta, le aviso de que tanto monta, y que no voy a perder el sueño por ello.

Y, por fin, llega la fuerza de Coriolis. Es una fuerza débil, pero muy divertida porque, al contrario que las anteriores, depende de lo que esté haciendo el cuerpo. Es decir, tiene diversos valores según cómo se esté moviendo el cuerpo (suponiendo que se mueva).

Como siempre, nada mejor que un buen ejemplo. Este es el que siempre uso en clase. Supongamos dos niños en el parque. Uno de ellos le lanza el balón al otro, en un movimiento parabólico (vale, descontando rozamientos). Hasta aquí, todo normal.

A continuación, el niño que lanza el balón está en el centro de una plataforma circular giratoria, y el otro en el exterior. Vamos a poner la plataforma a girar de modo uniforme, en el sentido opuesto a las agujas del reloj (visto desde arriba). Para el niño 2, fuera de la plataforma, el balón se mueve en el aire de la misma forma que antes.

Pero para el niño 1, en la plataforma, las cosas se perciben de distinta forma. Lo que él ve es que el balón sigue el movimiento parabólico, pero además se desvía hacia la derecha. En realidad, a él le parece que todo el Universo está girando hacia la derecha: el parque, su amigo, la Luna. No puede identificar ninguna “fuerza real”, nada está empujando al balón … pero el caso es que se desvía. Hay una fuerza ficticia, no inercial, la “fuerza de Coriolis,” que está variando el curso del balón.

Lo mismo sucede con la Tierra. Un objeto en movimiento experimentará una aceleración de Coriolis en una dirección perpendicular a su velocidad, en sentido hacia la derecha de dicho movimiento si estamos en el Hemisferio Norte (y hacia la izquierda para el Hemisferio Sur). El módulo de esa aceleración es 2*V*ω*Senθ, donde V es la velocidad del cuerpo, ω es la velocidad angular y θes la latitud del lugar. Sustituyendo por su valor, sale una aceleración de Coriolis a(m/s^2) = 0,000145*V(m/s)*Senθ. ADVERTENCIA: la negrita tan sólo sirve aquí para resaltar, NO representa ningún vector.

Como ven, es un efecto pequeño, pero que tiene consecuencias palpables. La primera que voy a mencionar: los huracanes. Imaginen una zona de baja presión en, digamos, París. Una masa de aire a alta presión se dirige desde Barcelona. Si la Tierra estuviese quieta, el aire haría el trayecto en línea recta, en dirección y sentido hacia el Norte. Pero el efecto Coriolis desvía levemente ese viento viajero hacia el Este. Una masa de aire similar, procediente desde el Norte, también se desviaría, en este caso hacia el Oeste. Las masas de aire parecen jugar al despiste, girando alrededor de París en lugar de dirigirse en línea recta. Es como si París fuese la plataforma giratoria, y las masas de aire fuesen niños que la empujan tangencialmente. En este caso, la zona de aire de baja presión en la zona de París giraría en sentido antihorario, lo que los meteorólogos llaman circulación ciclónica. El caso opuesta (masas de aire girando desde una región de alta presión en sentido horario) se llama circulación anticiclónica. Ahora entenderán por qué las imágenes del Meteosat siempre nos muestran masas de aire que giran y adoptan trayectorias curvas.

El efecto Coriolis es asimismo patente en otros casos. Los meandros de los ríos y los raíles de ferrocarril se desgastan un poco más por el lado derecho. Los péndulos sienten una pequeña fuerza que desvía el plano de su oscilación hacia la derecha. Son los péndulos de Foucault. Los disparos de artillería de largo alcance deben corregirse para tener en cuenta el efecto Coriolis. Un cañón de un buque pesado podía fácilmente tener un alcance superior a los 20 kilómetros, con una velocidad inicial de unos 450 m/s. Eso nos da una aceleración de Coriolis (en el ecuador) de unos 0,07 m/s, que para el tiempo de vuelo del proyectil (64 segundos), supone una desviación de unos 250 metros, prácticamente la eslora de un gran buque de guerra.

Precisamente una historia relacionada con el efecto Coriolis nos lleva a las islas Malvinas. Allí, el 8 de diciembre de 1914, una flota alemana y una inglesa se enfrentaron en un clásico duelo a cañonazos. Ambos bandos eran conscientes del efecto Coriolis, y sus artilleros tenían las tablas correctoras a la latitud de las Malvinas, unos 52º. Lo que no se dieron cuenta es … que estaban en el Hemisferio Sur. Eso significa que la corrección era de signo inverso. Los alemanes se dieron cuenta. Los ingleses, no. ¿Adivinan quién ganó el combate? Jawohl! Curiosamente, poco tiempo después hubo en esa zona un segundo enfrentamiento, con victoria británica esa vez, lo que nos haría creer que los artilleros británicos aprenden lento pero seguro. O, al menos, eso dice la leyenda.

El problema es que el efecto Coriolis se cifraba en unos 50 metros, dados los parámetros balísticos del enfrentamiento (velocidad, latitud, alcance). Esto es suficiente para no alcanzar a un buque, sí, pero hay otras correcciones de al menos ese calibre (el efecto Magnus, los vientos y densidad del aire, la temperatura, etc). Es decir, se trata de una corrección muy pequeña. Los estudiantes de Física han aprendido la anécdota en multitud de libros (yo, en el de Ortega) sin rechistar. Para desgracia de nuestro pequeño ego, no obstante, parece que no hay prueba documental que lo sustente. Ni el bando alemán ni el británico dieron cuenta del evento, y hasta donde yo sé no hay testimonio alguno que lo sustancie. Parece más bien que nos hallamos ante una leyenda urbana, con trasfondo físico pero sin significación real.

Eso nos lleva a los vídeos de Youtube que les comenté antes. Se supone que, con moverse unos metros al norte o al sur del Ecuador, ya se nota el efecto Coriolis. Primer problema: la fuerza de Coriolis actúa solamente sobre objetos con velocidad. Si el agua del fregadero está en reposo, no hay fuerza que valga. En segundo lugar, voy a replantear la ecuación para la aceleración de Coriolis. Si la distancia h a la línea del ecuador es muy pequeña con relación al radio de la Tierra R, y la velocidad V está medida en metros por segundo, la aceleración vale:

a(m/s^2) = 0,000 000 000 002 3*V*h

Unos metros al norte o al sur del Ecuador, y tendremos que medir aceleraciones que son billones de veces más pequeñas que la gravitatoria. Entonces, ¿por qué parece funcionar en los vídeos de Youtube? Pues porque hay truco. En principio, el agua que vertimos en un recipiente tiende a seguir girando. Podemos esperar a que el movimiento del agua se detenga, pero sigue habiendo un pequeño momento angular en el agua, que hace que gire lentamente. Será este momento angular el que determinará cómo girará el agua una vez quitemos el tapón del desagüe. Los guías que aparecen en los vídeos lo saben, y lo usan en su conveniencia, llenando el recipiente de forma que el agua gire como ellos quieran.

Incluso en latitudes medias, seguiría siendo un efecto muy pequeño. En Granada, con una bañera llena de agua que se mueve a un 1 m/s, la aceleración de Coriolis sería del orden de 0,00008 m/s^2, o por decirlo de otro modo, menos de la cienmilésima parte de la aceleración de la gravedad. Aun en el caso extremo de que consiguiésemos que toda el agua quedase en reposo, cualquier asimetría en el sistema (tirar del tapón con un cierto ángulo, rugosidades en el fregadero) causaría fuerzas superiores a la de Coriolis.

Mucho me temo que los “culpables” de esta nueva leyenda urbana sean Bart y Lisa Simpson. Su famoso episodio Bart contra Australia ha introducido en la mente de millones de personas la errónea idea de que el efecto Coriolis es responsable del modo en que el agua sale por el retrete. Parece broma, pero es una idea tan arraigada que a los profesores nos cuesta mucho erradicar. Si incluso algunos de los más sesudos y rigurosos libros de texto caen en la trampa, arreglados vamos.

Por cierto, una anécdota final: en la versión castellana, Lisa Simpson lo llama “efecto Corealis.” ¡Por favor, Lisa! Vamos a tener que chivarnos al rector de Harvard.

29 Comentarios

Participa Suscríbete

Listo Entertainment

Incluso sin dominar toda la física implicada en el asunto, salta a la vista de cualquier persona usuaria de retretes que lo de los remolinos es una trola. Es curioso que esta leyenda urbana haya calado tanto. Yo hasta me he apostado cenas con chavales que se han sacado la carrera de Física y sin embargo creen que los desagües giran en sentidos opuestos en cada hemisferio.

JM

Ojo errata

la aceleración de Coriolis sería del orden de 0,00008m/s

te falta el cuadrado del segundo de la aceleracion :)

Por lo demás,me encanta,como siempre

Ángel MartínezÁngel Martínez

Otra es procedente (proceder + ente) en lugar de proce-diente. Una cita con el dentista, profe? :-D.

Spentamanyu

En modern warfare; pantalla de pripiaf. Eres un francotirador y te dicen.”cuidado con el viento, altura y efecto coriolis” para un proyectil a 2500m. También en los videojuegos se flipan.

AnonymousAnonymous

¡Enhorabuena por la entrada, muy didáctica!

Tengo una pregunta que me lleva atormentando mucho tiempo, que espero que, si fuese tan amable, me pudiera resolver. Cuando uno viaja en avión, ¿cómo influye el efecto Coriolis? ¿Se aprovecha de alguna manera en la aviación para realizar trayectos más cortos?

Un saludo.

Arturo Quirantes

Directamente, imagino que no. Pero el efecto Coriolis contribuye a configurar los patrones de circulación de aire, así que indirectamente sí tiene algo que ver en el asunto.

AnonymousAnonymous

¡Gracias por la contestación! Me queda una duda: si viajásemos en un avión en el hemisferio norte, en dirección norte; ¿no llegaríamos antes a un lugar situado al nordeste del origen, que a uno que se encuentre en el noroeste, por el efecto Coriolis?

AnonymousAnonymous

Buena observación, entiendo que en tu planteamiento son simétricas, con respecto al meridiano del punto de salida, las direcciones noreste y noroeste, siendo así y aplicando la misma potencia y distancia de desplazamiento, llegaría antes el que tome la dirección noreste como dices por el efecto Coriolis

AnonymousAnonymous

” Aun en el caso extremo de que consiguiésemos que toda el agua quedase en reposo, cualquier asimetría en el sistema (tirar del tapón con un cierto ángulo, rugosidades en el fregadero) causaría fuerzas superiores a la de Coriolis.”
La cuestión es precisamente cuantificar esta afirmación para poder asegurar que el tema de los desagües es un mito.
Por cierto, ¿alguien de los que ha contestado ha experimentado repetidamente con diferentes fregaderos? Yo lo hice de pequeñito y los resultados de aleatorio tenían poco.

Horacio Loyola

Estimado ante todo reciba un cordial saludo.
Agradecemos el tiempo que se ha tomado para escribir un artículo como este para hablar de la “falsedad” de la demostración acerca de la teoría de Coriolis en la Mitad del Mundo.
Estamos de acuerdo con usted en casi todo, con excepción de un punto muy importante.

En ninguno de los recorridos por el museo, ni siquiera por equivocación nuestros guías podrían hablar de este EJEMPLO DIDÁCTICO, como un efecto que realmente se produce en la Línea 0. En todo momento se recalca, que el efecto real se produce, pero a kilómetros de distancia, con grande masas de aire o agua.
Cuando hablamos de EJEMPLOS DIDÁCTICOS, nos referimos a que estos tienen fines educativos o explicativos. Pero en ningún caso intentan ENGAÑAR o TIMAR a los turistas.

Previo a la prueba del lavabo, nuestros guías comentan a los visitantes, el por qué en el norte se producen huracanes y ciclones, y en el sur tifones. Creo que también estará de acuerdo con nosotros que ambos corresponden al mismo tipo de fenómenos pero giran en sentidos contrarios, comprobando la teoría de Coriolis.
En resumen, y pidiendo disculpas por extendernos.
Agradecemos que existan personas como usted, que nos demuestren su sabiduría a través de las redes. Pero omitir el hecho de que lo que hacemos acá, aparte de resaltar la cultura de nuestros ancestros equinocciales, son ejemplos didácticos, podría darnos pie a pensar que es una omisión por descuido, o a conveniencia. Preferimos pensar que fue sólo un detalle que se le escapó y que sabrá reconocer que de parte de nuestro museo no hay, BAJO NINGÚN PUNTO DE VISTA, afán alguno de inducir a error, o entregar información falsa.

Reciba un cordial saludo nuevamente, y queda cordialmente invitado a nuestro museo.

Horacio Loyola-Escobar
Depto. de Comunicaciones
Museo Intiñan
horacio@museointinan.com.ec

KarinaKarina

Estimado Profesor una consulta: cuando habla del efecto de Coriolis está tomando a la tierra en rotación con o sin la inclinación que hoy día tiene, es decir de 23º5′ normal al plano de la eclíptica, pero qué sucedería con el sentido en el Hemisferio Sur si la tierra inclinara hacia el lado contrario?

Arturo Quirantes

En principio habría un pequeño efecto debido a la traslación de la Tierra en su órbita alrededor del sol, pero es un efecto pequeño. No lo había pensado. Gracias.

aprendizaprendiz

Yo he visto un desagüe en el que más de una vez, aunque no todas, el agua giraba en un sentido y acababa girando en el otro. Cuando se modificaron las tuberías no volvió a ocurrir.
Pero no estoy de acuerdo con este arreglo:
“¡Pues no! Hay casos en los que no hay fuerza, y sin embargo el cuerpo está acelerado. Ejemplo típico: una persona con patines, de pie en el pasillo del AVE. El tren se pone en marcha, y ¿qué ven los viajeros? Que el patinador sale disparado hacia atrás. Los propios viajeros sienten que algo les empuja contra el asiento. Sin embargo, nadie está empujándolos. Eso sucede porque nos hemos olvidado un pequeño pero muy importante detalle: la Segunda Ley de Newton no es válida siempre, sino tan sólo cuando lo diga la Primera Ley de Newton. “
El patinador está montado sobre patines, los patines tienen rozamiento, según el valor de este rozamiento resultará que el patinador se desplazará hacia atrás a lo largo del vagón o no. Hay una fuerza que vence o no vence la de rozamiento inicial de los patines. De la misma naturaleza que la que sienten los viajeros contra su asiento. En realidad, lo que sienten es porque algunas de sus células nerviosas han cambiado de longitud y ha cambiado la frecuencia de los impulsos que llegan al cerebro. En resumen, todas las fuerzas son ficticias. En resumen, todas las fuerzas son reales.
Saludos,

Jorge GuerreroJorge Guerrero

Estimado profesor, la población esquimal recorre una distancia muy corta alrededor del eje de la tierra debido a que se encuentra muy cerca del polo norte, por otro lado, la población que vive mas cerca del ecuador recorre una distancia mucho mayor en el mismo periodo de tiempo, es decir, viaja a través del universo a una velocidad mayor que la del resto de la tierra. Cree Ud que esa condición física del efecto de Coriolis pueda tener un efecto sobre las personas? Tendría algo que ver ello con la diferencia de comportamiento entre los pobladores del trópico respecto a los del hemisferio norte o sur? no he encontrado información sobre esta interrogante, y me gustaría conocer su opinión, gracias.

UnIngenieroUnIngeniero

¡Magnífico artículo!
Muy didáctico y fácil de comprender. Pero hay que tener cuidado cuando uno se expresa de una forma tan clara, se corre el peligro de que el público pueda confundir la facilidad de expresión con el conocimiento de la verdad.
No, Sr, Arturo, la fuerza centrífuga no existe, se ponga como se ponga. Si existiera anularía la fuerza centrípeta que genera los movimientos rotativos.
Es cierto que un observador que ignorara que está subido en un sistema de referencia no inercial podría imaginar que existe, al igual que antiguamente se creía que el sol giraba alrededor de la tierra, pero todos sabemos hoy en día que estaban equivocados … o, según su versión, ¿podemos decir que el sol orbita alrededor de la tierra sólo porque lo observamos así?. En su mismo ejemplo se da la respuesta, la única forma de que el niño que tira el balón desde la plataforma giratoria analice el movimiento del balón como acelerado horizontalmente por una fuerza es que crea que, por el hecho de subirse allí, el resto del mundo se ha puesto a moverse. Bastante absurdo.
Es mejor explicar las cosas como son, aunque resulte un poco menos sencillo de entender. Tenga en cuenta que el gran público se quedará con un pequeño resumen de lo explicado, y será capaz de aseverar que lo que empuja a la patinadora por el tren es una fuerza externa, que no es gravitatoria y sin embargo es proporcional a la masa de cada individuo (ya que todos los viajeros se aceleran igualmente), y como el único que desarrolla alguna potencia es el tren, resulta que el tren hace distintas fuerzas para que cada viajero escoja la suya. ¿No sería mucho más fácil pensar que el tren se acelera y la patinadora no (por no soportar ninguna fuerza) y por tanto observará una aceleración relativa?. Ésta es la explicación de las fuerzas centrípetas que hacen girar a las cosas … las fuerzas centrífugas no existen (por mucho que uno quiera referirse a las aceleraciones que observa un viajero como aceleraciones centrífugas).

Jose MaríaJose María

Hola buenas, estoy haciendo un trabajo sobre la fuerza de Coriolis y este artículo me ha sido de gran ayuda, pero tengo una duda. A la hora de calcular la fuerza de Coriolis cuando dices: ”El módulo de esa aceleración es 2*V*ω*Senθ, donde V es la velocidad del cuerpo, ω es la velocidad angular y θes la latitud del lugar.” ¿ Por qué el ángulo es la latitud? ¿No se supone que ese es el angulo entre las dos velocidades? No logro ver la relación trigonométrica. Puede que sea una simple tontería que no esté viendo, pero me tiene en un sin vivir jajajaja.
Muchas gracias,espero su respuesta, un saludo.

José RamónJosé Ramón

Si haces un corte vertical en la esfera terrestre, la latitud es el ángulo formado por la linea que une el centro de la tierra con el punto que se está moviendo sobre la superficie terrestre y el plano del ecuador.
La velocidad del punto que se mueve sobre la superficie terrestre es perpendicular a la linea que une el centro de la tierra con el punto que se está moviendo sobre la superficie terrestre.
La velocidad angular de la tierra es perpendicular al plano del ecuador.
Por consiguiente, el plano que forman v y w es la latitud, por ángulos que tienen los lados perpendiculares.

José RamónJosé Ramón

A la masa de aire que se dirige desde Barcelona a París, el efecto Coriolis la desplaza hacia el oeste.

Ángel MartínezÁngel Martínez

Eso creo yo. Empiezo por lo fácil. Todos los casos en el hemisferio norte, giro en contra de las agujas del reloj:
De Norte (París) a Sur (Barcelona) nos alejamos del eje de giro (por ser una esfera. Visto desde arriba se entiende perfectamente) y se desvía a la derecha, es decir, sentido N–>S a la derecha es el Oeste.
De Sur (B) a Norte (P) se desvía a la izquierda, es decir, de S–>N a la izquierda es, también, Oeste!
Dicho de otro modo, siempre en contra del giro. La Tierra gira hacia el Este y los cuerpos “se desvían” hacia el Oeste.

Ángel MartínezÁngel Martínez

Con lo expresado anteriormente, entiendo que al hablar de los meandros y vías del tren, al decir a la derecha se refiere a Oeste, pues un río podría discurrir de Sur a Norte y su derecha sería el “ileso” Este.

Ángel MartínezÁngel Martínez

Acabo de comprender por qué el profesor tenía razón con el desvío siempre hacia la derecha en vez de Oeste o Este:
Para el caso N–>S, estábamos de acuerdo con el profe y el desvío se produce hacia la derecha y sería al Oeste.
En el caso S–>N nos faltaba saber (cualquier físico hubiera caído y por eso no lo mencionó el profe en el artículo) que cuanto más al Sur más velocidad lineal lleva un punto de la superficie de la Tierra (por estar más lejos del eje de giro y, por tanto, recorrer más distancia que otro al Norte en el mismo tiempo) Si disparamos hacia el Norte, el proyectil lleva una velocidad por inercia en dirección Este que es superior a la velocidad lineal del destino en el Norte, de ahí que se desvíe hacia el Este, es decir, otra vez a la derecha del destino.
Disculpas a todos.

LucianoLuciano

En el doblaje en castellano de Los Simpson para América Latina (creo que se hace en México), Lisa también lo llama Corealis. Empecé a pensar que los traductores de ambas naciones habían tomado el error de la versión en inglés así que la busqué en su idioma original: Lisa dice claramente Coriolis.

IsmaelIsmael

Hola. Muy interesante el artículo, sólo quería mencionar una cosa: en la Primera Guerra Mundial sólo hay una batalla en las Malvinas, el 8 de diciembre de 1914, con victoria británica.

Supongo que el otro enfrentamiento será la batalla de Coronel (1 de noviembre de 1914), librada en las costas de Chile, también en el hemisferio sur, pero bastante más cerca del Ecuador (36º de latitud, en vez de los 52º de las Malvinas), y que terminó con victoria alemana. Hay un tercer enfrentamiento en marzo de 2015, en la isla chilena de Más a Tierra (archipiélago de Juan Fernández, a 33º de latitud).

La flota alemana es la misma en los tres casos: primero derrotó a una escuadra británica en Coronel, luego perdió contra una segunda en las Malvinas y el último buque superviviente fue destruido en Más a Tierra.

Responde a Ismael

Tu email nunca será mostrado o compartido. No olvides rellenar los campos obligatorios.

Obligatorio
Obligatorio
Obligatorio

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Cancelar